Acceso Secreto. El Vaticano

Acceso Secreto. El Vaticano
Canal Historia
85 min
2011

A pesar que el papa viaja en primera, el no posee una línea aérea. Esta es una unidad chárter italiana. Se sacaron algunos asientos, para dar más espacio a las piernas del papa. Por otro lado, la seguridad es una preocupación menor, si tienes dos jets de guerra, que te acompañan de regreso a casa.

Tan pronto como aterriza en Roma, el ejército italiano lo lleva a casa. Lo llevan en vuelo sobre las carreteras romanas hasta su hogar en el Vaticano.

Sus escasas 40 hectáreas, hacen que quepan 8 vaticanos en el Central Park de New York. A pesar que es el país más pequeño en el mundo, detrás de sus paredes se encuentran los más celosos secretos de la historia. Los que son bien preservados en los archivos secretos del Vaticano.

Por centurias, las bóvedas secretas del Vaticano han sido objetos de especulación y teorías conspirativas. Algunos piensan que contienen objetos de valor, robados de Jerusalén durante las Cruzadas. Otros creen que contienen documentos que revelan que el vaticano hizo la vista gorda ante los nazis. Y el escritor Dan Brown especuló públicamente, que los registros podrían contener evidencia de que Jesús tuvo un hijo.

Los archivos secretos están ocultos a simple vista, la entrada sin carteles está aquí junto a la playa de estacionamiento del personal, al lado de la biblioteca. Justo debajo de este estacionamiento hay un enorme búnker subterráneo de dos plantas. Sólo los archivistas son autorizados a entrar en la bóveda de los archivos.

Luca Carboni, curador del archivo, nos dio un acceso excepcional a esta monumental colección de documentos históricos. Aquí en el bunker, hay más de 80 Km. de estantería, centenares de bien resguardados documentos históricos, correspondencia de familias reales, cartas privadas y notas secretas. Aquí estamos en uno de los 5 diferentes depósitos del archivo secreto del Vaticano.

Como norma los archivos secretos no dan a conocer ningún documento relacionado con un papa hasta 75 años después de su muerte.

Pero los visitantes no saben que oculto debajo del templo de Dios, se encuentra la ciudad de los muertos. La colina del Vaticano fue un cementerio. La cultura original de Roma, fue la cultura Etrusca. Ellos tenían una deidad Vanth, diosa de la muerte. Diosa del inframundo. Ella vivía en la Colina del Vaticano. Es un buen nombre para un cementerio. Hoy día, la Basílica de San Pedro se alza sobre aquel antiguo cementerio. Ahí se encuentran algunas de las más sagradas imágenes de la fe católica.

Directamente debajo del domo de Miguel Ángel, se encuentra la entrada a un laberinto de corredores, donde las cámaras están habitualmente prohibidas. Esto nos conduce a quizás el más valioso tesoro del Vaticano.

Estamos en el centro de la basílica. Debajo del baldaquino de Bernini y debajo del domo de Miguel Ángel. Aquí se puede ver el típico ícono de Pedro, la cruz invertida.

La historia de esta gran basílica empieza en el año 64 AC, cuando el emperador loco, Nerón prendió fuego a toda una barriada, para hacer lugar para su nuevo palacio. El fuego se descontroló y casi destruyó a toda Roma. Nerón necesitaba un chivo expiatorio. Un culto floreciente, llamado Cristianismo, dirigido por el Apóstol Pedro, fue el blanco perfecto.

Pedro era un extranjero, porque él era cristiano, En aquel tiempo, a comienzos de imperio romano, él fue considerado un traidor. Era culpable de traición. Eso era un crimen. Nerón juntó a los cristianos y los ejecutó en público, incluyendo a Pedro, su líder de 64 años, el primer discípulo de Jesucristo. De acuerdo con la leyenda, Pedro pidió ser crucificado con la cabeza para abajo. No se sentía suficientemente digno de morir como su salvador. Pedro fue sepultado en una tumba poca profunda en la colina del Vaticano.

Por centurias el lugar de su tumba permaneció desconocido. En el siglo IV, el Cristianismo era cosa normal. Tal es así que, el emperador romano Constantino construyó una nueva iglesia en la Colina del Vaticano. Aunque el lugar exacto de la tumba de Pedro permanecía desconocido, la iglesia fue construida donde se creía, que descansaban sus huesos.

Constantino fue al lugar donde las leyendas locales le dijeron que vaya y construyó la primera basílica de San Pedro. ¿No es inteligente construir un memorial perpetuo porque el populacho ignorante decía que ahí estaba Pedro?

En el siglo XVI el papado se transformó en rico y poderoso y empezó la construcción de una nueva iglesia acorde con su influencia. La nueva basílica de San Pedro es una obra maestra del Renacimiento, que todavía permanece al tope de la basílica original la que todavía se considera como el lugar de la tumba de San Pedro. La tumba de Pedro fue la razón por la cual se construyó la basílica.

Este es el cofre donde se custodia el tesoro de la basílica. El tesoro encontrado aquí no fue ni oro ni plata, pero algo mucho más valioso, que todavía permanece enterrado debajo del altar de la capilla. Fue aquí donde en 1939 se hizo un descubrimiento sorprendente, bajo el papado de Pío XII. Cuando los obreros estaban cavando el piso para hacer espacio para la tumba de Pío XI, encontraron una piedra antigua con inscripciones misteriosas y luego huesos. Por décadas los arqueólogos del Vaticano cavaron en secreto debajo del antiguo piso de la basílica. Lo que encontraron, fue increíble.

Justo en el medio de la nave de la basílica de San Pedro, había un cementerio que permanecía ahí desde los tiempos de Cristo. A través de un pasaje situado al lado de la Capilla Clementina.

El Cardenal Comastri nos permite tener una rara vista de este laberinto hasta hace poco secreto, que recorre las antiguas catacumbas. Ahora podemos observar de cerca los resultados de las excavaciones ordenadas por Pío XII. 10 metros debajo del Altar de San Pedro los arqueólogos encontraron un nicho. Sobre la piedra, encontraron grabados toscos. Inscripciones que fueron hechas por cristianos entre los años 200 al 300 DC. Encontraron la famosa inscripción en griego que dice “Ani Petros”, Pedro está aquí. Pero ¿podría este antiguo graffiti indicarnos el lugar de la última morada de San Pedro?

También encontraron una abertura. Ahí se puede ver el agujero, totalmente recubierto de mármol, lo que indica que algo valioso fue puesto en ese compartimento.

En el nicho había una caja con huesos. Los estudios demostraron que pertenecieron a un hombre de entre 60-80 años de edad, la edad que tenía Pedro cuando fue asesinado en la colina del Vaticano. Los huesos también tienen restos de hebras de color púrpura y oro, materiales valiosos para un cuerpo sepultado en una simple tumba, lo cual es una fuerte evidencia de que éstos son los restos de las reliquias de Pedro. Las probabilidades de que los huesos sean los huesos del Apóstol Pedro son muy altas. Con seguridad, esta es la tumba del apóstol.

Cada vez que un presidente visita al Papa, el evento está lleno de protocolo. Hay que posar. Intercambiar regalos. De acuerdo con las tradiciones vaticanas las mujeres deben vestir de negro y usar un velo.

Amanece sobre el Vaticano, y la Ciudad Santa se prepara para recibir a 30.000 nuevos visitantes diarios.

El Papa Benedicto XVI es el N° 265° en una línea de papas que se extiende a casi 2.000 años atrás. La palabra Papa no entró en uso sino unas pocas centurias después de Cristo. Está basada en la palabra griega ‘papa’, que significa padre. Y el papa, es el Santo Padre Es realmente un título de honor. El es el Vicario de Cristo, el que representa a Cristo en la tierra. El papa también es el Jefe del gobierno de la iglesia universal, conocido como la Santa Sede.

La Santa Sede está liderada por Cardenales, escogidos por el Papa. No se llaman así por el ave (cardenal), sino que el ave se llama así por ellos. El rojo brillante simboliza la sangre que están dispuestos a derramar al servicio del Santo Padre.

La comida es preparada por dos cocineras privadas del Papa, pero una de las bebidas favoritas de Benedicto no necesita de mucha preparación, es Fanta de naranja.

La mayoría de los tesoros del Vaticano pertenecen a la época del renacimiento, la cumbre del poder papal y la corrupción. El papado se transformó en el juguete de grandes familias de Italia. Esas familias empezaron a encaramarse en el poder y una vez que llegaron allí, comenzaron a acumular más y más dinero, esto hizo que gozaran de las delicias del poder en su nivel más alto. El papado se transformó en la joya mayor de la corona. El deseo mayor de una madre o un padre para su hijo era que se transformara en Papa. Una de estas familias, fueron los Borgia.

En 1492 el Cardenal Rodrigo Borgia se transformó en el Papa Alejandro VI, carruajes llenos de monedas de plata fueron usados para sobornar a los Cardenales para que lo eligieran. Una vez que fue elegido papa, mandó a envenenar a los cardenales rivales y luego aceptó sobornos para llenar las vacantes.

La gente que visita el Vaticano piensa, “oh estos tipos son ricos”, pero la mayoría de las cosas aquí es arte sagrado. Simplemente no se puede quitar algunos frescos fuera del Vaticano y venderlos… No se los puede poner en eBay, no se los puede poner precio.

Las abundantes obras de arte que asociamos con el Vaticano, fueron adquiridas durante los años dorados del poder papal en el renacimiento. En el siglo XVI, el papa era como un rey, gobernaba un extenso territorio conocido como los Estados Pontificios. Él es el mayor terrateniente en Italia.

Y eso puso en riesgo su autoridad espiritual al mezclarse con su autoridad secular. Los Papas recaudaban impuestos y regenteaban ejércitos para confiscar las riquezas de sus enemigos y amasaban fortunas a la vez que ejercían su poder como reyes. Las riquezas que acumularon les permitió edificar los más valiosos monumentos construidos en el Vaticano.

La Basílica de San Pedro, el techo de la Capilla Sixtina, las Estancias de Rafael, incluso el Palacio Apostólico, todos fueron construidos en el siglo XVI por estos acaudalados Papas. Por supuesto, todo esto se perdió durante el siglo XIX. En 1870 el imperio papal colapsó. El rey Víctor Emanuel marchó por toda Italia y la unificó bajo un solo poder. Por primera vez desde los tiempos del Imperio Romano, Italia estaba unida. El papa y el ejército papal fueron arrinconados en la ciudad de Roma y en pocos años más, dentro de los 43 acres, del actual Vaticano.

Víctor Emmanuel es honrado como el padre fundador de la nueva Italia, pero para el papado, esto fue un desastre. El papa, que alguna vez gobernó todo el centro de Italia, se recluyó dentro de las paredes del Vaticano. Perdió todas las tierras y su riqueza. El papa estaba prisionero en el Vaticano. Alguna vez había gobernado todo el mundo. Ya no más.

Es increíble, pero a principios del siglo XX… el Vaticano estaba en bancarrota. Finalmente en 1929 Italia concordó en aceptar al Vaticano como un estado independiente y se le pagó al Papa $ 92 millones, 1.1 billones de dólares de hoy día como compensación por la perdida de los Estados Pontificios.

Con este capital inicial y donaciones de católicos de todo el mundo, el Vaticano nuevamente comenzó a reconstruir su tesoro. De acuerdo con su Presupuesto de 2009 la Iglesia Católica universal tiene $ 320 millones de dólares en gastos y recauda solamente 315 millones.

En los últimos años, hemos tenido déficit. La riqueza real del Vaticano está acá en una vieja torre de piedra. Esta el la sede de una de las instituciones financieras más secretas del mundo. El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco del Vaticano. El Banco del Vaticano en sí mismo es una entidad autónoma y maneja los fondos de las órdenes religiosas, y de los sacerdotes y cosas por el estilo, alrededor del mundo. Los depositantes del banco son empleados del Vaticano agencias y otras organizaciones católicas. El banco invierte ese dinero en varios fondos de inversión y en apoyo del trabajo de religión en el mundo.

La riqueza que maneja el banco del Vaticano, es un secreto bien guardado. Nadie sabe cuántos millones de dólares están depositados en el banco. En 1994, un empleado del banco reconoció, que tienen como 4 billones en depósito y quizás un billón de capital activo, pero esto es sólo una presunción.

Lo que sí conocemos es que la Iglesia y las diócesis locales están entre los más grandes terratenientes del mundo. En la ciudad de New York el valor estimado de las propiedades es de $ 2.5 billones. En Roma, los terrenos ocupados por el Vaticano están valuados en $ 1.5 billones. Pero el Vaticano no está dispuesto a vender todas las iglesias del mundo y no pueden convertir en efectivo todas las obras de arte sagrado de sus basílicas y museos.

Nuestros recursos son generados por el precio de las entradas a los muesos, por dos pequeños negocios que tenemos para nuestros empleados, por la emisión de estampillas y monedas de euro, eso es todo. Tampoco hay impuesto a las ganancias. No existen impuestos. Desde este punto de vista, la ciudad del Vaticano es la ciudad más feliz del mundo.

Entre los cientos de adoquines de la Plaza San Pedro se encuentra una piedra blanca y chata. Marca el lugar de una de las mayores fallas en seguridad en la historia del Vaticano. A las 17.15 se escucharon tiros. El Papa Juan Pablo II fue herido 4 veces desde corta distancia.

En un hospital cercano los doctores lo operaron por 5 largas horas. El atacante fue un turco de 23 años, Mehmet Ali Agca, un entrenado francotirador que recientemente escapó de la prisión turca, donde cumplía una sentencia por homicidio.

Pero para los hombres que protegen al Papa, nada sería igual nuevamente. El tiroteo llevó a drásticas reformas en seguridad en el Vaticano. A finales de ese año, el vaticano introdujo una medida de seguridad que fascinó al público. Se le llamó el papamóvil. El móvil que usa el Papa Benedicto hoy día es un costoso Mercedes M-Class SUV. El Papa está protegido por vidrios dobles, a prueba de balas y a pesar de que se los puede bajar, Se le recomienda al Papa que los mantenga cerrados. Posee un revestimiento de 5 cm. de espesor y el piso es a prueba de bombas. El vidrio a prueba de balas está diseñado para resistir impactos de rifles de alta potencia.

Los miembros de la gendarmería siempre están alertas, porque créase o no, en comparación con su pequeña población la ciudad del Vaticano tiene la tasa criminal más alta del mundo. Eso se debe a los millones de turistas que visitan la Plaza San Pedro y el Museo del Vaticano cada año, lo que los hace blanco atractivo para los carteristas.

Pero la principal preocupación del Jefe de la gendarmería es la seguridad del Santo Padre.

En la Noche Buena del año 2009 un suizo de 25 de edad saltó sobre las barreras dentro de la basílica de San Pedro. El atacante derribó a Benedicto sobre el piso de mármol de la basílica pero gracias al cuerpo de seguridad, el Papa resultó ileso. Con ataques como éste y amenazas de muerte donde sea que vaya, el Santo Padre es acompañado por un cuerpo de seguridad, muy parecido al Servicio Secreto de los EEUU. Pero no sólo los gendarmes protegen a Su Santidad. Los papas han sido protegidos por centurias, por una Orden Militar de élite.

Se les conoce como La Guardia Suiza.

La Guardia Suiza tiene como misión exclusiva la protección personal del Papa. Todos sus miembros, 135, son suizos. Y todos ellos han sido entrenados en el Ejercito Suizo. Situada en la parte más antigua de la ciudad del Vaticano las barracas de la Guardia Suiza, se encuentran a pasos de los aposentos papales, lo que les permite reaccionar rápidamente en defensa del Santo Padre. El día tiene un significado especial para la Guardia. Es el aniversario de su sacrificio más grande.

En Mayo de 1527, Roma fue invadida por Carlos V y su ejército de 16,000 hombres. La ciudad fue saqueada, hombres a caballo profanaron los templos. Roma es herida profundamente y abofeteada en la cara.

Condenados a sufrir una muerte segura, los 147 guardias se batieron con bravura en los escalones de San Pedro mientras la antigua ciudad era saqueada. Fueron masacrados, pero su misión fue un éxito. Mientras que ellos daban sus vidas por el Santo Padre, el Papa Clemente salía a salvo del Vaticano custodiado por una unidad de la Guardia. Él debió huir por su vida y fue salvado por la Guardia Suiza, sus mercenarios. Escapó a través de un pasaje secreto existente entre el templo y el Castillo Sant’Angelo.

El “Passetto di Borgo“, una vía de escape de 800 metros de largo construido dentro de la muralla en el 852. Este pasadizo, antes secreto, lleva desde el Vaticano hasta la seguridad del fortificado Castillo Sant’Angelo. Ahí estuvo el Papa Clemente por 8 días completos, antes de rendirse, pero la Guardia Suiza y el “Passetto” habían salvado su vida.

La muerte de un papa dispara un protocolo bien delineado. Hay procedimientos que deben seguirse. No hay nada librado al azar. En la capilla del Papa los cardenales presentes oran sobre su cuerpo. Después su cuerpo fue puesto sobre un túmulo en el Salón Clementino, donde dignatarios y jefes de estado prestan los últimos tributos. Y por último, el cuerpo es trasladado a la Basílica San Pedro, donde el publico puede expresar su duelo por el líder caído.

De acuerdo con la tradición, el papa es puesto en un ataúd de madera de ciprés. Su rostro y sus manos son cubiertos con un paño blanco de seda. Después que se pronuncia la ultima oración, se traslada al papa a las catacumbas debajo de la Catedral, donde es sepultado. Una vez finalizado el funeral, siguen 9 días de duelo, conocidos como “novendiales”. Parte de la razón de este retraso es dar tiempo a todos los cardenales de regresar a Roma. Deben retornar para realizar uno de sus deberes más sagrados, elegir el nuevo Sumo Pontífice.

Se le llama cónclave. Una tradición milenaria, llena de rituales que continúan hasta hoy día. En la realización del cónclave más reciente en la Capilla Sixtina, Los cardenales posan su mano sobre la Biblia, y juran mantener el procedimiento secreto.

Después de las oraciones finales el Camarlengo expresa la famosa frase: “Extra omnes!” expresión en latín que literalmente significa; “Fuera todos los extraños”. El termino cónclave proviene del latín: “Cum clave”, con llave.

Debajo de las vigilantes figuras del famoso fresco de Miguel Ángel, “El Juicio Final”, los cardenales son encerrados. Dentro de la capilla, la votación empieza inmediatamente. Sin hacer política, se sientan. Frente a ellos hay tarjetas, en la tarjeta está escrito: “Eligendo Summo Pontifice” significa: Elijo como Sumo Pontífice. Escriben un nombre, con letras inidentificables. Lo doblan y se dirigen al frente de la nave de la Capilla Sixtina, lo levantan para que todos puedan ver que depositan el voto. Los votos son contados y registrados. Si alguien obtiene 2/3 o 2/3 + 1, listo hemos terminado.

Esa persona es elegida Papa, sino la votación se realiza nuevamente, hasta 4 votaciones por día, 2 por las mañanas y 2 por las tardes.

Una vez contados los votos, son ceremonialmente incinerados y emiten un humo, el que se ha transformado en uno de los más conocidos íconos del Vaticano. Si el humo que sale es negro significa que no hubo elección y blanco si sí lo hubo.

Esta popular tradición tiene solamente 200 años de antigüedad y no siempre es inconfundible. La elección de Juan Pablo I fue anunciada con alguna confusión, porque nadie supo exactamente qué significaba el humo emanado de la Capilla Sixtina y por lo tanto, nadie pudo decir si había o no nuevo papa. La estufa usada en el cónclave de 2005 fue el resultado del esfuerzo determinado del Vaticano de solucionar el problema del humo. Pusieron en la estufa un adosamiento de alta tecnología, Usaron diferentes hornillos para producir el humo.

La estufa, que le dieron a los Cardenales durante el último cónclave era tan compleja, alguien olvidó abrir el regulador de tiro de la estufa, lo que hizo que el humo volviera a ingresar a la Capilla Sixtina, lo que hizo que ascendiera al cielorraso cubriendo los magníficos frescos de Miguel Ángel, que acababan de ser restaurados y limpiados, tras 400 años.

Los Cardenales miraron hacia arriba y pensaron “Por Dios, qué hemos hecho!”. Mientras que la multitud afuera esperaba impaciente encontrarse con él el nuevo Papa era conducido a una pequeña habitación al costado de la capilla. Aquí se le pone su nueva vestidura.

No es como el presidente de EEUU que es elegido un martes en noviembre y recién meses después, el 20 de enero, es puesto en funciones. Este hombre se convierte en Papa en este mismo momento.

El nuevo papa retorna a la Capilla Sixtina, para ser saludado por los cardenales y su nuevo nombre es difundido. Si alguien es elegido nuevo papa, se le pregunta; “bajo qué nombre deseas ser conocido”.

¿Por qué cambian los papas su nombre? En el 553 fue electo uno cuyo nombre era Mercurio. Se pensó que era una mala idea que un papa llevase el nombre de un dios pagano. El eligió el nombre de Juan, fue Juan II. El último papa que no cambió su nombre fue en los años 1500. Elevándose de los museos del vaticano esta torre cuadrada está fuera de los limites de la vista de los turistas.

Dentro se encuentra una de las habitaciones más extraordinarias del Vaticano. Fue construida en 1580 y se le llama la torre de los vientos. El Calendario Juliano fue instituido en el año 45 AC por el mismo Julio Cesar. Pero para cuando la torre fue construida, se sospechaba que el Calendario Juliano no era confiable.

Esta habitación en su conjunto es un instrumento científico, hecha para demostrar al Papa que el antiguo Calendario Juliano estaba equivocado. Esta habitación fue diseñada para medir la exactitud del calendario por medio de medir la altitud del sol al mediodía, de acuerdo con la temporada metereológica. Al medio día el sol proyecta un haz de luz cerca de este meridiano. En el equinoccio de primavera, el sol debería pegar sobre este símbolo grabado en el piso, pero cuando ocurrió, el rayo de luz estaba fuera, probando que el calendario estaba equivocado. Un año solar resultó ser más corto de lo que alguno pensaba por cerca de 11 minutos. Conforme avanzaba el tiempo esos minutos fueron significativos. Un día en un siglo no es un problema, pero después de 15 siglos es diferente. Por eso, el Papa Gregorio XIII, ordenó que el 15 de octubre de 1582, diez días fueran quitados completamente del calendario. También decretó que el nuevo año daría comienzo el 1° de enero y no a finales de marzo como lo hacía antes.

Los protestantes de las Colonias de EEUU tardaron en adoptar el nuevo sistema del papa y continuaron usando el antiguo calendario por otros 200 años y celebraban Año Nuevo a finales de marzo. Los estadounidenses fueron considerados tontos, lo cual probablemente sea el motivo por el cual el 1° de abril, es considerado el día del inocente o tonto.

La mayoría de la gente que dice que la Iglesia siempre fue anti-ciencia, mencionan a Galileo. Galileo Galilei, es ahora conocido como el padre de la ciencia moderna, fue un físico italiano, astrónomo y matemático del siglo XVII. Inspirado por las teorías de Copérnico Galileo descubrió evidencia de que la tierra en realidad gira alrededor del sol. La idea de que la tierra gira alrededor del sol y no al revés contrariamente de lo que se pensaba, fue muy aterrador. No era algo que el Vaticano estuviese preparado para aceptar. Hay mucho miedo en informar que habían condenado a Galileo y fue algo concerniente a la autoridad.

Realmente no les gustó que Galileo dijese; “Es así, ustedes no lo pueden negar.” Ellos dijeron, “Sí que podemos negarlo, hasta que no digamos que es un hecho, no es un hecho”. Traído frente a la Inquisición sospechado de herejía, y forzado a negar sus ideas públicamente Galileo fue sentenciado a arresto domiciliario y forzado a mantener su cosmovisión guardado para si mismo por el resto de su vida. El Vaticano ha transitado un largo camino desde los tiempos de Galileo y ya no toma a la Biblia como una verdad científica. Todo lo que está escrito en un libro de ciencia de hoy día, dentro de 10 años será anticuado.

La Biblia no se vuelve obsoleta, por ende la Biblia no es un libro científico. No se le hace ningún favor tratando de transformarlo en un libro científico.

El Papa Pablo VI estaba muy interesado en astronomía. Y cuando el hombre se aventuro a viajar al espacio; “Esto es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad” él fue uno de los primeros en dirigirle la palabra a los astronautas que estaban en la luna.

A un costado de la residencia papal de verano, Castel Gandolfo, está el observatorio del Vaticano. Miren cuidadosamente, porque no está a la vista de los turistas. Aquí se continúa con una larga tradición del Vaticano, la de apoyar a sacerdotes científicos.

En realidad hacemos investigaciones que la NASA y otras organizaciones nunca pagarían porque es muy especulativa, insume mucho tiempo, porque no se puede completar el proyecto y obtener dinero, no tenemos que preocuparnos por eso.

La Iglesia es ahora tan progresista, que en el 2009 se celebró en el Vaticano, una conferencia para discutir la posibilidad de vida en otras partes del universo. Es una pregunta que siempre nos hacen, ¿bautizarían a un alienígena? Sólo si piden un bautismo. Y quizás el agua les resulte tóxico, así que hay que tener cuidado con eso.

La religión es la razón por la cual soy un científico La belleza de estas cuestiones filosóficas como si existen los extraterrestres, o si alguna vez una computadora llegará a tener inteligencia propia, no es que tengamos las respuestas. No sabemos las respuestas.

Nos alientan a que profundicemos nuestro pensamiento sobre estas cuestiones. La religión y la ciencia coexisten en un lugar y ese lugar es el hombre, quien es científico y tiene una religión. A fin de expandir el catolicismo la Iglesia usa toda herramienta que esté a su disposición.

En una cultura que valora las celebridades, el Papa se transforma en una celebridad. Y esto es lo que el Papa hace, saca ventaja de la cultura y los medios informativos del momento, para predicar el Evangelio.

En la Edad Media, el Papa era un general porque la mejor manera de propagar el Evangelio era con los ejércitos. Algunas veces fueron conversiones forzadas, algunas veces hubo cruzadas, A veces fueron terribles crímenes cometidos en nombre del Evangelio por líderes católicos, personas que se suponía deberían tener valores, los valores del Evangelio. A través de los tiempos, el mensaje de la Iglesia siguió siendo el mismo. Pero el Vaticano encontró una manera menos sangrienta de difundir el Evangelio.

Fue una mañana fría de febrero en Roma, cuando la limusina papal se estacionó frente al edifico en la Colina vaticana, y el Papa Pío XI descendió. El Papa Pío XI pensó que era muy importante usar este nuevo instrumento la radio, para poder comunicarse con las personas, más allá de los confines de la ciudad del Vaticano, y más allá de la frontera de Italia. Él fue quien llamó al ganador del Premio Nobel en física, Guglielmo Marconi, para que le construyera una estación de radio.

Olvidamos lo importante que era Marconi en 1929. Él fue el Bill Gates de la tecnología, él fue el Alexander Graham Bell de la tecnología, Recibió una llamada telefónica del Papa, Pío XI, quien le dijo, oí sobre ese invento, no se cómo funciona, cómo funcionan las ondas radiales pero sé lo que puede hacer por mí, puede hacer que mi mensaje llegue a los confines de la tierra.

Marconi trabajó por 2 años para poner en funcionamiento Radio Vaticana y éste es el micrófono que usó Pío XI, para difundir su primer mensaje radial. Por primera vez en la historia, católicos conectados alrededor del mundo escucharon la voz del Papa. Hace 150 ó 200 años atrás la mayoría de los católicos no sabían quien era el Papa, ni siquiera sabían su nombre. Apenas podemos imaginar la excitación cuando oyeron la mismísima voz del Papa. Fue algo revolucionario.

Hoy día, la Radio Vaticana emplea a cerca de 400 personas. Para el Papa sigue siendo la manera más efectiva de predicar el Evangelio. Sean-Patrick Lovett es el responsable de enviar el mensaje del Papa a los confines más lejanos de la tierra y hoy él ha invitado a nuestras cámaras a presenciar el detrás de la escena. Transmitimos en 40 idiomas diferentes. Representamos 90 nacionalidades. Así que es como una Naciones Unidas en miniatura.

En muchos de los países a los cuales el vaticano espera llegar, la radio es la única conexión con el mundo de afuera. Es por eso que el Vaticano gasta $ 25 millones al año en esta operación, cerca de 1 / 12 de su presupuesto total.

La radio es el medio tecnológico que continúa adaptándose a las necesidades modernas y a los tiempos modernos. La radio sigue siendo el medio que usa el Vaticano para llegar a todos lados. Pero fue la televisión la que transformó al Papa en una celebridad. La televisión en particular ha transformado realmente al papado.

Publicado el 19/08/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: