Guerra Psicológica (2 de 2)

Guerra Psicológica (2 de 2)
(Psywar)
Scott Noble
Metanoia Pictures / I Am The Mob
99 min
2010

[Venimos de la 1ª parte…]

III. Nosotros el pueblo

[William Robinson, editor de “Critical Globalization Studies] “La definición de poliarquía que tenemos en ciencias sociales es un sistema donde la participación de las masas populares está limitada a votar por uno u otro de los representantes de la élite en elecciones periódicas. Y entre elecciones, se espera que las masas se mantengan en silencio y vuelvan a su vida habitual, mientras la élite toma las decisiones y dirige al mundo hasta que puedan elegir entre una u otra élite otros 4 años después. En realidad, la poliarquía es un sistema de gobierno de élite y un sistema de gobierno de élite el cual es un poco más discreto que el tipo de gobierno de élite que veríamos bajo una dictadura militar, por ejemplo.

Pero lo que vemos es que bajo una poliarquía el sistema socioeconómico básico no cambia no se vuelve democrático. La riqueza no es redistribuida hacia abajo. No ves una redistribución más equitativa de la riqueza y los recursos. Así que esa es la clave: dictadura socioeconómica y elecciones libres; esa es la receta para la poliarquía. La democracia participativa vería no sólo más participación de las personas en la gestión de sus asuntos cotidianos, sino que se vería una democratización de la economía; democratización de las relaciones sociales.”

[Noam Chomsky, filósofo] “En el siglo XX, en realidad, no puedes hablar abiertamente sobre el gobierno de los ricos. Eso no suena agradable. Los dispositivos que se han desarrollado, dispositivos de propaganda, son manejados por los más competentes: la élite tecnocrática, la gente responsable, los sectores educados. Hay un montón de literatura acerca de esto, pero quizás la fuente principal para el siglo XX es el destacado intelectual público del siglo XX, en los Estados Unidos, Walter Lippmann. Un respetado comentarista en asuntos públicos, también un teórico de la democracia.”

[Christopher Simpson, autor “The science of coercion”] “Durante la Primera Guerra Mundial, las personas que más tarde surgieron como una suerte de “Padres Fundadores” de la investigación en comunicaciones modernas aplicaciones modernas de comunicación, aplicaciones de medios de comunicación. Un gran número de ellos habían trabajado como propagandistas durante la Primera Guerra Mundial, con frecuencia personas relativamente jóvenes que estaban modelando sus propias ideas en ese entonces. Y uno de ellos era Walter Lippmann, y Lippmann ha surgido verdaderamente hasta hoy como una luz intelectual destacada al mirar a la sociedad de una manera particular.”

Hoy en día, Walter Lippmann es conocido como el “Decano del periodismo americano”. Sin embargo durante la gran guerra, él había sido guionista jefe de folletos y editor de una unidad de propaganda de los EEUU. Sirvió también como secretario de “The Inquiry” una cuasi agencia de inteligencia. Antes de discutir las contribuciones de Lippmann a la teoría política, tenemos que entender las formas de democracia que han caracterizado a los Estados Unidos y otras naciones occidentales desde la época de las grandes revoluciones.

Un salto adelante desde la era de la monarquía las nuevas naciones-estado preservarían, sin embargo, el concepto de que las élites ricas tenían el derecho de regir a las masas populares.

[Escena de una película] “Bueno, me ha dado una buena impresión, avanzar de esta manera en el tiempo y ver cuan maravillosamente han resultado las cosas. Pero, desearía poder llevarte conmigo en el tiempo, 200 años atrás cuando estábamos empezando como nación. Desearía que hubieras visto este país entonces.”

[John Manley, historiador] “George Washington era un esclavista, James Madison era un esclavista, Thomas Jefferson era un esclavista… Lo más importante, Jefferson, quien era el más democrático del grupo, no estuvo en la convención de Filadelfia. El era embajador en Francia y adoptó muchas ideas radicales de la Revolución Francesa, las que no le congraciaron, precisamente, con gente como Alexander Hamilton.

La división inicial en la política americana se remonta a esas raíces. Son demócratas jeffersonianos contra federalistas, el líder de los cuales -hasta que fue asesinado por Burr- era Alexander Hamilton. Esencialmente, una lucha de clase, un conflicto de clase. Thomas Jefferson era, de hecho un pensador demócrata bastante radical en su tiempo. Y claramente, el enunciado de la Declaración “Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales y dotados por su creador con ciertos derechos inalienables” fue una declaración democrática poderosa y, aunque Jefferson no la habría aplicado a las mujeres o a los indios o los negros, no obstante, en todos estos casos esas palabras volverían a ser muy útiles para que esos grupos impulsen los derechos civiles y las libertades civiles adelante en los Estados Unidos desde donde la declaración de Jefferson los dejó.

El problema con la Declaración de Independencia fue que una vez que se logró la independencia de Gran Bretaña la cuestión entonces se tornó en gobernabilidad ¿cómo serían gobernadas estas ex colonias británicas? Bueno, esto llevó inmediatamente a la convención constitucional de 1787, donde hubo una serie de levantamientos por los deudores, esencialmente no sólo en Massachusetts, la más famosa es, por supuesto, la rebelión de Shays en 1786.”

[Peter Linebaugh, historiador] “Los Estados Unidos fueron fundados en parte para obtener el valle de Ohio, en parte para cruzar los Apalaches norteamericanos, es decir, la Constitución para organizar un ejército y dinero para conquistar más tierras más hacia el oeste. Ese es el origen de los Estados Unidos de América. Pero para hacerlo, los esclavistas no van a pelear las batallas, lo que harán será contratar gente pobre que lo haga. Pero cuando no le pagan a los pobres, como no le pagaron a Daniel Shays. Daniel Shays toma la justicia por sus propias manos en 1787 y va a las cortes y las clausura porque las cortes estaban empezando a ejecutar hipotecas bajo el argumento de que Daniel Shays y los otros veteranos de la guerra de independencia norteamericana, no tenían el dinero para pagar.”

[John Manley, historiador] “Motines de deudores ocurrieron durante la década de 1780 y fueron suficientemente atemorizantes, desde el punto de vista de la gente con propiedades, que tuvieron que hacer algo al respecto. Y lo que hicieron fue, esencialmente, anular los artículos de la confederación y le infundieron un gobierno más fuerte y más capaz de proteger los intereses de propiedad que estaban bajo directa amenaza del “pueblo”. Esto fue -se podría casi decir- un golpe de estado elitista, excepto que no había ningún gobierno central fuerte contra el cual efectuar un golpe. Estaban tratando realmente de establecer uno y protegerlo en contra de un interés mayoritario especialmente interés económico, especialmente interés de propiedad especialmente de amenazas de gente que no tiene mucho.

Lo primero que hicieron cuando llegaron a Filadelfia en 1787 fue que cerraron las puertas. Y la única razón por la que sabemos lo que ocurrió tras esas puertas cerradas es que gente como James Madison mantuvo notas extensas.”

[Noam Chomsky, filósofo] “La Constitución de EEUU fue formulada principalmente por James Madison. Él es el artífice principal de la Constitución y quería superar lo que llamó la tiranía de la mayoría. Dijo que el objetivo primordial del gobierno es asegurar que los opulentos estén protegidos de la mayoría. Por lo tanto, él diseñó la constitución de tal manera que, como él lo expresó, la “riqueza de la nación” estará a cargo. El grupo de hombres más responsables; aquellos que simpatizan con los dueños de propiedades y sus derechos. Y el sistema fue diseñado de esa manera. Ese poder estaba en el senado, que era el órgano menos representativo y que era la “riqueza de la nación” y, de hecho, aún lo es. A la Cámara de Representantes, que es más democrática en teoría, le fue dado mucho menos poder. Y también se supone que el ejecutivo poderoso representa la “riqueza de la nación”.

En defensa de Madison, debiéramos decir que fue realmente pre capitalista en su mentalidad. Él asumió que los ricos serían lo que llamó “caballeros benevolentes” que no estarían preocupados por sus propios intereses sino por el beneficio de la gente. Adam Smith, quien lo precedió, era mucho más realista. Él señaló que los principales arquitectos de la política, a saber, los comerciantes y fabricantes de su época, se aseguran que las políticas son diseñadas de manera que sus propios intereses están protegidos sin importar cuan gravemente afecte a los demás, incluyendo al pueblo de Inglaterra.

Es bastante interesante comparar el pensamiento de Madison, que fundó este país, con el primer libro importante en política, es decir “La Política” de Aristóteles. Aristóteles investigó muchos tipos de sistemas y decidió que, de todos ellos, no le gustó ninguno, pero dijo de todos ellos, la democracia es probablemente el mejor. Pero dijo que la democracia tiene un problema y que era el mismo problema que Madison notó siglos más tarde. Él dijo, si en Atenas todos tuvieran derecho a votar la mayoría pobre podría atacar la propiedad de los ricos insistiendo en que debía ser dividida, y también sintió que eso sería injusto. Pero Madison y Aristóteles tenían soluciones opuestas: la solución de Madison era restringir la democracia. La solución de Aristóteles era restringir la desigualdad.”

Los opositores al nuevo gobierno fueron llamados anti federalistas, aunque el término es incorrecto. La mayoría favorecía alguna forma de federación pero insistía en un control mas localizado con un sistema democrático más participativo.

[John Manley, historiador] “La Declaración de Derechos, las primeras 10 enmiendas a la constitución fueron el precio que los federalistas tuvieron que pagar en las convenciones de ratificación para pasar el documento. Así que el elemento democrático de la constitución que les hicieron tragar es, por supuesto, la declaración de derechos. No salió de Filadelfia, en absoluto. Fue agregada en 1791 e impuesta a la constitución por los elementos más democráticos en la sociedad.

Incluso con la declaración de derechos, tenemos un sistema que está lejos de ser perfecto desde el punto de vista de los derechos civiles y las libertades civiles, por decirlo suavemente. Pisotea por todos lados los derechos de los ciudadanos. Así que la Declaración de Derechos está lejos de ser un conjunto de garantías para los derechos y las libertades civiles en los Estados Unidos. Detesto pensar en los Estados Unidos sin ella. Los anti federalistas eran significativamente más parciales a los elementos democráticos en la sociedad y a los derechos de la gente común de lo que lo eran los significativamente más elitistas, federalistas.”

Si el gran legado de los anti federalistas fue la declaración de derechos, su sueño de democracia directa no lo pudo ser. En esa época, muchos disidentes hicieron predicciones de lo que creyeron ocurriría a medida que la nueva nación creciera y floreciera. “El curso natural del poder es hacer a los muchos, esclavos de los pocos” escribió un anti federalista. Otro objetó al nuevo gobierno porque “La mayoría de las personas pueden no tener nada que decir a él, el gobierno no es un gobierno de la gente.” “Los hombres de fortuna no compadecerán por la gente común.” “Una tiranía aristocrática se alzaría en la cual los grandes lucharán por el poder, el honor y la riqueza… los pobres se vuelven presa de la avaricia, la insolencia y la opresión.” “En breve, mis compatriotas, se puede decir que no es nada menos que un malévolo paso hacia el imperio universal.”

Un modelo significativo para ambos, los federalistas y anti federalistas, fueron los Iroquois, quienes habían creado una federación altamente sofisticada y democrática de unidades auto-gobernadas. En marcado contraste con las formas de gobierno europeas, el pueblo Iroquois tenía la habilidad de remover líderes corruptos en forma inmediata, las mujeres jugaban un rol significativo en la toma de decisiones, todos tenían permitido participar en debates y la formulación de políticas.

[Stephen M. Sachs, autor de Remembering the Circle] “Los nativos norteamericanos eran muy democráticos en la forma en que operaban. Ninguna sociedad es perfecta, pero cuando haces comparaciones verás que ellas eran a veces pequeñas pero a veces de 30 o 40 mil personas y más en una gran confederación que operaba sobre una base de respeto mutuo, respeto mutuo que se desarrolló a partir de la experiencia, porque si no tratas a la gente por igual entonces te van a dar problemas. Las sociedades eran extremadamente colaborativas pero eran también extremadamente individualistas. Honraban al individuo, pero los valores eran colaborativos porque tenían que llevarse bien.

Todo el mundo estaba incluido en cada decisión que lo afectaba. Los ancianos, obviamente, eran honrados. Ellos sabían más. Escuchabas a tus ancianos. Pero todos tenían algo que decir. Tenías una sociedad extremadamente participativa y en la medida que crecía, había un alto grado de descentralización. Entonces si tenias un número elevado de gente y podían estar en una federación, la aldea decidiría por si misma, la tribu podría entonces decidir. Pero las aldeas individuales tendrían que decidir, luego las tribus en la federación, sus representantes se reunirían. Pero ellos no decidirían por todos, tendrían que contar con el consenso de toda la gente. Entonces si aún no había consenso ellos tenían que volver y discutirlo. De modo que, en la medida que había representatividad, estos eran representantes que eran verdaderamente representativos. Ellos tendrían que volver, no mantendrían sus posiciones a menos que consultaran con la gente. Y ellos sabían eso, incluso si tuvieran la autoridad de tomar una decisión la gente se iría a otro lugar y no los mantendría como líderes si no los escuchan y no los tratan bien.

En términos generales tenías una sociedad mucho más participativa e incluso en el nivel representativo más amplio los representantes, realmente tenían que escuchar a sus constituyentes.”

Irónicamente tachados de primitivos y salvajes, los nativos norteamericanos habían efectivamente creado un sistema mucho más democrático de autogobierno que cualquier nación civilizada en la historia. Pero sus modelos anárquicos, tanto como los sistemas democráticos más limitados propuestos por los anti federalistas, eran incompatibles con la visión elitista de Madison. Tanto en democracias republicanas como parlamentarias los ciudadanos serían reducidos a observadores pasivos. Se les permitiría escoger y elegir que individuo tomaría las decisiones en su nombre pero no podrían tomar las decisiones por sí mismos.

Volviendo al período posterior a la Primera Guerra Mundial, encontramos apoyo generalizado entre los intelectuales a favor de la interpretación elitista de la democracia de Madison. De acuerdo a Walter Lippmann “la función del público en la política era ser espectadores interesados de lo que sucede, pero no participantes”. Sin embargo, Lippmann percibió un problema. Las nuevas tecnologías en comunicación y transporte habían despertado a millones de personas marginadas a un nuevo mundo fuera de sus pueblos y ciudades mientras las estructuras económicas, políticas y sociales tradicionales permanecían en su lugar. Algo tenía que cambiar. Pero en lugar de abogar por cambios estructurales en las instituciones sociales, Lippmann sugirió que la propaganda reajustará la mente del público.

[Noam Chomsky, filósofo] “En sus ensayos sobre la democracia en la década de 1920, los cuales son incidentalmente llamados ensayos “progresivos” sobre democracia, él era un liberal Wilson-Roosevelt-Kennedy en el sentido americano. Él dice que la mayoría es simplemente incompetente, son intrusos ignorantes y entrometidos en su opinión, esa es la mayoría de la población y permitirles participar en la toma de decisiones sería un completo desastre. Por lo tanto tenemos que diseñar medios para asegurar que lo que él llamó los hombres responsables (de los cuales él era uno por supuesto), estén protegidos de los rugidos y pisotones de las bestias, la ignorante mayoría.

Y el concibió una cantidad de métodos, Lippmann lo llamó la “fabricación del consentimiento”. Tenemos que fabricar el consentimiento de los ignorantes y los forasteros entrometidos, la masa de la población. Y la enorme industria de relaciones públicas fue desarrollada al mismo tiempo. Ellos son las personas que administran y controlan las campañas de publicidad a las que se les llama elecciones en los EEUU. Son campañas publicitarias, y están conscientes de ello.

Así, por ejemplo, para la última elección, 2008, la industria publicitaria entrega un premio cada año a la mejor campaña publicitaria del año. En el 2008 se lo dieron a la campaña de Obama, que venció a competidores comerciales. La idea es: nosotros promocionamos candidatos de la misma manera en que promocionamos pasta de dientes o medicamentos de estilo de vida o automóviles. Por supuesto, ayuda tener mucho dinero. Y, de hecho, Obama gasto mucho más que McCain. Y no fue por contribuciones populares. Vinieron mayoritariamente de industrias financieras. Él era su candidato y sus políticas presumiblemente responderán a sus constituyentes.”

Destacados intelectuales continúan argumentando que la complejidad del mundo hace la democracia imposible. Una portada reciente de la revista Time alegaba que “La democracia es el peor interés de los objetivos nacionales… el mundo moderno es demasiado complejo como para permitir que el hombre o la mujer en la calle, interfieran con su administración.”

Un hombre que seguramente habría estado de acuerdo era Edward Bernays. Al igual que Lippmann, Bernays sirvió como propagandista en el comité Creel. Y al igual que Lippmann, él continuó remodelando la propaganda de tiempos de guerra para tiempos de paz. En su texto clásico “Propaganda“, Bernays sugirió que las élites “reglamentan la mente pública de la misma manera que un ejército reglamenta a sus miembros.” Bernays consideraba el control de la mente colectiva tan crucial que constituía, en sus palabras, “la esencia misma del proceso democrático.”

La oportunidad de brillar para Bernays surgió cuando una crisis amenazó no sólo las ganancias de grandes corporaciones sino el sistema capitalista entero. La solución, como la teorizaron los líderes de negocios llevaría a la desintegración social, la catástrofe ambiental y la posterior alienación entre el pueblo estadounidense y su gobierno. También conduciría a la riqueza, a una escala nunca antes imaginada.

IV. Consumidores

[Sut Jhally, Media Education Foundation] “La mayor historia que la publicidad nos dice sobre la felicidad humana es que el camino a la felicidad es a través del consumo de cosas. Que, de hecho, comprar algo en el mercado te hará feliz. De hecho, ése es el mensaje de casi todo anuncio. Y no es muy a menudo que puedes decir que hay sólo un mensaje en los literalmente, millones de comerciales que son producidos cada año. Creo que ese es el mensaje de la publicidad como un todo, que es mejor comprar que no comprar. Que de hecho, es el camino para convertirse en… y que serás más feliz como resultado de comprar que de no comprar. Creo que esa idea es, de hecho, la fuerza principal detrás del cambio social global en los últimos 50 años.”

En la década de los 20s, los líderes de negocios se enfrentaron a un dilema. La sobre producción de bienes había excedido la demanda. La producción entre 1860 y 1920 se había incrementado 12 ó 14 veces mientras que la población había aumentado solamente en un factor de 3.

Había varias maneras de resolver el problema. Una era reducir las horas de trabajo y aumentar los salarios de modo que la producción y el consumo alcancen un equilibrio. Esto habría conducido a más tiempo libre para los trabajadores y a un mejor nivel de vida. El problema con esta solución es que habría implicado un leve descenso en las ganancias. Las corporaciones tienen el mandato por ley de maximizar las ganancias en nombre de sus accionistas sin importar el costo social o medioambiental. Según los líderes de negocios, había otro problema. John Edgerton, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes, advirtió que una semana laboral más corta socavaría la ética laboral y potencialmente fomentaría el radicalismo. Si la gente tuviera tiempo de detenerse y pensar, podría también tomarse el tiempo de repensar su postura ante la vida. “El énfasis debe ser puesto en el trabajo” declaró Edgerton. “Más y mejor trabajo, en lugar de sobreponer el ocio.” Parece una afirmación bastante inofensiva. Pero lo que los hombres de negocios estaban propugnando era revolucionario.

La producción ya no trataría sobre la satisfacción de las necesidades humanas; pasaría a ser un fin en sí misma. Más que una democracia de ideas o una democracia de participación de las masas, los Estados Unidos se convertirían en una democracia de bienes materiales. El ciudadano sería reemplazado por el consumidor.

[Escena de una película] “Miren esos bienes apilados allí. Estoy preocupado. Aquí estamos, tenemos las nuevas máquinas y están funcionando mejor incluso de lo que esperábamos. No sólo han bajado los costos de producción ¡sino que han incrementado la producción en más de un 50%! Pero no estamos vendiendo estos productos adicionales. Los inventarios se están apilando. ¿Qué vamos a hacer al respecto? Me parece que tenemos que cambiar nuestro plan por completo. Ahora que estamos aumentando la producción, tenemos que ponerle más presión, trabajar el territorio con mayor intensidad. – ¿Quieres decir más publicidad? – Sí.”

[Sut Jhally, Media Education Foundation] “El problema del capitalismo es el problema del consumo. Y el problema es que después que tus necesidades básicas han sido satisfechas, no hay una necesidad real para el consumo. Entonces debes convencer a la gente que de hecho sus identidades están basadas en el consumo de objetos por los cuales no hay una necesidad material. Ese es el problema que surge a partir de la expansión del mercado. Si miran a la publicidad, es una historia muy interesante. En el primer período de la publicidad, podemos decir hasta aproximadamente la década de 1920, la publicidad hablaba de los bienes en sí mismos. Hablaban acerca de cómo eran hechos, lo que hacían lo mucho que duraban, etc. Realmente es, en esta etapa, sobre objetos, acerca de lo que los bienes hacían. Ahora, a partir de 1920 eso cambió, y a partir de aquel período en adelante la publicidad no habla realmente acerca de los bienes mismos; habla acerca de la relación de los bienes con nuestras necesidades.”

En el centro de la nueva estrategia estaba Edward Bernays. Si Walter Lippmann se hubiera preocupado él mismo de un análisis general de la democracia de los medios de comunicación, Bernays dedicaría la mayor parte de su energía a la propaganda en nombre de la corporación. Su tío, Sigmund Freud, sería su musa. En lugar de enfocarse en el valor intrínseco de un producto particular, Bernays sugirió una estrategia en la que los productos se vincularon a los deseos inconscientes del público. De esta manera, prácticamente no habría límites ni para la producción ni para el consumo.

[Christopher Simpson, autor “The science of coercion”] “El sobrino de Freud era un hombre llamado Bernays, y es considerado como el padre de las relaciones públicas modernas, particularmente en los Estados Unidos. Su contribución, si así quieren llamarla, fue tomar las técnicas de propaganda que habían sido desarrolladas para asuntos de tipo militar, de guerra psicológica y seguridad nacional durante la Primera Guerra Mundial, y aplicarlos de forma sistemática a asuntos comerciales.

Uno de sus más conocidos esfuerzos tuvo que ver con alentar a las mujeres a fumar. Él montaría concursos de belleza, montaría lo que hoy llamaríamos sesiones fotográficas y ese tipo de cosas en las que el fumar de las mujeres era presentado como la liberación de las mujeres, era presentado como una manera de ser libre y poderosa, es conseguir adicción a la nicotina. La audiencia, el mercado, en la mente de Bernays, tenía un deseo claro de ser libre de ser mas fuerte, de potenciarse a si mismo. Así que claramente las mujeres querían estas cosas, llega entonces Bernays y la industria tabacalera y dice “así es como las obtienen.”

[Sut Jhally, Media Education Foundation] “Los bienes nos hacen muy felices. Los bienes no son centrales para la satisfacción. Lo que realmente hace a la gente feliz son cosas no materiales. Lo que hace a la gente feliz, parecen ser cosas conectadas con la sociabilidad. No quiero decir con esto que las cosas materiales no tienen nada que ver con la felicidad. La gente pobre no es feliz, no tiene acceso a agua limpia y potable, no tiene acceso a comida o alojamiento. Entonces no es que las cosas materiales no están conectadas a la felicidad, lo están hasta cierto punto pero, una vez que se sobrepasa un cierto nivel de confort las cosas materiales simplemente no nos proporcionan felicidad. Al mismo tiempo, está este sistema gigante de propaganda, de publicidad que nos está diciendo constantemente que el camino a la felicidad es a través de objetos, el camino a la felicidad es a través del consumo.

Lo que hace feliz a la gente tiene que ver con la sociedad, con la conexión, con la conexión personal, con autonomía, con relajación… De hecho cuando preguntas a la gente que es lo que la hace feliz los bienes rara vez se toman en cuenta. Sin embargo, el problema es que el capitalismo tiene que vender productos, el mercado ofrece productos y, por lo tanto lo que hizo fue tomar las imágenes de la vida que la gente realmente quiere y que es una vida de significado, de conexión de sociabilidad, de amistad, de familia, de intimidad, de sexualidad, esas son las imágenes que tomó y las vinculó a objetos. Entonces la publicidad es ambas, verdadera y falsa al mismo tiempo. Si eres simplemente falso, sabes que no funcionaría. Pero la publicidad es verdad en la medida que refleja nuestros deseos reales.”

Por extraño que pueda sonar a las personas que sueñan con una riqueza fantástica como una cura a la infelicidad, lo mismo se aplica a los ricos. Más allá de cierto nivel de confort material, la privación es relativa.

[Richard Conniff, autor “A natural history of the rich] “En el nivel más bajo, seguro, son 5 o 10 millones de dólares al año. Pero una vez que tienes 5 o 10 millones, no parecen ser suficientes porque eres asociado con gente que tiene 15 o 20. Y cuando consigues 15 o 20, entonces son 50 o 100. Y terminas no sintiéndose nunca como si tuvieras suficiente. Y de hecho la gente nunca piensa realmente en sí misma como rica, incluso cuando eran colosalmente ricos, a causa de este fenómeno que los psicólogos llaman privación relativa. Se comparan a sí mismos, no con tú o yo, pero entre sí en este mundo pequeño que vienen a habitar.”

En su libro “Los Buscadores de Prestigio“, Vance Packard usa la frase: “Mercaderes del descontento” para describir una estrategia deliberada de los publicistas de apuntar a los menos adinerados con mensajes de símbolos de status. Para alguien con pocas posibilidades de cambiar su condición social en la vida, el consumismo ofrece una solución rápida que permite a las personas sentir como si estuvieran escalando la jerarquía social cuando de hecho están estancados.

La estrategia fue particularmente evidente en la publicidad automotriz de mediados de siglo. Los estudios encontraron que las personas que vivían en urbanizaciones eran más propensas a estacionar sus automóviles fuera del garaje que aquellos que podían permitirse casas más caras. Un ejemplo típico es este comercial para Plymouth. Dice: “No somos ricos, solo lo parecemos.”

La forma de vida americana sería caracterizada por un mito el cual parecería hacer el activismo político innecesario. En la nueva democracia de bienes materiales había un infinito número de posesiones para ser compradas por ricos y pobres por igual. No había necesidad de cambiar a las instituciones porque el sistema ya era perfecto. Se llamaba: “El sueño americano.” Y la felicidad estaba a sólo una posesión de distancia.

[Anuncio de TV] “Nuestros jóvenes adultos. Y los centros comerciales son construidos a su imagen. Venderle a jóvenes adultos demanda un nuevo tipo de mercado. Para estos jóvenes, los centros comerciales han construido fuentes encargado estatuas, instalado restaurantes y escaleras auto-portantes libres. Se incluyen bancos, oficinas de préstamos plantas de alquiler, criaderos de plantas y lugares donde comprar materiales de construcción. Los centros comerciales ven a estos jóvenes adultos como gente cuya casa siempre necesita expansión. La gente que compra en grandes cantidades y lo carga en sus automóviles. Es un mercado grande.”

[Anuncio de TV] “(Robin Leach) En el mundo de fantasía y oropel de Beverly Hills las superestrellas reinan supremas en mansiones de millones de dólares que ejercen una extraña fascinación en todos los demás. Los visitantes se pasean curiosos por horas para dar un vistazo a través de las rejas del jardín. Pero para un hombre, ya en la escalera al estrellato, tan sólo una mirada no fue suficiente. Para él eso fue amor a primera vista.”

[Morris Berman, autor de “Dark ages America”] “Acabamos de tener, en el momento de la filmación, tan sólo hace unos días, un incidente en un Walmart de Long Island, el día después de Acción de Gracias, donde, básicamente, las personas hacían cola para una liquidación, a las 5 de la mañana. Y uno de los trabajadores ahí ¡murió aplastado! Fue realmente pisoteado hasta morir por estos compradores. Y cuando la ambulancia llegó para llevar al pobre tipo a la morgue o al hospital, ellos no quisieron quitarse del camino. Dijeron: “¡he estado esperando aquí desde las 5 de la mañana! ¡No voy a salir!”

Entonces esa sería una sociedad de consumo en su máxima expresión. Y por extraño que parezca, exactamente ese día hace 5 años en ese día, el día después de Acción de Gracias, lo mismo pasó en un Walmart de Orlando. No fue un trabajador, fue una mujer que estaba comprando allí. Ella no murió, pero fue pisoteada hasta quedar inconsciente y la gente no se hacía a un lado para que los médicos se la llevaran.

Entonces cuando finalmente se llega a ese punto esto era lo a lo que Marcuse se refería y la idea central del hombre unidimensional era, este tremendo vacío una vez más. Entonces voy a comprar cosas para llenar ese vacío. Y entonces vemos el poder religioso de esto, porque si los médicos llegan básicamente a llevar el cadáver, o el cuerpo al hospital y no vas a salir del camino porque te ahorrarás 50 dólares en un reproductor de DVD eso sugiere que algo ha salido fundamentalmente mal.

Creo que no hay mucha diferencia entre aliviar tu ansiedad comprando cosas e invertir en el sueño americano; parecen ir de la mano.”

[Sut Jhally, Media Education Foundation] “El sueño americano es una historia acerca de cómo funciona la sociedad. El sueño americano dice que si trabajas duro, tendrás éxito.”

[Barak Obama] “La base de nuestro éxito económico es el sueño americano. Es un sueño compartido en grandes ciudades y pequeños pueblos, entre razas, regiones y religiones, que si trabajas duro, puedes sostener una familia. Que si te enfermas, habrá servicios médicos que puedas pagar. Que podrás jubilarte con la dignidad, seguridad y respeto que has ganado. Que tus hijos pueden tener una buena educación y los jóvenes pueden ir a la universidad incluso si no provienen de una familia acomodada.”

[Sut Jhally, Media Education Foundation] Y así, él dice que podemos empezar en diferentes posiciones. Hay gente rica y hay gente pobre que nacen en diferentes contextos, pero las reglas del juego son equitativas y ese es el sueño de, tu sabes, salir adelante por tus propios medios. El problema con eso es, que en realidad está en conflicto con cómo funciona la movilidad social. La movilidad social está realmente mucho más basada en la clase y en los recursos que tienes a tu disposición, cuando naces.”

[Anuncio TV] “Hola, soy París Hilton y estás aquí para The FIT en MySpace. Vamos a ver mi armario de zapatos primero. Bienvenidos a mi armario de zapatos. Como pueden ver, realmente amo los zapatos.”

[Sut Jhally, Media Education Foundation] “Parte de ellos son los recursos materiales, y parte de ellos son los recursos culturales también. Existen estructuras de clase que primordialmente mantienen a la gente en su lugar. Hay contadas excepciones a esta regla, en las que hay movimiento entre un escalón u otro, pero, el nivel de movilidad social es notablemente bajo en la sociedad. Y además el sueño americano está marcado por estos ejemplos muy visibles en los medios, que nos muestran gente que era pobre y que es ahora rica.

Y ahora la pregunta es: si esa gente es rica, si esa gente lo ha logrado y la enorme mayoría de la gente no pudo, y lo más importante que los separa es su propio esfuerzo entonces, la razón por la que la enorme mayoría de la gente está donde está es porque es ahí donde merecen estar. No trabajaste lo suficiente, no eres demasiado inteligente.”

[Anuncio TV] “El derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Algunos son listos, algunos no. Algunos son exitosos, algunos no.”

[Michael Parenti, historiador] “Los Estados Unidos nunca han tenido prosperidad de masas a lo largo de su historia. Fue sólo un período comprendido entre 1946 y 1980 en que la prosperidad fue realmente… parecía que iba cada vez mejor y mejor, para todos. Y eso vino después de la Segunda Guerra Mundial, con la acumulación de tremendas ganancias de la industria de guerra y demás, el proyecto de ley de reajuste militar que llegó creó una enorme nueva clase de profesionales y similares. Y eso duró hasta aproximadamente 1980. Desde entonces ha habido recortes a los servicios humanos, reducciones en oportunidades educacionales y desigualdades más y más grandes. Desde el 2000 al 2008 la desigualdad entre los muy ricos y el resto de nosotros es más grande de lo que ha sido a lo largo de todo el siglo 20. Así que estamos de vuelta en el 1900 en términos de desigualdad. Sencillamente no todos pueden lograrlo.

A través de la historia, los ricos han siempre argumentado que los pobres son los autores de su propia pobreza. Son pobres porque son estúpidos, son indignos, son casos perdidos… La gente es pobre porque se les paga menos del valor que ellos producen. Necesitas la pobreza. La pobreza es necesaria si vas a tener riqueza. La única manera en que un esclavista rico, un senador romano o un dueño de una plantación sureña de antes de la guerra civil, la única manera en que ellos podían vivir de esta manera fabulosamente lujosa es teniendo esclavos que trabajen desde el amanecer hasta bien entrada la noche. Eso es expropiación, eso es crear la pobreza del esclavo o del siervo o el trabajador para que el esclavista o el señor, el señor feudal o los plutócratas, los capitalistas, realmente puedan acumular riqueza.”

[Sut Jhally, Media Education Foundation] “La idea de que la felicidad humana está conectada a la inmensa acumulación de mercancías, pienso que esa idea es la que está impulsando el desarrollo en lo que solíamos llamar el mundo desarrollado, está impulsando el desarrollo en China, lo está impulsando en India, creo que va a impulsar cada vez más el desarrollo en África también. Creo que estamos empezando a ver el resultado de lo que significa para el planeta. Cuando no sólo el 5% de la población norteamericana se esfuerza por lograr eso, sino que cada vez más el resto del mundo es arrastrado a eso. Y entonces tienes que proveer los bienes y la energía que lleva producir esos bienes. Estamos llegando a una suerte de agotamiento físico del planeta.

Al antiguo filósofo chino Confucio le preguntaron qué haría si alguna vez gobernarse el estado. Si alguien dijese: “OK usted está a cargo del Estado, ¿qué harías?” Dijo que “rectificaría el lenguaje.” Y creo que si le preguntaran eso en nuestros días, él diría: “Déjenme controlar los medios.” Si puedes controlar las historias no necesitas tener soldados en las esquinas de las calles para controlarlos, puedes controlar a la gente en su propia cabeza y su propia imaginación. Por un lado es realmente deprimente, porque es: “¿cómo sales de esto?”, porque no hay forma de que puedas tener el control de los medios, no hay forma que puedas competir con estas historias que se cuentan miles de veces al día a través de la publicidad, la programación, a través de los periódicos. Ahora también a través de Internet, de los juegos de video, por todo tipo de vías.

Pero la razón por la que estoy esperanzado y que en realidad me da un poco de optimismo, es que el capitalismo tiene que hacer eso. Que a menos que haga eso, ellos saben que las cosas se derrumbarán. Así que el capitalismo es en esencia una castillo de naipes, un castillo de naipes que tiene que mantenerse unido constantemente. Se nos tiene que decir cada día lo qué es esta historia. Tienen que hacerlo todos los días porque es antinatural; si fuera natural no tendrían que hacerlo. Y si se detienen, saben que, de hecho, se vendría abajo. Esa es realmente la gran esperanza para mí es de hecho, la cantidad de tiempo que tienen que gastar convenciéndonos sobre el valor de la sociedad, es de hecho lo que me da esperanza que hay una alternativa, justo bajo la superficie y esa alternativa es mucho más humana, mucho más compasiva está más conectada a la preocupación por los demás está mucho más conectada a la preocupación por el planeta. Y está siendo reprimida por este increíble e incansable sistema de propaganda.”

V. Epílogo

[Noam Chomsky, filósofo] “Si una decisión es tomada por una autoridad central, va a representar los intereses del grupo particular en el poder. Si el poder está realmente originado en grandes sectores de la población, si la gente puede realmente participar en la planificación social, entonces lo hará presumiblemente en cuanto a sus propios intereses. Entonces es por eso que Madison, por ejemplo, y Lippmann y Bernays y una multitud de otros han argumentado que no podemos permitir participar a la población. Porque si lo hacen, servirán sus propios intereses, no los intereses de los ricos de la nación.

Si tienes un poder centralizado ellos lo usarán para sus propios intereses. No tienes que leer eso en un libro de texto complicado es comprensible por cualquier niño de 10 años no por “gente educada” que lo ha mantenido fuera de su cabeza. Diversas ilusiones reemplazando ilusiones egoístas. Si la población es la participante, van a servir sus propios intereses.

La opinión pública ha sido bien estudiada. Así que tenemos gran cantidad de información sobre lo que el público desea. Y existe una gran desconexión entre la opinión pública y la política pública. El público y los legisladores difieren enormemente en cuestiones cruciales. Todo es muy natural… nada sorprendente sobre eso y la gente lo entiende. Así que cerca de un 80% de la población de los Estados Unidos dice que el gobierno es regido por unos pocos intereses grandes que se preocupan de sí mismos.”

[John Manley, historiador] “¿Qué quieres decir con democracia? Si por democracia quieres decir un sistema que acepta que la distribución relativa del poder y la influencia y la riqueza y el ingreso son sacrosantos en la sociedad, si el sistema social que llamamos y conocemos como capitalismo es inviolable y no puedes, de hecho, erosionar o debilitar la primacía del poder y la propiedad de esas clases, políticamente entonces, has descartado la democracia.

Los fundadores tenían una idea muy clara de que para que un poder político sea democrático e igualitario el poder económico también debe ser democrático e igualitario. Y eso era lo último que ellos querían. Ellos vieron claramente que detrás de la democracia política estaba la democracia económica. Detrás de la igualdad política estaba la igualdad económica. E hicieron todo lo que pudieron para bloquearla.”

[Christopher Simpson, autor “The science of coercion”] “Las demandas de control mental están basados en la creencia que los seres humanos son impotentes, o relativamente impotentes, cuando se convierten en blanco de operaciones psicológicas y de propaganda. El control de los medios ¡sí! Tiene un impacto en la opinión pública, sin duda. Tiene un impacto en las suposiciones que la gente hace, para tratar de imaginar que hacer con sus vidas. Es poderoso. Pero no es lo mismo que control mental.

Pienso que la mejor manera de detener la propaganda es que la gente entienda qué es y cómo funciona. No creo que vayamos a detener la propaganda siempre y cuando tengamos libertad de expresión. Y francamente creo que es bueno para nosotros, pero siempre habrá gente que explotará la libertad de expresión para sus propios fines. Pero la propaganda pierde su efectividad si la gente entiende que es lo que pasa. Algo muy importante que se puede hacer para reducir el poder de la propaganda es hacer salir a los protagonistas a la superficie, de forma que donde tienes campañas políticas, campañas de productos, campañas culturales que están organizadas por grandes agencias de propaganda, agencias de relaciones públicas entonces, parte de la tarea para la gente que está observando lo que ocurre es hacerlo público, hacer que se entienda que lo que aparece en la primera plana del Washington Post, por ejemplo es, en realidad, propaganda o una campaña de relaciones públicas. Viene de una facción particular de la sociedad que está pagando por ello. Y ellos tienen nombres.”

[John Stauber, PR Watch] “Depende de lo que la gente cree, lo que la gente percibe, lo que la gente sabe. Y para que una democracia realmente funcione y prospere yo diría, no como Eddie Bernays, que lo que necesitamos es más información, más libertad, más transparencia y más información acerca de quién está manipulando la opinión pública y la mente pública. Eddie Bernays creía, fundamentalmente, que la gente era incapaz de gobernarse a sí misma en una democracia porque la mayoría de nosotros éramos demasiado tontos para entenderla. Y entonces, eso fue lo que usó para justificar su práctica que exalta, de dirigir y manipular la opinión pública.

Creo que actualmente lo que necesitamos es mucha más exposición y educación sobre como la opinión pública es dirigida y manipulada de manera que tengamos una ciudadanía que pueda realmente funcionar y ser pensadores críticos y tomar decisiones y auto-gobernarse en democracia.

Claramente, la opinión individual y la pública son cruciales en todo sentido. Mientras puedas dirigir y manipular la opinión pública o como a Burson-Marsteller le gustaba llamarla “la percepción pública”, puedes controlar el comportamiento público y la política. Eso era lo que Eddie Bernays sabía, eso era lo que decía cuando hablaba de crear el consentimiento. Así que sí, creo que el campo de batalla definitivo realmente está en la mente.

Psicoguerra es parte de una serie. Por favor visite Metanoia-Films.org para ver otros vídeos.

Anuncios

Publicado el 26/12/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: