Amish. Un viaje en el tiempo

Amish. Un viaje en el tiempo
Callejeros Viajeros
50 min
2013

A 200 km de Chicago, Illinois, se encuentra Arcola, un pueblo de 3.000 habitantes y el lugar donde reside uno de los 22 asentamientos amish de todo EEUU.

En Arcola los amish no utilizan electricidad.

Los amish son un grupo cristiano procedente de Suiza y de Alemania en el siglo XVII. La mayor parte de ellos vive en EEUU y Canadá y son conocidos por su estilo de vida sencillo, vestimenta tradicional y por rechazar el uso de la tecnología.

La familia es muy importante para la cultura amish. No les gusta que les tomen fotos, vídeos, nada, porque es en contra de su religión.

Los amish hablan un dialecto del alemán llamado Deitsch o alemán de Pensilvania.

“Creemos en tener todos los hijos que Dios nos quiera dar. Sin usar métodos anticonceptivos.”

El 60% de los amish de Arcola se dedica a la fabricación de muebles, piezas muy preciadas en EEUU y confeccionadas artesanalmente.

Para los amish “inglés” es toda aquella persona que no practica su religión.

No pagan impuestos ni seguridad social.

Tienen gallinas, caballos y cabras. No son vegetarianos.

Los amish sólo utilizan el coche de caballos -los “buggy”- que data de los siglos XVII y XVIII. “Cada comunidad tiene un tipo de carro.” Antes de ir al colegio los niños ya saben llevar estos carruajes.

“Se trasladaron sobretodo a la zona de Transilvania, pero por la zona del sur de Illinois u Ohio hay bastantes. Son comunidades pequeñas, como de 100 familias y siguen el Nuevo Testamento.

Los anabaptistas, de la iglesia menonita, son una variedad de amish pero son urbanos, creen en la tecnología pero siguen creyendo en la simplicidad, la tranquilidad, la paz, el respeto…

Consideran que el uso de coches, el uso de tecnología, hace que la familia esté muy separada.”

En la cultura amish todos aprenden a ayudar en la casa.

A los 14 años dejan de ir al colegio.

La iglesia es la que les dice qué corte de pelo es aceptable.

… no hay botones, hasta que tienen 10 años los botones están por detrás. Después de esa edad se pueden usar el vestido con la abertura por delante.

La Biblia dice que es la cabeza de la casa y está debajo de Cristo. La mujer está debajo del hombre y en señal de respecto se cubren su cabello.

Los amish elaboran su ropa de forma artesanal como marca la tradición.

Las mujeres solteras se ponen un delantal blanco con su vestido. Las mujeres casadas se ponen el delantal igual que el vestido.

Los amish se dedican a la agricultura y se abastecen de los cultivan.

Cuando te casas empiezas a dejar crecer la barba pero sin bigote.

Los amish no tienen seguros, ni asistencia social y tampoco realizan el servicio militar.

A la edad de 16 años pueden decidir dejar de ser amish.

En la iglesia los hombres están en un lado y las mujeres en otro.

Cuando se van casando los hijos, los padres les van dando un pedazo de su tierra para que hagan su casa.

Los amish tienen mucho dinero. No gastan en muchas cosas que nosotros gastamos.

Rumspringa, palabra alemana que quiere decir “corriendo”. Cuando tienen 16 años empieza ese momento de conocer más la vida, se les da esa oportunidad.

Cualquier persona puede salir de la comunidad amish sin consecuencias negativas.

Los amish piensan que para llegar al cielo tienes que ser de su religión y ellos hacen tantas reglas para su gente para tenerlos “encerrados”.

“Tenemos que vestir de manera modesta.”

En la cultura amish no existe el divorcio pero se pueden volver a casar.

Los amish rechazan los exámenes genéticos durante el embarazo.

No hay ninguna regla en contra de la medicina, los doctores.

Los amish comen lo que ellos mismos cultivan y reniegan de los productos elaborados de manera artificial.

Los amish normalmente tienen hijos a los 18 años y a los 20 ya se casan.

Existen varios tipos de amish: los más estrictos, que evitan cualquier uso de la tecnología, y otro grupo que utiliza electrodomésticos y coches a motor, llamados los beachy amish. Ellos también creen en los valores de este grupo cristiano pero viven de manera diferente.

Los amish que abandonan la tradición siguen viviendo cerca de sus familias.

No pueden beber alcohol.

Anuncios

Publicado el 03/10/2013 en Píldoras. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: