Guerra Psicológica (1 de 2)

Guerra Psicológica (1 de 2)
(Psywar)
Scott Noble
Metanoia Pictures / I Am The Mob
99 min
2010

“Operaciones Psicológicas (Psiops): cualquier forma de comunicación en apoyo a objetivos destinados a influir en las opiniones, emociones, actitudes o comportamientos de cualquier grupo con el fin de beneficiar al patrocinador, ya sea directa o indirectamente.” Departamento de Defensa, Manual de Campo 33-I Ejército de EE. UU.

No hay sino dos poderes en el mundo, la espada y la mente.
A la larga, la espada es siempre vencida por la mente.

Napoleón Bonaparte.

[John Stauber, PR Watch] “Aquí en Estados Unidos, a menudo se nos educa y se nos dice que no existe la propaganda, que tenemos una prensa arremetedora de investigación. Tenemos esta educada, escéptica, incluso cínica ciudadanía y que si existiesen intereses poderosos tratando de manejar o manipular la opinión pública, estos serian descubiertos. La realidad es todo lo contrario. Académicos como Alex Carey y otros, que han pasado su vida estudiando cómo funciona la propaganda, encuentran que, de hecho, en las democracias occidentales y sociedades abiertas es donde se necesitan los tipos más sofisticados de propaganda. Y desde la Primera Guerra Mundial, gracias a personas como Ivy Lee y Eddie Bernays la propaganda se ha convertido en un negocio, el negocio de las relaciones públicas. O, como una de las firmas que a menudo ha representado dictadores, la firma Burson-Marsteller, afirma: su negocio es el manejo de la percepción, manejar la percepción pública, las políticas públicas en beneficio de sus clientes, sean quienes sean.”

9 de abril de 2003. Una multitud de iraquíes espontáneamente ataca una estatua de Saddam Hussein, el rostro oscurecido por la bandera “Old Glory”. Más tarde, las Franjas y Estrellas son reemplazadas con rojo, blanco y negro, simbolizando la transferencia del poder de los libertadores a los liberados.

El secretario de Defensa Donald Rumsfeld describe las escenas como “impresionantes”. Para el ejército británico son “históricas”. La radio BBC las llama “asombrosas”. Y lo fueron, porque el evento entero fue orquestado. Años después de la operación, un informe del ejército de EEUU admitió que el derribo de la estatua de Saddam había sido diseñado por un grupo de operaciones psicológicas. El documento afirma: “Nuestro ETP -o Equipo Táctico Psiop- vio la estatua como un objetivo oportuno”.

Una semana antes, otra operación psicológica preparó el terreno para lo que vino después. El guión fue para una “mujer-Rambo” convertida en damisela en apuros para ser rescatada por las fuerzas armadas de EEUU.

[Noticia TV] “En la situación que estamos hablando aquí, con la soldado Lynch como ustedes saben, cerca del 23 de marzo su 507a. Compañía de Mantenimiento fue emboscada. Varios de los miembros de dicha compañía de mantenimiento fueron asesinados, algunos fueron capturados y otros dados por desaparecidos, siendo ella una de estos.”

[Peter Phillips, Project Censored] “Esperaron 24 horas para llevar las cámaras allí, para montar todo para hacer este gran rescate, y el equipo SWAT entra a salvarla y ella se convierte en una celebridad de la noche a la mañana. Esa historia ocurrió el mismo día que los tanques entraban a Bagdad. Ese es el mismo día que bombardeamos el hotel Palestina, donde estaban los periodistas independientes; el mismo día que hicimos volar la estación televisiva Al Jazeera y matamos a uno de sus periodistas.

Todo lo que se ve en las portadas de los periódicos y en las noticias es el rescate de Jessica Lynch. Entonces, esa fue una historia RRPP sustituta. Para derribar la estatua de Saddam, consiguieron al grupo de Chalabi. De hecho, el Grupo Rendon los había formado. La CIA pagó al Grupo Rendon para formar el Congreso Iraquí como un grupo contrario a Saddam Hussein, y tenían su base aquí en EEUU. Luego los llevaron hasta allí y los enviaron a Irak. Ellos eran los que estaban de pie alrededor de la estatua mientras se usó un tanque para derribarla. El Grupo Rendon tenía experiencia, trabajó para el padre de George W. Bush y trabajó para Clinton también. Su firma… él solía ser el portavoz de relaciones publicas de prensa para Carter y creó una firma de RRPP especializada en la guerra.”

El jefe del Grupo Rendon, John Rendon, niega ser un “estratega de la seguridad nacional o un táctico militar”. Más bien, afirma, “Yo soy un político y una persona que utiliza la comunicación para cumplir con las metas de la política pública o corporativa. De hecho, soy un guerrero de la información y un gestor de la percepción.”

Tras la primera Guerra del Golfo, Rendon recibió $23 millones de la CIA para crear propaganda en contra de Saddam. Después del 11/9, le encargaron las relaciones públicas para el bombardeo de Afganistán por EEUU. Rendon no es el único. Las relaciones públicas han proliferado en una industria de $200 000 millones al año con “charlatanes” de RRPP que ya superan en número a los periodistas en EEUU.

La propaganda se ha convertido en el medio principal por el cual los ricos se comunican con el resto de la sociedad. Ya sea vendiendo un producto, un candidato político, una ley o una guerra. Rara vez los poderosos entregan mensajes a la opinión pública sin consultar antes a sus colegas de la industria de relaciones públicas.

Colin Powell presenta lo que ahora es un caso típico. Él no eligió un diplomático experimentado para el cargo de Subsecretario de Estado. En su lugar, optó por Charlotte Beers conocida en los círculos de RRPP como “La Reina de Madison Avenue”. Su currículum incluye campañas publicitarias exitosas para el shampoo Head & Shoulders anticaspa, el arroz del Tío Ben, y ahora, el “Tío Sam” (EEUU).

[John Stauber, PR Watch] “Ves las noticias. Ves “60 minutes” o un programa de Fox, o lo que sea. Tiendes a dar más credibilidad a lo que te dicen que es periodismo. Si aparece un anuncio, con suerte tiendes a ser mas escéptico de él porque, obviamente, alguien puso una enorme cantidad de dinero en la elaboración de este hábil anuncio de TV y su transmisión, pero lo que probablemente nunca sospechas es que esa noticia que acabas de ver, también fue elaborada por una empresa, dada a la estación de TV o a la cadena con el entendimiento de que pondrían sus propios logos en él identificándolo como periodismo real, y transmitiéndolo. ”

El Coronel Sam Gardiner finalmente haría una lista de 50 noticias falsas creadas y filtradas por el aparato de propaganda de la Casa Blanca de Bush antes y durante el asalto de Irak. La más importante de estas, fueron las mentiras que condujeron a la guerra en primer lugar. No fue esa inteligencia la que condujo a la invasión, concluye Gardiner; fue un esfuerzo orquestado que comenzó antes de la guerra y fue meticulosamente planeado para manipular al público.

[John Stauber, PR Watch] “En el 2002, cuando la administración Bush estaba dirigiendo su campaña masiva de relaciones públicas para vender la guerra desde la oficina de Donald Rumsfeld en el Pentágono, había algo ahora conocido como “el programa de expertos del Pentágono” donde, literalmente, decenas de ex militares de alto rango generales y almirantes y coroneles recibían sus temas de conversación para sus apariciones en los noticieros de TV directamente desde el Pentágono. Ellos irían literalmente al Pentágono, estarían en conferencias telefónicas con el Pentágono, viajarían con el Pentágono y luego saldrían en TV como supuestas fuentes independientes.

Aunque el sector privado, en realidad, le estaba pagando a la mayoría de ellos pues eran oficiales militares jubilados por contratistas de defensa y muchos de ellos estaban registrados como lobistas de los contratistas militares. Hay un tanto de conflicto de intereses inmediatamente cuando el pan que ganas se basa en ser capaz de vender armamentos, bombas y misiles y se supone que solo eres un ex general patriótico dando una opinión honesta de lo que está sucediendo. Y aunque es ilegal, no hay manera real de detenerlo. Y el medio más poderoso por el cual ocurrió se rehúsa a ni siquiera informar del escándalo. Hay un enorme problema, y ahí es donde estamos.”

Había claros signos de alerta mucho antes a la “época de los incrustados”. Durante el asalto en Serbia, bajo la presidencia de Clinton, surgió un informe acerca del periodista holandés Abe De Vries que revelaba la presencia de ‘psicoguerreros’ trabajando en la CNN. Ellos provenían del Tercer Batallón de Operaciones Psicológicas en el Fuerte Bragg, en Carolina del Norte. De Vries citó al Mayor Thomas Collins del Servicio de Información del Ejército de EEUU “El personal de Psiops, soldados y oficiales han estado trabajando en la sede de CNN en Atlanta a través de nuestro programa, entrenando con la industria. Ellos ayudaban en la producción de noticias.”

Lo que hizo la diferencia en la guerra de Irak, no fueron tanto las tácticas o incluso la escala, sino la sinergia de alta tecnología. Era casi imposible decir donde terminaba el estado y comenzaba el ‘Cuarto Poder’.

[Noticia TV] “Una de las cosas que no queremos hacer es destruir la infraestructura de Irak porque dentro de unos días vamos a ser dueños de ese país.” “¿Deberían haber usado más? ¿Deberían haber usado una “MTLB”, la Madre de Todas Las Bombas? ¿Unas cuantas bombas “Daisy Cutters”? Y no nos detengamos en sólo un par de misiles crucero.”

La invasión de Irak representa un pináculo de la psicoguerra doméstica en Estados Unidos, una integración sin precedentes entre las firmas de relaciones públicas medios corporativos y psiops militares.

Al momento del asalto, grandes segmentos del público estadounidense estaban convencidos de que un ataque nuclear de Saddam Hussein a su país era no sólo posible, sino inminente. Los soldados que conformaban la fuerza invasora estaban igualmente confundidos, con un notable 77%, quienes creían que Hussein era responsable por los ataques del 11/9.

Muchos sinceramente creían que la misión era destruir a un grupo misterioso conocido como Al Qaeda, mientras llevaban la libertad al pueblo iraquí. Sin embargo, lo que realmente estaba sucediendo era lo que la Carta de Nuremberg describe como el peor de los crímenes bajo el derecho internacional: “La planificación, preparación, iniciación o puesta en marcha de una guerra de agresión”.

7 años después, los resultados de la invasión son claros. Según “The Lancet”, una de las más respetadas revistas médicas británicas, cerca de 600.000 iraquíes han sido asesinados desde la invasión de 2006. En 2009, una agencia de encuestas reportó el número de más de 1 millón. 4 millones de iraquíes se han convertido en refugiados en su propio país. Su sociedad entera ha sido destrozada.

¿Cómo fue que la tierra de la libertad y hogar de los valientes se convirtió en un lugar donde los ciudadanos pueden ser manipulados con tal eficiencia y a tal escala masiva?

Nuestra historia comienza en un lugar inesperado: una mina de carbón.

I. La gestión de la percepción

Cuando pensamos en relaciones públicas, no hay una imagen que nos venga a la mente. Aunque fue aquí, a finales de siglo en el pueblo de Ludlow, Colorado, las RRPP como las conocemos, comenzaron a tomar forma. Desde el principio, estuvo impregnada en la lucha de clases.

[Sharon Smith, historiadora] “Las condiciones en que hombres, mujeres y niños trabajaron en el siglo XIX en Estados Unidos fueron muy parecidas a lo que ahora pensamos son las condiciones en el “Sur Global” en donde 13 a 14 horas al día no eran fuera de lo común. Las condiciones de vivienda eran a menudo, casas tipo barracas. Los niños trabajaban junto a sus padres… Esos eran los tipos de condiciones y ciertamente, si se imaginan lo que vemos en el Sur Global hoy en día, condiciones de casi esclavitud, se puede hacer la comparación con bastante facilidad.”

Al igual que los trabajadores en casi todas las industrias de ese tiempo los mineros en el pueblo de Ludlow se estaban organizando para lograr derechos básicos. En 1914, el Sindicato de Mineros Unidos llamó a las empresas de carbón a que concedieran condiciones de trabajo seguras, salarios tolerables y al cumplimiento de las leyes de minería estatal. En respuesta, un dirigente sindical en Ludlow fue asesinado a tiros por pistoleros que trabajaban para Colorado Fuel & Iron Corporation, propiedad de la familia Rockefeller.

Entonces, como ahora, los Rockefeller eran sinónimo de riqueza y poder. William Avery Rockefeller literalmente se había ganado la vida como vendedor de aceite de serpiente, pero su hijo, John Davison, había logrado “el sueño americano”. Hizo su fortuna explotando reservas de petróleo en México y Estados Unidos. John Davidson Rockefeller fue el primer multimillonario estadounidense, pero fue su hijo, John D., quien definiría el legado Rockefeller en el siglo XX. 24 horas después que celebraran las Pascuas, para los trabajadores en huelga y sus familias, el final llegó. Se conoció como la Masacre de Ludlow.

[Howard Zinn, historiador] “La huelga se prolongó desde el otoño de 1913 a la primavera de 1914 y aún así no podían romper la huelga. Los huelguistas vivían en colonias de carpas instaladas por su sindicato, los Trabajadores Mineros Unidos, y en abril de 1914 la Guardia Nacional, que en ese entonces recibía su paga de los Rockefeller, atacó la colonia de carpas de los hombres, mujeres, niños; mataron mucha gente, prendieron fuego a las carpas. Al día siguiente encontraron los cuerpos de 11 niños y 2 mujeres que murieron quemados, asfixiados en ese incendio. Se le llamó La Masacre de Ludlow.”

Un breve vistazo a los eventos anteriores a la masacre revela que el maltrato a los trabajadores en Estados Unidos no era un acontecimiento inusual. 60 años antes, en 1847, una huelga general a lo largo del país se confrontó con la opresión violenta de las tropas federales. Más de 30 trabajadores fueron asesinados y 100 heridos en La Batalla del Viaducto en Chicago. En 1894, las tropas federales mataron a 34 miembros del sindicato norteamericano del ferrocarril, también en el área de Chicago. Las tropas estaban tratando de romper una huelga dirigida por Eugene Debs contra la Compañía Pullman. En 1897, 19 mineros desarmados fueron asesinados y 36 heridos por una pandilla, organizada por un sheriff cerca de Lattimer, Pensilvania. A la mayoría de los trabajadores les dispararon por la espalda cuando intentaban huir.

La visión global de los grandes capitalistas a fin de siglo se puede resumir en las palabras de William Vanderbilt. En respuesta a una sugerencia de que el Ferrocarril Central de New York debería ajustar sus horarios de trenes para adaptarse al público, él contestó: “¡Qué importa el público!”

Pero la relación entre el público y las corporaciones estaba cambiando.

Décadas de organización y rebelión habían dado lugar a una vasta red de grupos laborales con creciente poder político. Con el tiempo, estos incluyeron al Movimiento Granjero, al Partido Socialista los Greenback, los Populistas y Progresistas. Y quizás lo más significativo, al Sindicato Anarquista conocido como los Trabajadores Industriales del Mundo, o los Wobblies.

Después de la masacre en Ludlow, soldados en Denver se negaron a participar en nuevos ataques contra los mineros, declarando que no iban a participar en el asesinato de mujeres y niños. Estallaron las manifestaciones en todo el país. Se produjo una marcha frente a las oficinas Rockefeller en Nueva York. Un clérigo protestó fuera de una iglesia donde a Rockefeller le gustaba dar sermones, sólo para que lo apaleara la policía. En el lenguaje moderno, era una pesadilla de RRPP.

“Ivy Lee fue a trabajar para, entre otros clientes, los Rockefeller. La familia Rockefeller, luego de la masacre de Ludlow, contrató, usó a Ivy Lee para manejar la percepción pública sobre ese y otros eventos. La especialidad de Ivy Lee era el manejo de crisis. Entre otras cosas, se le atribuye la invención de los comunicados de prensa los cuales consideramos como algo beneficioso. ¿Quieren publicitar un evento? ¿Un picnic de la iglesia? ¿Convocan una conferencia de prensa? Publiquen un comunicado de prensa. Pero en ese momento, la idea era muy radical porque Ivy Lee estaba diciendo: “Bien, vamos a manejar esta crisis atrayendo la atención a ella. Vamos incluso a asistir y ayudar a los medios y periodistas en su cobertura.” Sabía que el grado en que los periodistas llegaran a depender de sus servicios, iba a ser el grado en el cual realmente podría cultivar y manejar la cobertura. ”

Lee comenzó, llevando a cabo una campaña de desinformación. Publicó boletines de noticias afirmando que las 2 mujeres y 11 niños en Ludlow no fueron asesinados por la milicia, sino por una estufa que se volteó. Publicó historias sugiriendo que La Madre Jones, además de ser dirigente laboral, era una madame de un burdel. Suplantó identidades en cartas al gobernador, e incluso al presidente Wilson. Las técnicas de Lee tuvieron poco éxito en parte porque él mismo se había convertido en una figura muy visible. En el futuro, expertos en RRPP aprenderían que sus técnicas son raramente eficaces a menos que se practiquen desde el anonimato.

Sin embargo, fue una de las innovaciones de Lee que hizo época. Al enterarse que la Fundación Rockefeller tenía $100 millones reservados con fines promocionales convenció a Rockefeller que donara grandes sumas a los colegios hospitales, iglesias y organizaciones de caridad con el fin de generar publicidad positiva. También sugirió que Rockefeller padre comenzara a repartir dinero en público y que su hijo apareciera en fotos planeadas en lugares de trabajo.

Lo que Ivy Lee sabia es que la empresa necesitaba un cambio de imagen. Ampliamente percibidas como instituciones codiciosas, tiránicas, las corporaciones necesitaban fabricar una imagen de cordialidad y solidaridad.

[Howard Zinn, historiador] “Este fue el comienzo de la industria de las relaciones públicas. Rockefeller no estableció la Fundación Rockefeller hasta que se hizo muy impopular por sus políticas laborales. Y repentinamente, Rockefeller necesitó generar una buena impresión.”

[Richard Conniff, autor “A natural history of the rich“] “Bueno, es un fenómeno interesante que los pobres de hecho dan un porcentaje mayor de sus ingresos que los ricos. Creo que los ricos sienten que hacen más porque $100.000 parece ser una donación cuantiosa y no importa que tengan 100 millones de dólares, todavía piensan que, bueno, han hecho bastante. Así que es en parte, el resultado de esa distorsión de valores económicos y en parte se debe a que son tacaños. Ellos no quieren regalar sus riquezas. Ted Turner dijo que la razón era que tienen miedo de que su posición en la lista Forbes 400 pudiera descender un poco. Así que lo donan cuando es prudente o cuando es beneficioso; cuando pueden obtener algún beneficio visible o cuando les puede dar acceso a otro tipo de clase social o a un grupo diferente del cual quieren ser parte. Sin embargo, ellos tienen una visión más funcional de sus riquezas en lugar de una visión estrictamente caritativa.”

[Howard Zinn, historiador] “La caridad y la caridad privada, y se podría decir de la caridad gubernamental, cualquier tipo de acción que mitigue un poco las aflicciones de la gente sin cambiar el sistema, mantiene al sistema. De hecho esa es la forma que el sistema estadounidense… -el cual es muy explotador e injusto– Esa es la forma que el sistema estadounidense se ha mantenido durante todos estos siglos, realmente. Le da a la gente un poco y le da sólo lo suficiente para impedir que estalle un rebelión abierta.”

Hoy día, una de las más grandes firmas de RRPP en el mundo se especializa en el arte de manejar crisis. Burson-Marsteller posee oficinas en 35 países con clientes tan diversos como la fábrica de cigarrillos Philip Morris, el gigante de la química Union Carbide y la Corporación Monsanto: una empresa especializada en la ingeniería genética y otras ciencias de la vida. Al igual que el Grupo Rendon, Burson-Marsteller es bipartidaria hasta la médula. Su presidente en el mundo y director ejecutivo, Mark Penn, se desempeñó como asesor político clave de Hillary Clinton durante las elecciones de 2008.

El aspecto más perturbador de Burson-Marsteller es su disposición de trabajar con los peores violadores de derechos humanos del mundo. Dirigieron las relaciones públicas para el gobierno de Indonesia cuando cometieron genocidio en Timor Oriental. Trabajaron estrechamente con el gobierno nigeriano y Royal Dutch Shell durante y después de la guerra de Biafra en Nigeria. Y ayudaron a mejorar la imagen de la Junta militar argentina apoyada por EEUU, dirigida por el Gral. Jorge Videla.

“Uno de sus clientes en la década de 1970 fue la cruel Junta Argentina que había tomado el control del gobierno de ese país que juntaba disidentes, los torturaban sistemáticamente; golpeaban, asesinaban a la gente y arrojaban los cuerpos al océano desde una avión. No es una imagen pública muy buena, por tanto la firma Burson-Marsteller fue utilizada por Argentina contratada por Argentina y fueron a trabajar para ellos, muy contenta, bajo un jugoso contrato para mejorar la imagen de Argentina en la comunidad financiera internacional y en la prensa Occidental.”

En cierto modo, no debería sorprender que las relaciones públicas hayan evolucionado en empresas como Burson-Marsteller y el Grupo Rendon. Considerando la carrera de su primer gurú nos encontramos con un patrón extraordinariamente similar.

“Ivy Lee fue a trabajar para la compañía IG Farben, una gran compañía industrial alemana, y ahora sabemos que IG Farben de hecho era parte del círculo interno de propaganda nazi. Una de las más eficaces y, por supuesto, horrorosas campañas de propaganda de gobierno que se haya organizado fue la campaña nazi que se prolongó durante años bajo la dirección del ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels. IG Farben le pagó a Ivy Lee y también le pagó al hijo de Ivy Lee para representar no sólo sus intereses, sino los intereses de la Alemania nazi, en un esfuerzo para pintar al régimen nazi como si fuera un régimen amistoso.”

Pero antes de prestar su pericia al Tercer Reich el Sr. Lee lo habría hecho para el gobierno estadounidense. Junto con otros expertos en el floreciente campo de la ciencia de la mente y relaciones públicas, él ingeniaría la propaganda de la Primera Guerra Mundial, no sólo contra el enemigo –los alemanes–, sino contra el propio pueblo estadounidense.

II. Propagando la Fe

[Graeme MacQueen, cofundador del Center for Peace Studies] “A menudo hablamos de la propaganda como algo relativamente reciente pero, por supuesto, no lo es. Incluso en las sociedades antiguas que no fueron democráticas particularmente los estados grandes. Las élites entendían que si no se tiene el apoyo de la gente, se podría estar en problemas. Por lo tanto se prestó atención especial a la legitimación de las aventuras militares. Estoy recordando el pasaje de un antiguo texto chino, creo que fue Han Fei Tzu, por lo que sería hace como 2300 años, cuando el autor del libro dice: “En general…” -y cito ahora- “En general, la guerra es una cosa que la gente desprecia. Por lo tanto, cuando se va a enviar un joven a la guerra, su esposa, sus padres, su familia, debería reunirse a su alrededor y decirle ‘Conquista, o nunca nos veas de nuevo'”. Y esto es un sentimiento muy fuerte de… Bueno, en primer lugar, la violencia ejercida sobre ese joven, pero también en el sentido de que la guerra es desagradable para la mayoría de la gente y muchas veces no es por su mejor beneficio y, por tanto, se necesita todo tipo de aspavientos y en este caso se amenaza al joven, básicamente, con el despojo: No puedes volver con tu familia, no puedes volver a casa, serás deshonrado: “honor”, “seguridad”. Ahí se jugó con todo. Y continúa.

Así que la seguridad nacional es uno de los conceptos más poderosos en los tiempos modernos para engañar –creo– a la gente para que haga cosas que no están en su mejor beneficio y para apoyar grandes complejos militares que no están a favor del interés de nadie sino que son como cánceres alimentándose de la sociedad por una carrera.”

[Christopher Simpson, autor “The science of coercion“] “La propaganda y la persuasión han existido por siglos. Pero la propaganda en su sentido moderno se remonta a los siglos XV y XVI cuando la Iglesia Católica se encontraba en dura competencia con los protestantes sobre cómo articular una visión religiosa del mundo. Y la razón por la que menciono esto es que muestra que la propaganda se trata de un modo de pensar. Se trata de ideología; de una visión del mundo; de cómo la gente ve las cosas a diferencia de una política individual o si este candidato o aquél les agrada. Así que de ahí es de dónde vino: para “propagar” la fe. Y esa es la forma en que se utilizó la palabra hasta comienzos del siglo XX. Y entonces, lo que surgió, sobre todo en la Primera Guerra Mundial, fue la aplicación de esta “propagación de la fe” para referirse a los asuntos internacionales, para referirse a lo que un gobierno nacional haría a una política de seguridad nacional.

En la fase previa y durante la primera Guerra Mundial lo que se vio en el escenario geopolítico fue una crisis de los imperios. Los imperios se estaban desintegrando; se estaban cayendo a pedazos. El Imperio Británico parecía muy fuerte en ese momento y sin embargo estaba en una fase de decadencia, no podía cubrir el costo de mantener su propio ejército, por ejemplo. Lo mismo pasó con los franceses. Lo mismo pasó con los austro-húngaros. Lo mismo con los rusos, el imperio de los zares, el imperio Otomano Turco, y así sucesivamente en todo el mundo. Cuando esa guerra estaba en marcha, más específicamente en el Reino Unido, creó una oficina cuyo propósito específico fue la promoción de los objetivos de guerra del Reino Unido, de los ingleses a través de la publicidad; a través de operaciones encubiertas; a través de lo que hoy se llama juego sucio, por medio de decir la verdad a través de una serie diferente de aplicaciones de la información usando la información como un instrumento de guerra.

Y desde el principio, desde el primer momento, era dirigida igualmente a los enemigos y dirigida a la población del país.”

[Noam Chomsky, filósofo] “La Comisión Creel fue una variación de la estadounidense. Woodrow Wilson llegó al poder en 1916 con el lema “Paz sin victoria”. Él decía que “lo que queremos es el fin de la Primera Guerra Mundial. Ninguno de los bandos merece nuestro apoyo”. Y la población no quería tomar parte en la guerra.”

[Noticia TV] “1916 fue un año de elecciones para Estados Unidos. La guerra era el tema dominante. Las campañas electorales de los partidos cristalizaban las opiniones dominantes. El neutralismo, el intenso deseo de mantenerse fuera de la guerra todavía contaba con un valiente defensor en el Presidente. El apoyo a la política de Wilson era fuerte en los estados del Oeste medio y en el Pacífico. Allá, la guerra europea parecía más remota que en la costa atlántica. Durante la convención demócrata, Wilson fue nominado de nuevo como candidato presidencial. El gobernador comenzó su discurso con un texto tomado del Sermón de la Montaña: “Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios.”

[Noam Chomsky, filósofo] “En dos meses, Wilson estaba hablando de “Victoria sin paz” y tuvo que, de alguna manera, motivar a la población a que aceptara este marcado cambio político; lo opuesto de aquello por lo que habían votado y ahí fue cuando apareció la Comisión Creel.”

George Creel describió su trabajo con entusiasmo desvergonzado. Era una proposición de publicidad sencilla, una vasta empresa en el arte de vender. La empresa publicitaria más grande del mundo. 75.000 líderes civiles conocidos como los “Hombres cuatro minutos” fueron reunidos para llevar mensajes a favor de la guerra en las iglesias, los teatros y los grupos cívicos. Se enviaron periódicos a 600.000 maestros. Los Boy Scouts repartieron copias de los discursos del presidente Wilson a los hogares de todo Estados Unidos. Fue, para resumir, la campaña más grande en tiempos de guerra en la historia de Estados Unidos.

Dos ideas básicas fueron centrales para el comité de propaganda: 1. El suelo estadounidense estaba en peligro inminente de un enemigo salvaje y sediento de sangre. 2. El destino de la nación norteamericana era en palabras del presidente Wilson “asegurar el mundo para la democracia”.

La primera idea era una táctica consagrada que ya usaba EEUU y otros países para infamar enemigos foráneos pueblos indígenas y esclavos. Durante la Gran Guerra, los indios salvajes y los negros infrahumanos fueron transformados en los ‘hunos barbáricos’. La caricatura del huno sediento de sangre fue reforzada por una serie de noticias falsas filtradas por la nueva industria de propaganda y diseminada al público. Unas de ellas, que a los bebés en Bélgica les cortaban las manos, los atravesaban con bayonetas y, por si acaso, los clavaba a una puerta. Que un canadiense había sido crucificado por soldados alemanes y que hervían los cadáveres en las llamadas “fábricas de cadáveres” para ser usados como munición y comida de cerdos. Como presagio del incidente “Freedom Fries (Patatas Fritas Libres)” el chucrut pasó a llamarse “el repollo de la libertad”.

Historias falsas de atrocidades llegaron a ser comunes para los países en tiempo de guerra durante el siglo XX. Un ejemplo reciente ocurrió antes de la primera Guerra del Golfo.

[(Falso) Testimonio en TV] “Mientras estaba allí, vi a soldados iraquíes entrar al hospital con armas. Sacaron a los bebés de las incubadoras… se llevaron las incubadoras y dejaron a los bebés morir en el suelo frío.”

Resulta que la masacre de bebés nunca ocurrió. La joven era miembro de la familia real kuwaití y había sido preparada por la firma de relaciones públicas Hill & Knowlton para dar testimonio falso persuasivo.

[George Bush Sr.] “Niños en incubadoras, y fueron sacados de las incubadoras para que Kuwait pueda ser desmantelada sistemáticamente.”

El intento de generar odio contra los alemanes en apoyo al esfuerzo bélico fue extremadamente exitoso. Pero hubo otro aspecto igualmente importante para la campaña de propaganda doméstica. Si cada cuento de aventuras necesita un villano, también necesita un héroe.

[Películas de propaganda] “Usted debería usar su influencia para evitar que su pacífica gente peleé las batallas de unas distantes Francia o Bélgica.” “Es Dios quien llama a mis hijos a salvar a la humanidad.”

“Ahora, ésta es una canción que compuse cuando estaban reclutando a los hombres. El tío Sam dice que viaja al este y que viaja al oeste. El tío Sam dice que piensa que sabe lo que es mejor. El tío Sam dice, el tío Sam dice, El tío Sam dice debes enlistarte y partir. Viajo al este y viajo al oeste…”

Creel estimó que 72 millones de copias de 30 folletos diferentes acerca de los ideales americanos fueron enviados a través de los Estados Unidos y millones más enviados al extranjero. Además de influenciar las mentes de los europeos el objetivo era redefinir en la población el concepto mismo de lo que significaba ser norteamericano. El nuevo norteamericano no debe interpretar los eventos, desde lo que Creel llamó un punto de vista clasista o sectario, sino como un colectivo unificado. De esta manera, la gente podía ser conducida hacia “un ardiente instinto de masas blancas.”

Previamente, la acción militar de los Estados Unidos había sido justificada con el pretexto de mantener el orden para proteger los intereses americanos y llevarles la civilización a los salvajes. Ahora, la palabra “civilización” transmutaría a “democracia”.

[Morris Berman, autor de “Dark ages America”] “Marshall Mc Luhan, el teórico en comunicaciones canadiense, dijo una vez que “Si un pez pudiera hablar, y le pudieras preguntar al pez ¿Cuál es el elemento más obvio de tu medio ambiente? La última cosa que un pez diría, sería ‘agua’.” Ésa sería la última cosa que el pez notaría, y es cierto en cualquier cultura. Aquellas cosas que son más impactantes y obvias para un forastero no son vistas por la gente que está nadando en esas aguas. “América es el pueblo escogido por Dios.” Esto se remonta al lejano 1630 cuando John Winthrop en el Arabella, viniendo de Inglaterra a los Estados Unidos, dijo “Somos una ciudad en una colina.” No es accidente que en los debates de campaña y las tribunas de los recientes candidatos, tuviste a Barack Obama diciendo eso “somos una ciudad sobre una colina”, al igual que Sarah Palin. Ronald Reagan dijo en su discurso inaugural.

[Ronald Reagan] “He hablado de una ciudad luminosa durante toda mi vida política, pero no se si acerté a comunicar lo que vi cuando lo dije. Pero en mi mente, era una ciudad alta y orgullosa construida sobre rocas más fuertes que los océanos barrida por el viento, bendecida por Dios abundante en gente de todo tipo, viviendo en paz y armonía.”

[Morris Berman, autor de “Dark ages America”] “Somos una ciudad sobre una colina”, por lo tanto nuestra misión es democratizar al resto del mundo. Tenemos el mejor sistema posible y, básicamente, la gente debe prestarnos atención, porque sabemos.”

La idea de un estado particular elegido como salvador del mundo sería llevado a nuevas alturas en los Estados Unidos, pero no fue un invento norteamericano. El motivo “salvador” fue usado como una justificación para virtualmente cada intervención imperial durante la época colonial.

Los líderes franceses hablaron de una “misión civilizadora” en sus nuevas colonias. Los líderes británicos hablaron de traer progreso y gobierno civilizado a la India. El Japón imperial habló de desatar un paraíso terrenal en Asia, mientras el tercer Reich soñaba con una utopía mundial.

Una década antes de la Primera Guerra Mundial, Mark Twain afirmó “Mi tipo de lealtad era la lealtad a mi país no a sus instituciones o a sus funcionarios.” Décadas más tarde, George Orwell llegó a una conclusión similar, que “El patriotismo es una devoción a un cierto lugar y gente contrario al nacionalismo, el que es inseparable de las ansias de poder.” Este concepto de patriotismo sigue siendo esquivo.

[Noticia TV] “Cuando la guerra contra Saddam empezó, esperamos que cada norteamericano apoye a nuestras fuerzas armadas y si no pueden hacerlo, que se callen.”

[Michael Parenti, historiador] “Equiparar súper patriotismo con militarismo los esfuerzos militares, los logros militares, los conflictos militares y las victorias; todo eso es supuestamente una manifestación especial de súper patriotismo. Y yo argumento que un patriota real quiere algo diferente para su país, quiere justicia social, quiere paz y estabilidad, quiere equidad. Quiere terminar con el racismo y el sexismo. Se enorgullece de la habilidad de su país para el mejoramiento social en lugar de la habilidad de su país para invadir y abusar de otros países. Un patriota de verdad siente cariño por su país pero no a costa de otros países. Él o ella pueden sentir un cariño especial por la historia de su propio país. Él valora los logros de su país como la abolición de la esclavitud, el surgimiento de la negociación colectiva y los derechos de la clase trabajadora a una vida mejor, los avances logrados por las mujeres en términos de ser capaz de entrar en la vida pública… Estas son el tipo cosas que un patriota real valoraría.”

En octubre de 2001, George W. Bush promulgó una ley que los liberales civiles caracterizan como un asalto flagrante contra de la declaración de derechos. Se le llamó el Acta Patriota. Durante la gran guerra fueron promulgadas leyes similares. La Ley de Espionaje de 1917 y la Ley de Sedición, promulgada un año más tarde, autorizaron multas enormes y largas condenas a prisión para cualquiera que obstruyera el reclutamiento militar o fomentara lo que se llamó “deslealtad al estado”. Esa legislación radical fue rápidamente puesta en efecto. Y primeros en la lista, estaban los Wobbliesw.

[Anuncio TV] “Tendremos esto: Prosperidad o será esto: Anarquía, Sedición, Caos.”

[Sharon Smith, historiadora] “De muchas maneras, los Wobblies fueron el ejemplo más admirable de movimiento sindical en la historia de la clase trabajadora de EEUU “Wobblies” era el sobrenombre de una organización llamada los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW), la cual floreció en la primera década y media del siglo XX. La Federación Estadounidense del Trabajo, que fue el sindicato gremial principal del momento, se rehusó a organizar inmigrantes afro-americanos y a mujeres trabajadoras. En consecuencia significó excluir a la gran mayoría de la clase trabajadora del movimiento sindical. Llegaron los Wobblies y establecieron desde el principio para organizar específicamente a los inmigrantes a las mujeres, los afro-americanos, junto con los trabajadores blancos lo que llamaron “un gran sindicato”. Lideraron algunas de las huelgas más exitosas. Una de sus huelgas fue la primera sentada de la historia. Mujeres trabajadoras tuvieron roles de liderazgo, algo de lo que no se había escuchado en absoluto en esa época. Su filosofía era una filosofía revolucionaria. Se la conoce como anarco-sindicalismo.”

[Noam Chomsky, debate con Michel Foucault, 1971] “Un federado y descentralizado sistema de asociaciones libres, incorporando instituciones tanto económicas como sociales, sería a lo que me refiero como anarco-sindicalismo y me parece que es la forma apropiada de organización social para una sociedad tecnológica avanzada en la cual los seres humanos no tengan que ser forzados a posiciones de herramienta, de engranajes en una máquina.”

El 5 de septiembre de 1917 agentes federales allanaron las oficinas de los Wobblies de toda la nación, lo que condujo a arrestos por la ofensa de causar insubordinación, deslealtad, y rechazo al servicio en la fuerza militar y en la armada. 101 de los acusados fueron hallados culpables y recibieron sentencias de prisión de hasta 20 años.

[Noam Chomsky, filósofo] “Wilson llevó a cabo una represión interna brutal llamada El Miedo Rojo que fue la peor de la historia norteamericana; mucho peor que McCarthy y mucho peor que todo lo que está pasando ahora. Arrestaron a miles de personas y aplastaron al movimiento laboral. Fuertes restricciones a la libertad de expresión, arrojaron muchas personas a la cárcel expulsaron todo tipo de gente del país.”

Sin embargo, lo que había empezado como una cacería contra los radicales pronto se esparció a cada rincón de la sociedad norteamericana. Los patriotas fueron alentados a informar sobre sus amigos y vecinos que hablaban contra la guerra mientras la vigilancia se incrementaba dramáticamente, no sólo por los militares sino por instituciones aparentemente benignas, como la oficina postal.

“El estado florece en tiempos de guerra. El estado se fortalece en tiempo de guerra. El estado acumula poder. El poder militar es acrecentado. Las fuerzas de la represión son acrecentadas. La guerra es una oportunidad para que el gobierno aumente su poder.”

En el momento en que terminó la guerra, el número total de muertes había alcanzado aproximadamente 9,7 millones de soldados con millones más sufriendo lesiones que cambiaron su vida y estrés post traumático severo. Con qué finalidad no estaba claro. El derramamiento masivo de sangre no había hecho al mundo seguro para la libertad y la democracia. Lo que hizo fue producir enormes fortunas para un puñado de corporaciones y bancos mientras dejaba al movimiento laboral mundial en desorden. Si la gran guerra hubiera sido un test de la constitución y su concepto del balanceo mutuo de poderes, falló. La suprema corte de Estados Unidos estableció en Schenck vs los Estados Unidos y Abrams vs Los Estados Unidos, que el gobierno federal podría suspender los derechos constitucionales cuando la nación enfrentara “un peligro claro e inminente”.

Randolph Bourne, hablando de la Gran Guerra como un todo, respondió preventivamente con una sentencia ahora famosa “La guerra”, dijo, “es la salud del estado.”

[Seguimos en 3 días…]

Anuncios

Publicado el 23/12/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: