Chamanes en la niebla

Chamanes en la niebla
Juan José Revenga / Intiwatana Producciones
30 min
2006 (¿?)

La capital de la Amazonía, punto de partida de cualquier aventurero que desee recorrer estos lares, es la ciudad flotante de Iquitos, en Perú.

… nos dirigimos al mercado de la brujería, en el corazón de la ciudad de Iquitos. Este lugar sin igual permite adquirir cualquier artículo o elemento para realizar ceremonias de ocultismo y magia, y además se asegura que éstos funcionan.

Las bebidas milagrosas se mezclan con plantas sagradas de la selva a las que, entre otras cualidades, se les atribuye la capacidad de curar a las personas, cosa que llevan haciendo desde hace cientos de años.

En este enclave se vende, seguro que sin ser conscientes de ello, la farmacopea más importante del mundo. La sabiduría de magos y brujos está al alcance de cualquier iniciado, y por supuesto de los grandes laboratorios farmacéuticos que están acabando con un legado antropológico y medicinal sin parangón.

La uña de gato, la terrible ayahuasca, las pócimas secretas, todo ello comparte su lugar junto a los remedios más esperpénticos o medicinas de sonoros nombres como el famoso RC o rompecalzones, que se vende como potenciador sexual.

Pero al margen fantasías o leyendas de los pacientes, lo cierto es que alguna fuerza deben tener estos remedios, pues año tras año, las multinacionales farmacéuticas del mundo no cesan de enviar comisionados a investigar el poder y propiedades de estas plantas amazónicas, intentando en todo momento, registrarlas.

Qué duda cabe que la planta más poderosa de esta parte del planeta es la conocida ayahuasca, y su poder se hace presente en las ceremonias que se ofician por estos lares. La soga del muerto es reina de las plantas sagradas, y es temida tanto por los neófitos como por los expertos en la ingestión de otras plantas alucinógenas.

Y es que la ayahuasca debe administrarse en pequeñas dosis, siendo importantísimo el lugar de poder donde sea ingerida, en el centro de la jungla, y la persona que dirija el ritual, pues en el arduo camino que se abre, flirteamos con la vida y con la muerte. No en vano un error o una mala dirección en dicho periplo puede dejarnos colgados en el otro lado sin posibilidad de regresar.

Los cánticos e ícaros, pequeños demonios, son centenarios. Los asistentes toman el bebedizo e inmediatamente pasan a otra dimensión, esa dimensión de lo mágico, de lo oculto. En suma, allí donde el ser humano no tiene el control sobre sí mismo ni sobre su mente. Allí donde el mando es tomado por los poderes invisibles.

En este rito se fusionan la cruz cristiana junto al ceremonial indígena. Incluso en un momento determinado el chamán nos asegura que Cristo nos protegerá en el viaje.

Las alucinaciones empiezan y en esos instantes, unas especies de enormes boas, quieren abrazarnos. Vienen, en definitiva, a nuestro encuentro.

Son visiones en 3 dimensiones de indígenas que nos invitan a viajar en su pequeño cayuco o canoa de la selva. Las experiencias extracorpóreas, o los episodios de terror, son reales y se manifiestan durante la ceremonia.

Cualquier experto de la selva suele asegurar que cuando veas un gran animal en la espesura hay que ser cauto, porque él te ha visto a ti primero. Sin embargo aquí el peligro no suelen ser las grandes bestias. La vida pende de un hilo si sufrimos el ataque de pequeños bichejos cuyo poder letal es terrible. Son los insectos y los arácnidos, que pueden convertir una expedición en la selva en la peor de las torturas, además de ser portadores de terribles enfermedades o de venenos que si no nos matan pueden tenernos varios días sufriendo en la jungla, con el evidente peligro que conlleva permanecer inmóvil es una de las selvas más inhóspitas de la selva.

Los seres humanos que consiguen adaptarse a esta vida, dicen ser las personas más felices de la Tierra.

Estos conocimientos permanecen inalterables en un mundo cada vez más limitado, pues cada año sus territorios de caza y de existencia son más pequeños, viéndose reducidos a la mitad en las últimas dos generaciones.

Los boras, además, fueron la etnia más perseguida en la época del caucho. Los empleados de las grandes caucherías remontaban los ríos capturando a los indígenas para obligarlos a trabajar de esclavos en las enormes plantaciones. El desastre ecológico y antropológico estaba servido.

La Amazonía está plagada de leyendas, y todas tienen una explicación más o menos lógica. Una de ellas es la de los indígenas yaguas. En las crónicas de indias se narraba que unas mujeres vestidas con largas faldas de fibra disparaban flechas desde la ribera de los ríos a los soldados españoles que viajaban en sus barcos. Éstas fueron llamadas amazonas, pero tras las mismas estaban los fieros guerreros yaguas con su vestimenta particular.

No obstante, esta confusión, dio nombre al majestuoso río.

Por otro lado, el chamanismo y el curanderismo, nacieron en la remota región de Siberia, pero su máximo esplendor y cúmulo de conocimiento, se halla aquí, en la cuenca amazónica.

Los indígenas no son ignorantes, son personas muy avanzadas en el estudio de la medicina natural y el control de las energías, como por ejemplo las piedras de poder, totalmente desconocidas para culturas más civilizadas como la nuestra. Y es que aunque no podamos comprender sus mecanismos, lo cierto es que estas experiencias están cargadas de verdad, de magia y de momentos extremos.

En definitiva queda patente que existe un mundo oculto que no podemos dominar y que debemos de respetar, pues tal es la forma de seguir salvaguardando su realidad y su eterno misterio.

Anuncios

Publicado el 17/10/2013 en Píldoras. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: