La historia sionista

La historia sionista
(The Zionist Story)
Berek Joselewicz (Ronen Berelovich)

75 min
2009

¿Cuándo todo empezó a salir mal? ¿Por qué árabes y judíos empezaron a odiarse?

¿Habrá sido por causa del judaísmo? ¿O habrá sido por causa del Islam? ¿Sería por causa del petróleo? ¿Dinero?

Poco probable.

Puesto que por más de 1300 años, desde el comienzo del Islam, judíos y musulmanes vivieron juntos en una armonía cultural y religiosa sin precedentes, en Palestina, en el norte de África, y en España. Todo parecía estar yendo muy bien, hasta la llegada del siglo 20.

Pero, entonces, algo ocurrió… y desde entonces, judíos y árabes han estado peleándose.

Basilea, en Suiza, posiblemente tenga algo que ver con que todo haya salido mal. Basilea fue el escenario para la primera convención sionista, en 1897. El sionismo era un movimiento nacional por el renacimiento judío que deseaba unir a todos los judíos en un hogar nacional. Solo no tenían claro dónde iba a estar este hogar nacional.

Hasta 1897, había todo tipo de ideas alocadas fluctuando en el aire, como Uganda, Alaska, Madagascar y otras destinaciones menos exóticas. En Basilea, sin embargo, los sionistas se decidieron por un lugar ideal e históricamente relevante: Palestina.

Pero, ¿y las personas que ya vivían en Palestina? Ellas no deseaban tener un hogar nacional judío instalado en su país. Los sionistas tenían algunas ideas claras acerca de ese problema bien desde el comienzo.

Theodor Herzl, considerado el fundador del sionismo, escribió en 1895:

Vamos a tratar de ahuyentar a la miserable población lugareña para fuera de las fronteras.

Leo Mozkin, uno de los pensadores sionistas más liberales, escribió:

La colonización de Palestina debe seguir en dos direcciones: la colonización judía en Eretz Israel y la reubicación de los árabes en áreas fuera del país.

Haim Wetzmann, líder del Congreso Sionista Mundial y futuro presidente de Israel, proclamó que los palestinos eran:

Las rocas de Judea, obstáculos que deben ser removidos de un camino difícil.

Es asombroso cómo poco ha cambiado en Judea desde entonces…

[Profesor Jeff Halper] Los judíos vinieron a este país y dijeron: “Este es nuestro país”. No dijeron “Este es nuestro país, pero reconocemos que hay otra gente viviendo aquí. Vamos a ver cómo arreglamos las cosas”. No, toda la concepción de Israel, hasta hoy, es: “Este es nuestro país, del Mediterráneo hasta el Río Jordán, y es un país nada más que nuestro, es exclusivamente nuestro país. No hay ningún otro pueblo. Hay unos cuantos árabes viviendo por aquí, de eso estamos al tanto, pero no hay ningún otro pueblo con reivindicación sobre el país con derechos legítimos sobre el país. Este es nuestro país exclusivo y, por lo tanto, o usted se queda callado, si usted es un palestino, y acepta vivir en una de las islitas que le vamos a dar, por tolerancia y no por derecho, o, entonces, usted tiene que marcharse”.

Pero, de vuelta a la historia, alrededor de fines del siglo XIX, casi no había judíos viviendo en Palestina, así que los sionistas empezaron una campaña mundial para convencer a los judíos a que emigraran para Palestina. En el vocabulario sionista esto se llama “aliyah”, que quiere decir “ascender a un lugar más elevado”. No estoy bromeando.

La mayoría de los judíos creía que la idea sonaba como un enredo para una película de terror y, en lugar de eso, decidieron emigrar para los EEUU. Pero algunos judíos se compraron la idea y de hecho vinieron para Palestina.

Los sionistas también lanzaron la operación “Compre un Estado”. Ellos se pusieron a comprar todas las tierras que pudieran de propietarios palestinos que vivían fuera; en cuanto se adueñaban de las tierras, expulsaban a todos los palestinos que allí vivían. Los sionistas llamaron a ese proceso de “judaizar la tierra” y también de “la redención de la tierra”, una expresión que, sorpresa, sorpresa, sigue siendo usada en el Israel actual en relación con políticas gubernamentales.

Sin embargo, en 1917, las cosas cambiaron. Los británicos conquistaron Palestina de los turcos y legalizaron la idea del hogar nacional judío con la Declaración Balfour, en el mismo año.

[Profesor Charles Smith] Palestina se tornó un caso especial porque los británicos violaron los términos del mandato para Palestina, porque insertaron la Declaración Balfour en los términos del mandato de Palestina. Esto quiero decir que para Palestina, los deseos de los habitantes (90% árabes) no serían escuchados y ellos no serían preparados para la independencia. Serían los judíos, en cuanto llegaran por inmigración, ellos tendrían permiso para desarrollarse. Entonces, ha sido realmente una violación de las cláusulas provisionales del mandato para Palestina y dar a los sionistas el derecho de crear una mayoría judía para crear un Estado en Palestina. Y es ahí que comienza el verdadero conflicto entre palestinos y sionistas, con muy pocas ilusiones de ambos lados.

Los palestinos lanzaron dos revueltas populares contra los judíos y el flagrante apoyo británico a los sionistas.

La primera ocurrió en 1929 y resultó en la muerte de centenares de palestinos y de judíos. La segunda, en 1936, fue, en la práctica, una guerra en pequeña escala entre los palestinos y los británicos, quienes fueron también ayudados por los sionistas. Se extendió por tres años y al final cerca de 5.000 palestinos fueron muertos.

Los británicos también exiliaron al liderazgo palestino y desarticularon todas las milicias paramilitares palestinas. Los palestinos quedaron indefensos y sin liderazgo.

[Profesor Ilan Pappe] La mayoría de los comandantes israelíes estudiaron la reacción británica a la rebelión palestina de 1936 y 1939. Eso pasó a ser el manual de cómo actuar en relación con los palestinos en el caso de resistencia. En realidad, la mayoría de las atrocidades sobre las cuales ustedes leen, y muchos de ustedes aquí conocen, la mayoría de las atrocidades que usted puede constatar como siendo serias violaciones de los derechos humanos, de los derechos civiles en la Palestina de hoy, la mayoría de esas violaciones no han sido inventadas por los judíos sino que por las autoridades británicas en la guerra contra los palestinos entre 1936 y 1939.

Ejemplos: la idea de demoler las casas de las personas es una invención británica. La idea de que, para hacer que una búsqueda quede en la memoria de la gente, se destruye una casa, después se pasa para otra y después otra, después otra… eso ha sido una invención de los oficiales británicos en el terreno. La idea de disparar contra las personas sin previo aviso, de arrestarlas sin juzgamiento todo eso es parte de la reserva de medidas anti-árabes de las autoridades mandatarias entre 1936 y 1939.

Por supuesto, los israelíes han añadido sus propias ideas brutales y crueles con la continuidad de la ocupación.

Entonces, en la década de 1940 las cartas se revolvieron. En seguida a una línea de acciones pro-palestinas, los sionistas lanzaron ataques terroristas contra el personal británico y sus estructuras.

[Emisión de TV] La violencia sigue en expansión en Palestina. Soldados británicos buscan cuerpos en los escombros del edificio detonado en Yejniq donde, algunos minutos antes, una explosión destruyó parcialmente el edificio. Tres policías han sido destrozados al intentar remover un camión cargado con explosivos. Las paredes abaladas se están cayendo.

[Emisión de TV] TERRORISTAS ATACAN EN JERUSALÉN. Después de la explosión de una bomba por parte de terroristas en el cuartel general británico en Jerusalén, toda un ala del hotel King David, un edificio de 7 pisos, ha venido abajo…

88 personas inocentes murieron y buena parte del alto mando británico fue eliminada. Su objetivo era mandar a los británicos para fuera de Palestina.

El mentor intelectual de la explosión del hotel King David fue Menájem Beguín, Él después vendría a ser Primer Ministro de Israel. Su cómplice Yitzhak Shamir también vendría a ser Primer Ministro más tarde.

El caso de terroristas o, en otras palabras, de líderes militares crueles tornándose líderes políticos es muy común en la política israelí.

Por entonces los británicos ya estaban saturados y transfirieron el caso de Palestina para la ONU.

[Profesor Charles Smith] La ONU envió una comisión para estudiar eso en el verano de 1947 y ellos recomendaron la partición y los sionistas ávidamente la aceptaron, pero los árabes palestinos no, porque ellos todavía eran dos tercios de la población y sentían que esto era injusto. Y, al final, la partición que fue aprobada en la ONU en 1947 oficialmente reconocía dos estados.

En 1947, los judíos poseían 5,8% de las tierras. En la partición de la ONU los judíos quedaron con el 56% del territorio, casi 10 veces más de lo que ellos realmente poseían. Los palestinos tuvieron la mitad de sus tierras robadas bien delante de sus narices. Su población fue dividida en dos, mitad viviendo en el estado sionista como minoría. Aun mismo dentro de las fronteras del estado judío, los judíos solo poseían el 11% de las tierras.

[ONU] Estados Unidos, sí, Yugoslavia, abstención. La resolución de la comisión especial para Palestina fue adoptada por 33 votos, 13 en contra y diez abstenciones.

¿Por qué la ONU sería tan flagrantemente pro-sionista? No subestimen el poder de la culpa.

Cualquiera que haya oído hablar del holocausto… La ONU trataba de compensar a los judíos por la muerte de 6 millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, asesinados por los alemanes, y ellos decidieron que los palestinos deberían pagar por eso. Tiene mucho sentido.

Sin embargo, esta cantidad de tierras, más de la mitad de Palestina, aún no era lo suficiente para los sionistas. David Ben-Gurion, líder del movimiento sionista en Palestina, escribió en 1937:

“Los árabes tendrán que irse, pero nosotros necesitamos un momento oportuno para hacer que eso ocurra. Algo como una guerra.”

Los palestinos no tenían ningún deseo de luchar contra los sionistas, ni de comenzar una guerra. Ellos ya estaban acostumbrados a vivir bajo diferentes dominaciones por siglos: egipcios, turcos, británicos y ahora los sionistas.

En 1948, Ben-Gurion dijo a los ejecutivos de la Agencia Judía:

“Yo creo que la mayoría de las masas palestinas aceptan la partición como hecho consumado. Y no creen que pueda ser superada o rehusada. La mayoría decisiva de ellos no quiere luchar contra nosotros”.

Alrededor del final de 1947 el liderazgo sionista se reunió y elaboró el Plan Dalet. El Plan Dalet tenía el propósito de garantizar las fronteras de Israel por la limpieza étnica, expulsión y destrucción de villas, ciudades y urbanizaciones palestinas. El plan fue implementado por las fuerzas armadas sionistas.

[Profesor Charles Smith] Y finalmente, en marzo, ellos empezaron un ataque para garantizar el control de áreas que serían de Israel por la partición y, al ocurrir eso, tenemos cada vez más palestinos árabes huyendo, especialmente después de un masacre en un lugar llamado Deir Yasin, aunque ahora se crea que fueron cerca de 100 los muertos y no 200, pero, Begin y su Irgun y la Stern Gang de Yitzhak Shamir, hicieron un ataque combinado en esa villa palestina que masacró a mucha gente. Y los palestinos realizaron acciones de retaliación luego después, matando a cerca de 70 médicos judíos en una ruta rumbo a Jerusalén. Pero, después de eso, hubo transmisiones móviles de radio que Begin puso en acción amenazando con nuevos Deir Yasin si los árabes no se fueran, o sea, serían masacrados como en Deir Yasin. Así que, esto se transformó en parte de la propaganda.

Pero el 13 de marzo e el 15 de mayo de 1948, 200 villas fueron ocupadas, y sus habitantes expulsados. En algunas villas, como Deir Yasin y Ein al-Zeitune, masacres horribles fueron perpetradas. Las ciudades de Tiberias, Haifa, Sfat, Beisan, Yafa y Acre cayeron en las manos de los sionistas. Como resultado, más de 250.000 palestinos fueron expulsados.

Todo eso ocurrió mucho antes de que la guerra de 1948 hubiera al menos comenzado, antes de que ningún soldado regular de los ejércitos árabes pisara el suelo palestino.

[Profesor Salaman H. Abu-Sitta] Yo me torné un refugiado cuando estaba en una escuela interna, cerca de 40 km distante de mi casa. En abril de 1948, el director vino hasta nosotros y dijo: “Los judíos están atacando a las personas cerca de Tel Aviv, en la región de Yafa. Pronto ellos vendrán para nuestra área. Yo no les puedo proteger a ustedes, es mejor que se vayan a sus casas ahora.

Algo más temprano, unas 6 semanas antes, antes del fin del año escolar. Yo tenía por entonces cerca de 10 años y la distancia entre la escuela y mi casa era de 40 a 60 km, según cómo uno iba. Y la ruta para mi casa solía ser cortada por soldados sionistas, que iban en jeeps, los cuales, me acuerdo bien, tenían dos ametralladoras: una apuntando hacia adelante y la otra hacia atrás. Ellos iban a velocidades terribles en un área en que no tenían ninguna presencia física, con excepción de cuarteles con unos 30 soldados en ciertos lugares.

Ellos solían aterrorizar a los agricultores, ellos manejaban por las rutas y campos y disparaban en cualquiera a la vista.

Tengo un primo que era mayor que yo, en aquel entonces él tenía unos 20 años, y me dijo: “Vamos a volver a casa”. Y nos aconsejó que, si veíamos los jeeps, nos ocultáramos entre la maleza, que por entonces estaba bastante en evidencia, hasta que oyéramos el ruido de los jeeps marchándose. Y así hicimos.

En el camino, tuve que tirar mi mochila, mi ropa, mis libros, y tuvimos que caminar unos 40 km aterrorizados, como niños, por saber que a cualquier hora nos encontraríamos con los jeeps y ellos nos matarían. Cuando llegué a casa, mi madre estaba muy triste y me acuerdo que tuve que dormir por 2 días después de esa adversidad.

Tan sólo 2 semanas después, exactamente en la noche del 14 al 15 de mayo, nuestra casa fue nuevamente atacada por alrededor de 24 tanques, que vinieron para cortar la Franja de Gaza. Mi casa estaba cerca de la Franja de Gaza, pero no en la Franja de Gaza. Ellos vinieron para cortar la Franja de Gaza en dos.

Mis hermanos y mis primos tenían unas escopetas viejas y lograron detenerlos de las 10 de la noche hasta las 6 de la mañana siguiente, pero, por fin, no pudieron seguir resistiendo y los sionistas llegaron y derribaron nuestra casa, le echaron fuego, también derribaron la escuela, que mi padre había construido en 1920, era una escuela privada, era nuestro orgullo, puesto que mi padre la construyó con sus propios recursos en 1920, cuando él todavía no tenía hijos. Ellos también destruyeron lo que llamamos de bei-yara, que es un pozo, un pozo motorizado en donde bebemos y de donde sacamos el agua para nuestros jardines y plantaciones.

Y desde entonces he pasado muchos y muchos días y aun muchos años pesquisando en las bibliotecas europeas especialmente en Londres, pero también en París, en Alemania y en Estambul, tratando de reconstruir el rostro de aquel enemigo invisible para mí que ha destruido mi vida desde entonces, hasta el día de hoy.

¿Qué les hicimos a ellos? Yo jamás había visto a un judío en mi vida, yo nunca había visto a un soldado sionista en mi vida, y vengo intentando descubrir no sólo quiénes eran ellos, sino también los nombres de los oficiales que destruyeron mi vida.

Es importante notar que, por entonces, Gran Bretaña tenía casi 70.000 soldados en Palestina. Su mandato, que se extendería hasta el 15 de mayo de 1948, era para mantener la ley y el orden y para proteger a los civiles. Ellos fallaron miserablemente en sus obligaciones.

Mientras la limpieza étnica de Palestina iba ocurriendo, los sionistas estaban ocupados en anunciar al mundo la inminencia de un segundo holocausto. Los judíos estaban a punto de ser aplastados y tirados al mar.

Al mismo tiempo, en febrero de 1948, Ben-Gurion escribió a su ministro de relaciones exteriores: “Nosotros estamos en condiciones, no sólo de defender, sino de ocupar Palestina por entero. No tengo ninguna duda acerca de esto. Podemos enfrentar todas las fuerzas árabes”.

Confiados en su victoria, los sionistas declararon la independencia el 14 de mayo de 1948 y Ben-Gurion se tornó el primer Primer Ministro.

El 15 de mayo de 1948, 7 países árabes le declararon guerra a Israel e invadieron Palestina. En una declaración pública conjunta expusieron sus razones.

La agresión sionista en Palestina ha resultado en el éxodo de un cuarto de millón de sus habitantes árabes, y su busca por refugio en los países árabes vecinos.

En el comienzo de la guerra de 1948, las fuerzas árabes alcanzaban alrededor de 22.000 soldados. Los sionistas tenían 40.000 soldados. Los jordanos tenían un ejército que equilibraría las fuerzas. Sin embargo, el rey Abdalá decidió mantenerlo apartado. En vez de eso, decidió defender tan sólo las partes que quería anexar a Jordania: Jerusalén y Cisjordania.

[Profesor Charles Smith] Uno de los mitos de esa época es que teníamos un pequeño Israel, un pequeño sionista contra los palestinos. Y más tarde en la guerra, cuando los ejércitos árabes invadieron, pasó a ser David contra Goliat, ellos se enfrentaban a fuerzas poderosas, pero esto simplemente no era verdad, porque, aun así, Israel tenía muchas más tropas que los estados árabes, que tenían ejércitos muy pequeños. Entonces, esta es una de las cosas en las que mucha gente cree.

Cuando hubo la invasión de los ejércitos árabes, Egipto, Siria, había tropas de Irak, algunas saudíes, los libaneses contaban muy poco, y había los transjordanos, que se tornaría Jordania, que incluyó a Cisjordania después de 1948.

Cuando ellos invadieron, no había ninguna coordinación, pues nadie confiaba en el rey Abdalá de Transjordania porque él andaba en tratos con los sionistas. Ellos tenían un cierto pacto de no agresión, aunque varios historiadores israelíes lo nieguen, pero seguramente había negociaciones y acuerdos, y aunque los mapas indiquen que cuando hubo este ataque, hubo un ataque de Transjordania contra Israel, en realidad, no hubo ningún ataque, tan sólo mantuvieron sus posiciones en Cisjordania.

Donde hubo conflicto fue sobre Jerusalén. Los sionistas, que ya eran israelíes en 1948, cuando se confrontaban con los egipcios, por ejemplo, ellos no tenían que preocuparse con su retaguardia a causa de Transjordania, porque Transjordania no iba a atacarlos.

Mientras la guerra proseguía, los sionistas aumentaron sus operaciones de limpieza étnica. Aldeanos fueron expulsados en masa, y masacres ocurrieron en muchos lugares. Las aldeas de Hulla, Salyia y Basa fueron nada más que algunas de las que sufrieron tales atrocidades durante 1948. En cuanto los sionistas ocupaban una aldea que les ofreciera resistencia, separaban a todos los hombres de las listas que el sector de espionaje preparaba y, a criterio del comandante local, ellos serían fusilados o expulsados.

La mayor expulsión y masacre ocurrió en la aldea de Lydda-Ramleh. 50.000 personas fueron expulsadas de la ciudad en un solo día. El general encargado de la masacre y expulsión en Lydda-Ramleh era Yitzhak Rabin, quien más tarde se convertiría en Primer Ministro de Israel, ejerciendo dos mandatos.

En 1948, el Chicago Sunday Times relataba sobre tópicos israelíes: “Prácticamente, todo en el camino murió. Cadáveres acribillados yacen a las orillas de las rutas.”

El New York Herald Tribune escribió: “Cadáveres de hombres, mujeres y aun mismo de niños árabes fueron destrozados en razón del cruel ataque israelí”.

El London Economist relataba: “Los refugiados árabes eran sistemáticamente destituidos de todas sus pertenencias y entonces eran enviados a pie hacia la frontera”.

[Testimonio] Ellos nos querían expulsar y empezaron a disparar. Fuimos los últimos en salir. Nos sentamos en el piso allí afuera. Estaba lloviendo, en noviembre llueve muy fuerte. No queríamos abandonar la aldea. El ejército llegó. Yo te estoy contando lo que pasó con mi familia. Ellos nos pusieron a todos en una línea y nos querían fusilar. Mi madre gritó y les dijo que estábamos dispuestas a sentarnos allí afuera en la lluvia, pero que no les hicieran daño a los niños.

[Testimonio] Cuando la aldea fue capturada, ellos sólo encontraron a mujeres vieja escondidas entre las pajas. Y también había un muchacho con ellas. Tenía 16 años, Yaser Iluti. Su casa estaba en la región de al-Mansul. Cuando fue descubierto, al muchacho lo fusilaron.

[Testimonio] – ¿Cómo parecía estar la aldea cuando ustedes regresaron?
– Estaba vacía.
– Un caos. Te estoy diciendo. Nos alejamos de allí caminando.
De aquella calle allí, yo adentré una de las casas y vi cadáveres desparramados por el piso, y los perros se los estaban comiendo.
Vi el cadáver de un nene, y los perros se lo comían.
Mi tía vino detrás de mí gritando: ¿Tú tienes que ver eso? Vete ya hacia afuera.
Aquella visión se me ha reaparecido en mis pesadillas.

Los ejércitos árabes lograron ocupar varios asentamientos judíos remotos por algunos días. Ellos también atacaron exitosamente a convoyes militares, pero la victoria final, sin sorpresas, pertenece a los sionistas.

Conquistaron el 80% de Palestina, destruyeron 531 aldeas, 11 vecindarios urbanos y ciudades. Cerca de 750.000 palestinos sufrieron la limpieza étnica, y fueron forzados a dejar todo atrás, mientras trataban de salvar sus vidas. Sin embargo, la limpieza étnica no cesó en 1948; tan sólo cambió el engranaje.

En 1967, en la Guerra de los Seis días, Israel conquistó lo que quedaba de Palestina: Cisjordania y la Franja de Gaza. Ahora, los 20% restantes de Palestina, así como todos los palestinos, están bajo el control de los sionistas.

[Profesor Ilan Pappe] Fue realmente todo el espectro de las visiones sionistas, de la izquierda a la derecha, que estaba representado en el gobierno que tomó las decisiones más importantes sobre el futuro de Cisjordania y de la Franja de Gaza el 19 de junio de 1967. Y la decisión fue muy clara. En verdad, fueron tres decisiones en aquel momento, y, lamentablemente, no creo que mucha cosa haya cambiado.

La primera decisión fue que, a diferencia de 1948, el gobierno israelí no podía optar por la expulsión en masa de los palestinos de Cisjordania y de la Franja de Gaza. Para mí, al ver esos documentos, era una reafirmación, si yo necesitara una, de que la élite israelí estaba al tanto de la limpieza étnica que ella concretó en 1948, ya que en 1967 dijeron claramente: “No podremos hacer ahora lo que hicimos en 1948”.

Ellos dicen eso claramente en los documentos. Por lo tanto, no pueden expulsar. Esto no impidió que expulsaran cientos de miles de palestinos de Cisjordania y, especialmente, de la Franja de Gaza, pero no fue lo mismo que la limpieza étnica de 1948. No fue una expulsión en masa sistemática de personas del país, se trató de expulsión de “pacientes” según algunas consideraciones estratégicas diferentes del ejército israelí, que quería reducir el número de palestinos bajo el control de Israel.

Entonces, la primera decisión fue la de no continuar la limpieza étnica de Palestina de la misma manera como había sido cometida en 1948. La segunda decisión fue que, a diferencia de la Península de Sinaí y las Colinas de Golán, que Israel también había ocupado en 1967, diferentemente de esos dos territorios, que el gobierno de Israel en la época reconocía como perteneciendo a Egipto y Siria, Cisjordania y la Franja de Gaza eran parte de Israel para siempre.

Mantener estos territorios como parte de Israel, sin expulsar a las personas, y eso, lógicamente, los llevó a la tercera decisión: si es para mantener el territorio y no expulsar a los habitantes, ¿qué hacer con esas personas? ¿Hacerlas ciudadanos israelíes? ¿Anexar los territorios oficialmente a Israel?

La tercera decisión fue crear lo que, en mis palabras, sería una mega-prisión. Crear una inmensa e inhumana invención, que sólo la mentalidad sionista podría producir. La idea de encerrarlos en un régimen que es muy similar al concepto de una prisión, con todos los tipos de variaciones en el concepto de prisiones. Puede ser una prisión abierta. Quizá, si los internos se comportaran, ellos podrían salir para trabajar fuera, desde que volvieran a la prisión al final del día. Ellos podrían tener autonomía en la prisión, administrar sus vidas como quisieran, con la condición de que acepten las reglas generales. En caso de que decidieran resistir, el gobierno israelí la transformaría rápidamente en una prisión de alta seguridad, con todas las medidas punitivas que un director severo podría tomar contra los internos en tal situación.

Bajo la protección del ejército, y con la ayuda del gobierno, asentamientos israelíes fueron construidos en Cisjordania y en la Franja de Gaza. Hoy, ellos entrecruzan el territorio palestino y continúan extendiéndose. Algunos de ellos, como Ariel y Maalé Adumim, ya son considerados como ciudades.

El propósito de estos enclaves judíos es aislar y estrangular a las villas palestinas. Esto también se consigue a través de las carreteras exclusivamente para judíos, puestos de control militares y la confiscación de tierra.

[Profesor Jeff Halper] ¿Ustedes quieren un estado palestino? Un bantustán, pues tenemos que librarnos de la población palestina y, por lo tanto, no puede ser un estado viable. ¿Usted ve? Es de ahí de donde viene la idea de bantustán. Así que hay cuatro elementos como soporte para crear estos bantustanes.

Si mira en el mapa, y nosotros hasta tenemos mapas que muestran casi con exactitud las fronteras de esos bantustanes emergentes, uno son las áreas A y B, las áreas que fueron reservadas para los palestinos en Oslo, en el proceso de paz de Oslo. Y eso encierra ya a los palestinos en esas islas en cerca del 42% de Cisjordania.

Ahí, además de crear los contornos del Estado por las áreas A y B, Israel ha creado bloques de asentamientos masivos. 7 bloques de asentamientos, no tan sólo asentamientos individuales discretos, sino 7 bloques que se consolidan y que dividen aquellas áreas A y B en islas.

Creando corredores israelíes entre ellos y entonces esos asentamientos de bloques serán anexados a Israel.

Evolución de la posesión sionista de Palestina

Evolución de la posesión sionista de Palestina

En el final, Israel ocupará 90% del país y los palestinos quedarán con el 10%, en pequeñas islas. Esta es la idea. Este es el segundo elemento. El tercer elemento es la infraestructura. En otras palabras, Israel está creando, con el apoyo total de los Estados Unidos, un sistema de 3 mil millones de dólares de carreteras y vías expresas de enlace exclusivo en todos los territorios ocupados, lo que los conecta directamente a Israel propiamente.

Así, usted crea en el país, y buena parte ya ha sido hecha, una tela urbana, en la cual los bloques de asentamientos forman parte integral de las áreas metropolitanas de Israel. Un puente de autoestradas, en el cual las carreteras exclusivas y expresas de Cisjordania y Gaza se integran a Israel. Un sistema eléctrico, un sistema hídrico. Con eso se crea una situación concreta que hace imposible la separación de territorios significativos de Israel para la formación de un Estado palestino. Este es el tercer elemento.

Y el cuarto elemento es el muro que está siendo construido. El muro que se está construyendo, en Israel lo llaman la valla, porque en algunas partes es una valla masiva, pero cuando llega a las áreas palestinas populosas se torna un muro, es un muro dos veces más alto que el muro de Berlín. Un muro de hormigón de 8 metros de altura que físicamente crea condiciones reales de una prisión para poblaciones palestinas completas, como Tulkarem y Qalqilia, ciudades de 70 y 80 mil personas. El muro aparta cientos de miles de palestinos de sus tierras, de su agua… tiene impactos tremendos.

Lo que este muro de separación hace es fijar concretamente estos contornos, estas fronteras que habían sido creadas por los asentamientos en las áreas A y B. Es un sistema de 2 mil millones de dólares conectado a un sistema viario de 3 mil millones de dólares, conectado a no sé cuantos miles de millones de dólares de los asentamientos, todo elaborado para encerrar a los palestinos en pequeñas islas.

Los palestinos se alzaron contra la opresión israelí en dos rebeliones populares o Intifadas.

La primera comenzó en 1987 y terminó en 1993. Los palestinos tuvieron que aguantar la opresión israelí, asesinatos extrajudiciales, detenciones en masa, demolición de hogares, deportaciones y confiscación de tierras. Ellos no podían aguantar el muy bien preparado ejército israelí.

Más de 1.100 palestinos fueron muertos en la revuelta y muchos más fueron presos o expulsados.

La primera Intifada fue ganada por el gobierno israelí con tanta brutalidad que la ONU condenó a Israel por violar las convenciones de Ginebra. Pero, la Intifada tuvo el éxito de llamar la atención del mundo para el caso palestino. También ha presagiado el camino esquizofrénico que la resistencia palestina trillaría de ahí en adelante. Mientras demostraciones pacíficas eran realizadas, hombres bombas suicidas entraban en Israel y se explotaban en autobuses llenos de gente.

La segunda Intifada empezó en el 2000 y sigue hasta hoy. Hasta ahora ya ha resultado en la muerte de más de 5.300 palestinos y más de 1.000 israelíes. Mientras se estaba desarrollando, la única elección verdaderamente democrática en todo el mundo árabe ocurrió en Cisjordania y la Franja de Gaza.

[TV] El décimo gobierno palestino encabezado por el Primer Ministro Palestino, el hermano Ismail Haniya, ha ganado la mayoría absoluta de los votos de los miembros del Consejo Legislativo.

Frustrados con su gobierno corrupto e inepto, los palestinos votaron en el partido radical fundamentalista islámico Hamás. La victoria electoral de Hamás ha sido usada por Israel para instigar un embargo mundial contra los palestinos. También en aquel momento, 10.000 colonos judíos fueron evacuados de la Franja de Gaza. Después de la evacuación, la franja fue herméticamente cerrada y transformada en la más grande prisión del planeta.

Israel controla todos los accesos marítimos, terrestres y aéreos a Gaza y regularmente corta todos los avastecimientos de comida, agua y energía para Gaza como manera de castigar a la población por su desafío.

En respuesta a los bombardeos por aviones F-16 y a los asesinatos planeados con los helicópteros Apache, los palestinos dispararon cohetes caseros sobre los asentamientos israelíes.

[Profesor Ilan Pappe] La elite política y militar de Israel desde 1967 hasta 2008 se ha aferrado a la misma decisión estratégica sobre los territorios ocupados, que esta área no puede ser anexada a Israel mientras tenga una población palestina numerosa. Esto no ha cambiado, esta sigue siendo la posición de Israel en lo que atañe a estas dos áreas de Palestina, Cisjordania y la Franja de Gaza.

Segundo, que los palestinos podrían, en la mejor de las hipótesis, tener un concepto de prisión abierta que hasta podría llamarse de estado, todo bien, desde que acepten un control total de Israel en sus vidas, por medio de una burocracia que administre todos los aspectos de su existencia, en la cual la principal moneda de intercambio, la principal tarjeta de negocios, es la colaboración con la burocracia para poder abrir un kiosco, un comercio, ir a la universidad, ser nombrado como profesor, viajar al exterior, mudarse de una aldea a otra. Esta es la fórmula principal. Esto fue decidido ya en 1967. No es como la gente oye hoy que “estas son medidas israelíes para enfrentar los ataques terroristas palestinos o a la violencia”. Es espantoso como los documentos históricos muestran que todas estas supuestas acciones de retaliación de Israel fueron decisiones israelíes, contra las cuales los palestinos han actuado en represalia, y no lo contrario.

Esto incluye el muro. El muro ya había sido decidido en 1967. El muro no ha sido levantado como reacción a los atentados suicidas, el muro ha sido una consecuencia natural del concepto de mega-prisión. En cuanto quedó claro que los palestinos en su mayoría no están felices con esta mega-prisión, aunque hayan tardado 20 años en demostrar esto, no importa. Pero quedó muy claro.

En este segundo aspecto, la política de Israel es la de mantener y perfeccionar esta mega-prisión y lo inevitable ha ocurrido: realmente se parece a una prisión. No parecía una prisión en 1967. Los burócratas realmente se han tornado guarda-cárceles.

Y por fin, y con eso yo concluyo, quizá el más grande éxito de Israel, que espero que este encuentro y otros lo lleven al fracaso, pero todavía no es un fracaso, el gran éxito es que 41 años después estas políticas de Israel no son conocidas, definitivamente el hecho de que fueron tomadas en 1967 y no han cambiado, esto no es conocido, y que las mentiras de Israel, para mí muy simplistas y nada sofisticadas, mentiras muy transparentes sobre lo que están haciendo que cualquier persona inteligente podría fácilmente descifrar y exponer lo que son, siguen siendo repetidas por los grandes medios de Occidente, incluso por The Guardian, por las grandes cadenas de televisión, incluso por la BBC, ITV, Sky News, o sea la que sea, y son aceptadas por todas las élites políticas occidentales, incluso, por supuesto, por el gobierno británico.

Actualmente, Israel sigue robando la tierra de los palestinos, para construir más y más asentamientos.

El muro de seguridad que Israel ha levantado es instrumental para esto, al encerrar una gran porción de las tierras más fértiles de Cisjordania, tres millones y medio de palestinos viven como verdaderos prisioneros. A los ojos del estado de Israel, ellos no tienen ninguno de los derechos humanos básicos.

Israel secuestra y prende palestinos diariamente. Hay más de 10.000 palestinos en las prisiones israelíes. Hombres, mujeres y niños son asesinados casi a diario por oponerse a la ocupación.

El estado de Israel, con su ideología sionista, no va detenerse hasta que el último palestino que vive en Palestina sea expulsado, preso, controlado, o muerto.

Los palestinos que viven en Israel son tratados como ciudadanos de segunda clase. Están excluidos de la sociedad y subyugados por una política racista.

[Habitante palestino-israelí] Ahora empezamos a ver el asentamiento. Este será el comienzo del nuevo asentamiento. Le han dado el nombre de Kidmat Zion, que es un nombre bien religioso. Va a absorber cerca de 250 unidades residenciales, lo que quiere decir nada menos que 15.000 nuevos colonos. Los colonos que vienen para aquí son miembros del movimiento ideológico fanático llamado Gush Emunim, entonces… estos son nuestros nuevos vecinos, los colonos ideológicos fanáticos, y usted puede notar que ellos tienen no solo el ejército para protegerlos, para apoyarlos, también tienen agentes de seguridad especiales que están sentados en el techo de sus casas…

A veces, cuando las mujeres salen para tirar la basura, ellas llevan un agente delante y otro detrás. Cuando la mujer y los niños están saliendo del local, un agente de seguridad va delante y otro detrás. Y esos agentes no son pagados por el gobierno, sino que con mis impuestos como contribuyente, porque estas son compañías de seguridad privadas, por eso son pagadas con mis impuestos, por pedido especial basado en necesidades de seguridad, y, por supuesto, las necesidades de seguridad no son para protegerme a mí como contribuyente, sino que para proteger a los colonos ilegales que están mudándose para mi tierra y contra mi voluntad. Y esta es la realidad controversial que vivimos aquí.

Estas no son las únicas tierras que han sido confiscadas. Detrás de la montaña hay una vasta mayoría de tierras que pertenece a gente de Abu Dis, pero, de la noche a la mañana, la gente recibe la notificación de que el área ha sido confiscada por razones de seguridad. Ellos no permiten que caminemos por aquí, los agentes de seguridad van a seguirnos, pero me gustaría llevarlo para ver como el muro va zigzagueando. Los palestinos para fuera, los israelíes y la tierra vacía hacia adentro, para que puedan agarrar toda esta tierra desocupada y construir un nuevo asentamiento.

La gran imagen de Jerusalén, que la prensa de Israel siquiera está ocultando, es la cuestión de la región metropolitana de Jerusalén, el Plan Maestro 2020, para el área metropolitana de Jerusalén, donde, siguiendo la ruta del muro, va lanzando urbanizaciones palestinas hacia afuera, y trayendo asentamientos israelíes ilegales para dentro del área metropolitana de Jerusalén. Por ejemplo, usted puede ver como Abu Dis está adyacente a Jerusalén, se puede ir caminando. En cinco minutos estaríamos en Jerusalén, esto es Jerusalén. Internacionalmente, históricamente, esto es Jerusalén. Pero Abu Dis, con su concentración poblacional palestina, está fuera del Plan Maestro para Jerusalén, mientras que el asentamiento de Maalé Adumim, que ha sido construido en tierras de Abu Dis, y está a 5 km de aquí, está dentro del Plan Maestro de Jerusalén, por causa de su mayoría judía, o de su existencia judía.

Lo mismo para el área de Belén. Belén, la ciudad de Jesús, está fuera del área metropolitana de Jerusalén, aunque esté a sólo 12 km en coche, como unos 12 minutos del centro de Belén al centro de Jerusalén, pero como es área de concentración de población palestina, está fuera del área metropolitana de Jerusalén. Ya el bloque de asentamientos de Gush Etzion, que queda a 20 km de Jerusalén, está en la Jerusalén metropolitana por causa de su población judía.

O sea, esto de la región metropolitana de Jerusalén es puro racismo, apartheid, o como sea que quiera llamarlo. Judíos hacia dentro, palestinos hacia fuera. Este es el panorama mayor, el panorama interno son los judíos israelíes fanáticos con los cuales tenemos que lidiar.

Hay fanáticos en el terreno, fanáticos en nivel de decisión… Dígame usted cuál es la salida.

En general, la oposición palestina toma las formas de manifestaciones pacíficas no violentas, como en las aldeas de Bilin y Niyalin. Pero, a veces, también toma la forma de ataques suicidas, cuando jóvenes desesperados, sintiendo que ya no tienen razones para vivir, se explotan en ciudades israelíes.

No hay ninguna oposición al sionismo en Israel. Hay sólo grupos pequeños e insignificantes que permanecen casi que invisibles e ignorados en la sociedad israelí y enfocan casi que solamente la ocupación de Cisjordania y el bloqueo de Gaza. Ninguna de las organizaciones por la paz existentes en Israel está interesada o preocupada con las causas reales del conflicto.

Uno de los mayores grupos de oposición está compuesto por cerca de 50 anarquistas, la mayoría de los cuales todavía frecuenta la escuela secundaria. Participan de demostraciones palestinas pacíficas en aldeas de Cisjordania y terminan jugando al gato y ratón con los soldados persiguiéndolos por las colinas.

Otro grupo, Gush Shalom, está compuesto principalmente de ciudadanos mayores. Así como los Combatientes por La Paz, y algunos otros pequeños grupos, Gush Shalom no está en contra de las políticas sionistas como un todo, sólo protestan específicamente contra la ocupación de Cisjordania y el bloqueo de Gaza.

En esta situación, es imposible evaluar lo que hay de positivo en el impacto de estos grupos izquierdistas. Al fin, su propia existencia acaba por convencer a muchos israelíes y al mundo de que Israel es un Estado abierto, libre y democrático.

La discusión real y desesperadamente necesaria sobre el destino final de los palestinos simplemente no existe.

Todos los partidos del parlamento israelí de la derecha a la izquierda, son sionistas. En la sociedad israelí y, de modo creciente, también en el exterior, sólo está permitido cuestionar la ocupación de Cisjordania y el bloqueo de Gaza. Cualquiera que cuestione la ocupación de Palestina y la catástrofe que los sionistas les causaron a los palestinos sufre el ostracismo, es silenciado, llamado de antisemita o, en el caso de que sea judío, de un judío que odia a si mismo.

[Activista israelí] No creo que se pueda implementar un derecho de retorno completo para todos los palestinos que quieran volver y todavía mantener la integridad del estado de Israel como un estado judío democrático, como a nosotros en Israel nos gustaría tener. Así que pienso que tendremos que buscar un arreglo en la cuestión del derecho de retorno, un acuerdo que tanto reconozca el sufrimiento y ofrezca algún tipo de compensación y ayude a los refugiados palestinos a integrarse en los países donde ellos hoy están y aceptar la vuelta de algunos a Israel, pero esto también debe ser implementado en un nivel que Israel pueda aguantar y mantenerse como Israel, y no como el estado de los refugiados palestinos.

[Otro activista israelí] Yo no tengo miedo cuando sea llamado para la guerra si los palestinos intentan atacar mi país… yo voy a defender a mi país, así como defiendo mi país contra los egipcios, contra los sirios, contra Hezbollah, o contra cualquier otro. No creo que debiera ser esa nuestra preocupación cuando evaluamos si debemos o no salir de los territorios porque, como ya les he explicado, cada minuto que estamos en los territorios es malo para Israel, está exponiendo a Israel a más ataques terroristas y las fuerzas de defensa de Israel no han sido creadas para luchar contra ataques terroristas, han sido creadas para luchar contra países.

[Alan Hart, reportero de la BBC/ITN] Grupos activistas en cualquier lugar, de cualquier creencia o de ninguna, que se movilizan por la justicia y por la paz, deben hacerse algunas preguntas incómodas, sobre cuánto ellos han sido realmente efectivos y, más específicamente, ¿qué deben hacer para que sean más eficaces? A mi entender, hay dos realidades políticas que encarar. La primera es que el sionismo no está interesado, y nunca estuvo interesado en tener paz bajo ninguna condición, lo que la aplastante mayoría de los palestinos y la mayoría de los musulmanes aceptarían.

La segunda es que los gobiernos de los principales países occidentales nunca, jamás, nunca, jamás, van a usar los instrumentos de que disponen para llamar la atención del estado sionista y responsabilizarlo por sus crímenes, a menos que a menos que sean forzados por la opinión pública informal a hacer esto por medio de manifestaciones de democracia y acción.

Mientras estoy aquí en esta plataforma, en noviembre de 2006, y creo que vale repetir, los problemas que afectan el grueso del mundo judío-cristiano es que los ciudadanos de las naciones, hablando en general, están muy desinformados debido a la manipulación. En realidad, ellos no están simplemente poco informados, están mal informados, condicionados, podríamos decirlo, con el cerebro lavado para aceptar la versión de la historia, como ya ha sido mencionado, que sencillamente no es la verdadera. Y eso pasa, en gran parte, porque los medios más poderosos, así como casi todos los políticos, se muestran aterrorizados de ofender al sionismo.

Lo que ocurre es que los gobiernos tienen que ser presionados para que hagan lo que es necesario para poner fin al conflicto en y sobre Palestina. Los ciudadanos de las naciones deben tener la posibilidad de participar en un debate honesto y bien informado para hacer que la democracia trabaje para la justicia y la paz.

Según lo que creo, hay una primera condición absoluta, es la liberación de los ciudadanos de las naciones occidentales, liberación de la tiranía de la propaganda mentirosa del sionismo, con las cuales el primer boceto de la historia judío-cristiana ha sido contaminado.

La buena noticia es que las herramientas para hacer posible esa liberación ya están disponibles. Son libros que exponen la versión sionista de la historia como la propaganda absurda que es. La esencia central de esa basura es que no hubo ninguna limpieza étnica en Palestina, la alegación de que Israel está en riesgo de ser aniquilado, con el lanzamiento al mar de sus judíos, y que Israel no tiene ningún socio, palestino o árabe, con quien negociar la paz.

La existencia de Israel nunca, jamás, ha estado en peligro, por ninguna combinación de fuerzas militares árabes. Y que el sionismo es esencial para el país ha sido la cobertura que le ha permitido a Israel salirse con la suya de donde más importaba y presentar su agresión como si fuera autodefensa, como si fuera la víctima, siendo que, en verdad, fue y es el opresor.

En cuanto al racismo, no hay diferencias entre el apartheid de Sudáfrica y el sionismo de Israel. Sin embargo, los sionistas tienen un arma de las más poderosas que no estaba disponible para el apartheid de África del Sur, mayor que los aviones F-16, que los tanques y los mísiles nucleares juntos. Se llama “el holocausto”.

El holocausto les permite a los sionistas manipular la opinión pública mundial y sofocar cualquier discusión abierta posible. Es sencillamente su capital más valioso. Hoy, ser antisionista es tergiversado como si fuera ser antisemita y por ser antisemita se puede ir a la cárcel en Europa.

[Profesor Jeff Halper] Todo esto está ocurriendo delante de nuestros ojos y aun así Israel logra evadirse de las consecuencias. ¿Cómo es posible? Sudáfrica no podría salirse con la suya, todos andan criticando a China por su opresión. ¿Cómo puede Israel librarse de las críticas? Y este es uno de los problemas reales que tenemos.

Una de las razones, por supuesto, es a causa de los medios, que intentan parecerse imparciales, pero son pro-israelíes. El sionismo tiene una credibilidad, la idea de que Israel es un estado judío tiene una credibilidad, lo que nunca tuvo el apartheid de Sudáfrica. Los cristianos que son críticos tienen miedo a hablar claramente porque tienen miedo de que les cuelguen el sambenito de antisemitas. Así que hay muy poca crítica a Israel en los medios, en parte es porque, de hecho, les creemos a los judíos.

El mundo no judío se siente culpado por el holocausto, se siente culpado acerca de la discriminación a los judíos, etc. Esto es usado políticamente de una manera muy eficaz, de una manera muy cínica. Yo reconozco que es muy duro hablar esto, pero creo que es la verdad. Esto es visto como una muy útil herramienta de RP (Relaciones Públicas), la manera como el gobierno juega con el sentimiento de culpa de Europa por el holocausto.

Eso de que “Ustedes no nos pueden criticar. Vean lo que han hecho con nosotros”, eso amedrenta a los no judíos y pone fin a la discusión, es muy eficaz.

Israel está dispuesto, en beneficio de sus RP, y para silenciar a sus críticos, Israel está dispuesto a vender las víctimas del holocausto. En beneficio de sus RP y para silenciar a sus críticos, Israel está dispuesto a vender las víctimas del holocausto.

El hecho triste es que aquellos 6 millones de judíos que murieron por causa de una ideología racista y fascista están siendo cínicamente usados actualmente para justificar y apoyar una otra ideología racista y fascista. Como la mayor parte de mi familia, de ambos lados, estuvo entre las víctimas del holocausto, yo le niego mi permiso al gobierno de Israel y a los sionistas por todo el mundo de seguir usando sus muertes de manera tan repugnante.

Usted solo tiene que saber lo que puede hacer. Insista para que su gobierno desafíe a Israel y a la ideología racista y fascista del sionismo.

Yo he hecho este documental para que ustedes no puedan decir en el futuro: “Nosotros no lo sabíamos”. Ahora, ustedes ya lo saben y pueden actuar.

También hice este documental porque tengo una enorme deuda con los palestinos. Una parte de la deuda es simplemente por haber crecido en Israel; suena algo abstracto decir que crecí en la tierra de otro. Es más directo decir que crecí en un bloque de departamentos en un suburbio construido donde antes había un lindo bosque de oliveras y naranjos. No tengo ninguna idea de lo que ha pasado con los dueños de aquellos bosques, pero, si están vivos, seguramente viven en el exilio, o en condiciones terribles en un campo de refugiados.

Otra parte de mi deuda es por haber participado activamente en la ocupación como paracaidista y soldado de la reserva. En Israel, cerca del 5% de la población sirven como soldados de la reserva, y con excepción de los soldados profesionales, ellos son los únicos israelíes que logran ver de primera mano lo que de hecho ocurre en los territorios ocupados. Los demás israelíes solo ven por televisión los clips editados por el ejército.

Por formar parte de esos 5%, he visto la ocupación de cerca. Nunca participaría en ello nuevamente, aunque significara ir a la cárcel por deserción.

[Alan Hart, reportero de la BBC/ITN] La principal defensa del sionismo no es el dinero, no es el poderío militar, sino el muro de propaganda mentirosa. Si uno o dos de los principales ladrillos de este muro se caen, todo el edificio podrá colapsar más rápido de lo cualquiera de nosotros pudiera imaginar. Pero, para esto, sin embargo, y estas son mis últimas palabras, tenemos que reconocer que nuestra hora ha llegado. Ustedes ya han visto este verso antes en algún lugar, yo creo. Nuestra hora ha llegado, porque la verdad histórica realmente hace que las mentiras sean vulnerables.

Y esto quiere decir que el sionismo puede ser exitosamente cambiado, detenido y derrotado.

Gracias.

Anuncios

Publicado el 21/10/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: