Científicos bajo ataque

Científicos bajo ataque
Bertram Verhaag / Denkmal Film
88 min
2009

Casi 1/3 de la soja en EEUU es genéticamente alterada. Al llegar a la fábrica se mezcla con soja común y nunca se sabe cuál es cuál.

En la ciencia de precaución en la ingeniería genética, una pregunta puede costarte la carrera. Haces una pregunta, obtienes una respuesta. Puede que la publiques o no, pero ese es el fin de tu carrera. Pero mi caso es único, pues logré sobrevivir.

El ataque a los científicos está muy bien estructurado por la industria biótica. Es sistemático, a nivel mundial y muy bien coordinado. Es su forma de hacer negocios. En cualquier parte del mundo, en cualquier momento, si alguien halla un problema, lo acosan, y si es muy serio lo acosan aún más, es decir, si el problema amenaza al imperio biotecnológico.

San Luis, Missouri

(Jeffrey Smith) El mayor beneficiario de genes patentados, fue la compañía de químicos Monsanto con ganancias de 4’5 billones de dólares en el 2007. El reporte de los accionistas dice que esta suma aumentará en los próximos 5 años a 9’5 billones de dólares.

– Hola. ¿Es Tom?

Hola Tom. Soy Jeffrey Smith. Eres uno de los muchos granjeros que llamaron diciendo que tienen problemas con sus cerdos porque no pueden concebir a causa del maíz modificado, ¿correcto?

Bien, yo… puedo hacerlo, pero estoy llamando desde mi móvil. Luego de que hablemos te enviaré un email informándote de lo que escribí sobre nuestra conversación, para asegurar que es precisa.

Muy bien. Muchas gracias, hasta luego.

Son buenas noticias. Dijo que está dispuesto a hablar. Su móvil se estaba quedando sin batería, pero lo primero que me preguntó fue si su nombre estará en el artículo que escribo. Así que lo calmé y le dije que no, que no lo pondría si él no quería.

Es por eso que no tenemos muchas denuncias. Los granjeros no se interesan y algunos científicos se asustan. Esta es la situación actual y casi todos los científicos dedicados a la investigación de ingeniería genética son patrocinados directa o indirectamente por la industria. Es una situación muy peligrosa porque no hay una ciencia verdaderamente independiente.

La industria biótica dice que sólo agregan un gen al ADN, es como una pieza de LEGO que encaja en su sitio, pero eso es totalmente falso. Sólo el proceso de inserción puede cambiar el ADN natural en tantas formas que se vuelve impredecible. Conlleva a toxinas, alérgenos, nuevas enfermedades resistentes a los antibióticos y problemas nutricionales.

La mayoría de la soja cultivada en EEUU es la soja lista para el Roundup de Monsanto. Le insertan al ADN de la soja un gen que le permite a la planta ser fumigada con el herbicida Roundup de Monsanto. Éste matará toda la hierba alrededor pero la planta de soja sobrevivirá.

Así, el 95% de la soja en EEUU está genéticamente intervenida para soportar el herbicida de Monsanto.

(World in action, Channel 4, 1999) ¿Milagro de la ciencia o comida Frankenstein? ¿Qué tan seguro es el nuevo ingrediente en su dieta? El laboratorio del Profesor Pusztai del Instituto Rowett de Escocia es uno de los principales centros de investigación en Europa. Ellos están averiguando si el consumo a largo plazo de alimentos modificados puede afectar la salud.

El profesor está tan preocupado por su descubrimiento que decidió publicar sus hallazgos lo más pronto posible.

Como científico que trabaja activamente en el campo, creo que es muy injusto utilizar a nuestros ciudadanos como animales de prueba.

Profesor Àrpàd Pusztai, bioquímico, durante 35 años principal experto mundial en estudios de alimentos. Suspendido de por vida en 1999 después de hacer públicas sus investigaciones en una entrevista en TV de 150 segundos.

Estos pequeñines [ratones] han sido alimentados con dietas contentivas de patatas genéticamente modificadas y todos estos experimentos se realizan en comparación con patatas no modificadas genéticamente, para poder percibir cualquier diferencia.

Sólo investigamos 3 cosas: crecimiento, desarrollo e inmunidad… y se supone que no deben ser afectados.

Fue el primer experimento, pues cuando comenzamos en 1995 no había ni una sola publicación sobre los efectos potenciales o reales de materiales genéticamente modificados, con ninguna especie. Ratas, ratones o humanos, aunque los humanos ya los estaban consumiendo.

Esta es la misma variedad de patata que usamos en la ingeniería genética de 1995 y esta variedad en particular es una de las más fáciles de intervenir genéticamente. El propósito del experimento de modificación genética fue proteger a la patata de los áfidos, que es una de las principales pestes en Escocia. Ellos atacan a las partes verdes de la patata, y observamos que el láctico en particular que usamos, el cual tomamos de los bulbos de campanilla, protegía a los bulbos del ataque de todo tipo de peste y esperábamos que tomando ese gen en particular y transfiriéndolo a las patatas, también las protegería contra los ataques de insectos.

Y en efecto fue así.

Luego de sacrificar y diseccionar a los animales, encontramos que en comparación con las patatas no modificadas, sus órganos se desarrollaron de manera diferente. Algunos de los órganos internos, por ejemplo las vísceras, habían aumentado de tamaño, aunque la rata en sí no estaba creciendo al mismo ritmo, o algunos otros tejidos, como el hígado o los riñones, no se desarrollaban tan bien como las de control.

Las conclusiones fueron, y esto es importante, que se encontraron en estos datos, 36 diferencias increíblemente grandes entre los animales alimentados con alimentos modificados y los que no lo fueron.

(Filadelfia) “Los médicos de EEUU dicen que después de más de 10 años aún no hay estudios a largo plazo sobre el consumo de alimentos modificados genéticamente. No hay datos registrados de los experimentos iniciales y no se ha permitido el etiquetado.”

Las ratas se alimentaron por más de 100 días, el equivalente humano de 10 años. El sistema digestivo requiere de 10 días para funcionar totalmente. Así que de no haber hecho una prueba a corto plazo, no habríamos visto el resultado final.

(World in action, Channel 4, 1999). Si tuviese que elegir, no las comería hasta ver por lo menos la evidencia experimental comparativa que estamos produciendo para las patatas modificadas.

Esos 150 segundos fueron bum, bum, bum y todo el mundo entendió el mensaje. Todos lo entendieron. Me preguntaron “¿Lo comerías?”, y yo dije por supuesto que no. Evitaría las patatas intervenidas en las que trabajamos. Si puedo evitarlas seguro que lo haré.

La otra parte del mensaje fue lo que queríamos, y nosotros queríamos más pruebas, pruebas biológicas que no deberíamos utilizar, y este mensaje lo obtuvieron de nosotros, que no deberían utilizar a nuestros ciudadanos cono animales de prueba.

“Nuestro sistema inmunológico nos protege de enfermedades infecciosas. Cuando se debilita somos más vulnerables a la enfermedad, así que si alimentos modificados alteran a las ratas de esta forma, ¿podrían tener efectos a largo plazo también en los humanos?”

(Jeffrey Smith) Cuando se le pidió hablar en televisión estaba bajo mucha presión. Fue de los pocos en el mundo en darse cuenta que los cultivos modificados genéticamente podrían estar dañando las vísceras, el cerebro y los órganos de toda la población. Y con permiso de su director fue entrevistado y fue un héroe por 2 días en el Instituto Rowett. El director alabó su trabajo, se hizo cargo de la prensa, publicó su propio comunicado alabándolo como investigador de clase mundial.

Luego llamaron desde la oficina del Primer Ministro británico y hablaron con el director. Al día siguiente el profesor Pusztai fue despedido, después de 35 años, y silenciado con amenazas de una demanda. Fue en ese momento cuando pensamos que hubo presión política proveniente de arriba y que provocó un cambio en la situación.

Luego el director, para salvar el pellejo, decidió que la mejor manera de lidiar con la circunstancia era: a\ destruirme, b\ que me callara, así que invocaron un contrato que señalaba que cualquier cosa que ellos dijeran en televisión, radio o prensa escrita, yo no podría negarlo ni corregirlo. No podría decir cuál era la situación real.

Luego vimos las presentaciones de aplicaciones por parte de las compañías biotecnológicas para aquellos productos que ya se estaban consumiendo y encontramos que eran endebles, no estaban bien sustentados científicamente y los informes de los trabajos en ellas no se comparaban en lo más mínimo con nuestros amplios estudios.

Él dijo “fue un giro en mi vida” y agregó: “Jeffrey, me di cuenta que lo que ellos y yo hacíamos era totalmente opuesto. Yo hacía estudios de seguridad y ellos querían poner sus alimentos en el mercado lo más rápido posible. Así que el cambio en su vida fue darse cuenta que había otros científicos en el mundo que no estaban cuidando la salud de la población mundial, que no trataban a la ciencia apropiadamente.

Él está en el nivel más alto del mundo, espera lo mismo de otros científicos, así que más que haber sido despedido o vivir estos momentos impactantes de su vida, su mayor golpe fue descubrir que había todo un mundo de científicos que permitían alimentos en el mercado por motivos económicos.

Washington D.C., USA

Hay un grupo de consumidores y organizaciones ambientalistas presentaron una demanda en contra de la FDA en Washington exigiendo cumplir pruebas de seguridad sanitaria y el etiquetado de los alimentos genéticamente modificados.

Dr. Andrew Kimbrell, abogado, jefe del Centro de Seguridad Alimenticia, Washington, uno de los abogados que demandó a la FDA en 1998.

Estas son 60 mil páginas de documentos, documentos internos de la FDA, en donde se informa de lo que sucedió cuando suprimieron la ciencia de los OGMs. Hallamos los documentos centrales que demuestran esta supresión. Es muy notable. En estos documentos se ven a los científicos principales de la FDA diciendo que estos cultivos modificados son muy diferentes.

Fue el inicio de las regulaciones sobre ingeniería genética en EEUU. Todos los científicos dicen que estos alimentos intervenidos no son ni remotamente comparables al alimento regular. Y lo que la industria quería era que no hubiese diferencia, y los científicos dicen que son muy diferentes. Proteínas diferentes, virus, organismos diferentes en estos alimentos que crean riesgos de salud. Vemos toxicidad única, los alimentos pueden ser tóxicos.

Hay un documento que es especialmente importante y que muestra esta historia mejor que cualquier otro. Tenía que ver con el cumplimiento en la revisión de los estudios. Y esto fue lo que los propios científicos de la FDA dijeron. Está en la página 16.777, justo aquí:

Necesitamos saber cómo cambian estos cultivos. Cuanto agroquímicos y pesticidas requieren, cuanta agua necesitan. Todos estudios a largo plazo. ¿Qué hay de la pérdida en los nutrientes? Nada se hizo. La pérdida en variedad de semillas. Recomendaron un estudio a largo plazo. Nunca se realizó.

Vean esto. Cambios en las toxinas y químicos en los alimentos. Se recomendó un estudio a largo plazo. Nunca se efectuó.

Los científicos pidieron estos estudios. “Déjenos hacerlo, pensamos que hay problemas aquí después de un vistazo preliminar.” Pero los políticos, los de la FDA, los del gobierno de entonces, suprimieron la ciencia y estas preguntas. Estos estudios nunca se realizaron. Nunca.

El tomate Flavr Savr fue el primer alimento intervenido genéticamente en llegar al público. Calgene, la corporación que produjo el tomate, realizó 3 pruebas alimenticias voluntarias en ratas y halló lesiones en los estómagos de varias de ellas.”

Profesora Nina Federoff, bióloga molecular, consejera científica para la Secretaría de Estado de los EEUU.

Lo que quieres saber acerca del tomate Flavr Savr y lo que sucedió ahí… Curiosamente yo fui una de las consultoras externas que estuvo en la última reunión sobre el tomate, que no fue comercialmente exitoso. Pero los científicos de la FDA realizaron una larga presentación sobre los análisis practicados y su diapositiva concluyente fue: “El tomate Flavr Savr es un tomate.” No habían encontrado grandes diferencias a excepción del gen adicional, el cual disminuía la velocidad en que el tomate se ablandaba, alargando su vida en el anaquel. De hecho esa fue la conclusión. No hallaron razones de seguridad para regularlo.

Andrew Kimbrell El resultado de los estudios suprimidos en estos documentos fue que la FDA le dijo a Monsanto y a otras compañías involucradas: “No se preocupen. No queremos ver su ciencia. No queremos que hagan ciencia independiente. Si ustedes piensan que hay un problema, vengan a nosotros voluntariamente. Es lo que necesitamos saber.” Esto es impresionante. Imagínate que hiciéramos eso con los medicamentos, con los automóviles… No, es seguro, a menos que quien lo produzca diga lo contrario. Se llama regulación voluntaria y en este caso es desastroso. Así no debe funcionar un gobierno, somos animales de prueba.

Cuando ves lo que pasó con la FDA, entiendes que no fue un ataque a la ciencia sino al conocimiento, porque las personas tienen el derecho a saber y el derecho de elegir si quieren ese alimento o no, y la intención fue evitar que las personas tuviesen ese conocimiento y esa elección. Esto no es sólo sobre ciencia, es sobre conocimiento, democracia y libertad de elección.

(Dan Quayle, vice presidente bajo George W. Bush, 1992) “Buenos días. Estoy orgulloso de unirme al Departamento de Servicios Sanitarios y Humanos y anunciar reformas de políticas sobre alimentos biotecnológicos. Las reformas que anunciamos acelerarán y simplificarán el proceso de traer mejores productos agrícolas desarrollados por la biotecnología, consumidores, procesadores de alimentos y granjeros. Nos aseguraremos que los productos biotecnológicos reciban la misma supervisión que otros productos en lugar de ser obstaculizado por regulaciones innecesarias. No comprometeremos la seguridad ni un poco. Sin embargo, como resultado de estas reformas, el consumidor disfrutará de productos mejores y más sanos a precios inferiores.”

Nadie despierta queriendo comprar alimentos modificados. No ofrecen beneficios, ni más nutrición, ni más sabor, nada de nada. Sólo ofrecen riesgos. Sólo ofrecen eso al consumidor. Entonces una persona racional promedio dirá: ¿Por qué comprar alimentos que no me ofrecen beneficios pero sí riesgos? Así que la industria debía sacar estos alimentos sin que nadie supiese, porque de saberlo nadie los compraría.

Nina Federoff No sé con cuantos años de prueba tú te sentirías cómodo. Si te dijera 25 años, ¿te sentirías cómodo? Si te dijera 12 años, ¿te sentirías cómodo? ¿6 años? ¿Cuántos años de pruebas y cuantos tipos de pruebas te harían sentir cómodo? Yo te diré como lo he dicho antes, que debido a que estos alimentos son probados más que cualquier otro alimento que haya salido al mercado. Tengo más confianza en ellos que comprando un nuevo paquete de algo cuyos ingredientes no conozco.

“Al permitirle a la industria biotécnica introducir sus alimentos modificados al mercado, el gobierno de los EEUU espera aumentar las exportaciones y tener ventajas competitivas.”

Sanz, México

Profesor Ignacio Chapela, microbiólogo, Universidad Berkeley de California. Atacado por la industria después de encontrar maíz genéticamente modificado en México.

He tenido una larga relación con un grupo de comunidades indígenas. Con ellos desarrollamos la idea de que los materiales transgénicos vendrían a México. El problema fue que cuando vinieron, nadie estaba ahí para decirles. Fue cuando pensamos que debíamos preparar un laboratorio con la capacidad de detectar la presencia de organismos transgénicos y en eso fue que los ayudé, a instalar ese laboratorio.

La persona que los entrenó fue mi estudiante, David Quist. Para el entrenamiento hay que tener un control positivo y uno negativo. Para el control positivo él trajo maíz de los EEUU y para el control negativo pensamos usar el maíz local, que por supuesto iba a ser limpio y maravilloso.

Lo sorprendente fue cuando el control negativo resultó positivo. Es decir, que encontramos material transgénico en donde se suponía no debía estar.

La razón por la cual nuestros hallazgos fueron tan sorprendentes fue porque se pensaba que no se cultivaba maíz transgénico en México. Las personas así lo querían. El gobierno, las comunidades locales, quienes vivían en las ciudades, todos lo querían así, que no hubiese transgénicos en México. ¿Por qué? Porque México es el centro de origen del maíz y al gobierno mexicano le preocupaba.

Sabemos que contrataron compañías de relaciones públicas, compañías de propaganda, quienes estaban experimentando por primera vez con algo llamado “mercadeo viral”. Esto es: una compañía de relaciones públicas entra en Internet y esparce ideas a favor de las compañías que la contraten, pero sin decir al público que son pagados por ellas.

Así que esta campaña llamada “Bivings Group” creó 2 personajes ficticios, 2 doctores, el Dr. Smetacek y el Dr… No recuerdo. Inventaron 2 nombres, y estos 2 doctores entraron en Internet y comenzaron a regar rumores de que lo que habíamos dicho era falso, que el informe era defectuoso y así sucesivamente. Internet funciona de tal manera que todos responden realmente a las opiniones de los demás y comenzó a regarse que nuestro informe era falso, que fue presentado con condiciones falsas y tal vez ilegales.

Cualquiera que sea el caso, porque no lo sabemos, Nature decidió imprimir 2 cartas criticando nuestro informe y publicó un editorial muy confuso donde dicen que no quieren tomar posición pero, basado en lo que ahora saben, dudan sobre la publicación del informe en aquel momento. Esto fue algo… Esto jamás fue visto antes. El estándar para una publicación científica es que se publica lo que se conoce como correcto, de acuerdo al estándar vigente, y si se demuestra que era incorrecto, se corrige en futuras publicaciones.

Uno no dice “Lo hubiese pensado mejor si hubiera sabido lo que ahora sé”. Eso es contrario a la forma como practicamos la ciencia. Nature reconoce que jamás habían hecho algo así en 130 años, el tiempo de vida de la revista. Así que algo realmente serio sucedió de lo cual no quieren hablar, pero yo estoy convencido que fue presión de los actores industriales, activistas industriales que querían cambiar la posición de Nature hacia este problema.

La industria dijo: no deben preocuparse por esto, lo tenemos bajo control. El control es el problema. Ellos le han dicho al mundo que tenían el control sobre estas cosechas, que si plantaban maíz transgénico en un campo, no iría a ningún otro sitio. Así que al descubrir maíz transgénico a unas mil millas del campo de maíz transgénico legal más cercano, fue un gran problema para ellos porque mostraba de manera sencilla y con evidencia real que no tenían control. Así quedó claro que no tenían control sobre estos materiales y de ese punto en adelante comenzaron a hablar de coexistencia.

“Aunque los hallazgos de Àrpàd Pusztai son atacados por políticos y la industria, todos los alimentos genéticamente modificados desaparecieron en pocos días de los supermercados británicos. Aún se le prohíbe a Pusztai continuar con sus investigaciones.

Profesor Àrpàd Pusztai, bioquímico, después de 35 años de respetadas investigaciones es amordazado, despedido de su trabajo y excluido de la Royal Society. Sus experimentos fueron aprobados por 23 científicos.

Balaton, Hungría

Después de la explosión en agosto de 1998, cuando todos estaban en las altas esferas del poder y estaban hablando cosas desagradables sobre mí, tomamos 2 semanas y vinimos para aquí. A nadie le importaba la modificación genética o lo que hice. Yo no era un profesor, yo era Àrpàd. Eso realmente nos ayudó a refrescarnos para volver y enfrentarnos nuevamente.

Profesora Zsuzsa Bardòcz, jefe de la Unidad de Investigación Alimentaria del Instituto Rowett, esposa de Àrpàd Lo más doloroso de todo fue que no se le permitió hablar con sus colegas ni a sus colegas hablarle a él. Así que cada vez que él entraba en un salón, todos se callaban en segundos. No hablaban entre sí y por supuesto no le hablaban a él. Luego comenzaron a desaparecer uno a uno, dejándolo solo. Al final nos acostumbramos a almorzar solos en mi oficina.

Àrpàd no se queja. Él jamás dirá lo mucho que le dolió la forma como lo trataron. Realmente fue duro para él.

Yo trabajé continuamente desde 1990 en el mismo proyecto. También trabajamos juntos en el proyecto GM. Sólo se le ha permitido hablar al respecto bajo el permiso de la Cámara de los Comunes del Parlamento y del Comité de Biotecnología del Parlamento británico. A todos los del grupo, incluyéndome, estamos hablando de unas 20 personas, se nos prohibió hablar de lo que sucedió con las ratas, qué tipo de experimentos llevamos a cabo, qué les pasó a las ratas en ese tiempo… Así que fuimos amordazados de por vida. Incluso el servicio secreto amordaza a personas por 25 años. Ni siquiera cuando cumpla los 70 años, si llego a esa edad, podré hablar al respecto.

“Pero este ritmo de cambios preocupa a otros científicos. Aseguran que alimentos modificados, son distribuidos al mercado sin las pruebas adecuadas, y que somos parte de un gran experimento.”

Andrew Kimbrell Hay casi 60.000 páginas de documentos internos que demuestran claramente que los científicos de la agencia querían analizar la toxicidad de los alimentos, su alergenidad, su respuesta inmune, baja nutrición y su contaminación ambiental. Página tras página lo decía. Nada de esto se hizo.

Nina Federoff Las compañías existen para hacer dinero. No existen para el bien público. Su única función es generar ganancias para sus accionistas.

Àrpàd Pusztai Nunca me sentí marginado por la comunidad científica debido a mi relación con los otros científicos sigue siendo excelente. Actualmente siento que estoy en uno de los momentos más importantes de mi vida, pensando y reflexionando sobre lo que pasó. Así que en lugar de haber desaparecido de la vida, comencé una nueva. Conocí a personas, como por ejemplo el príncipe Carlos, que no hubiese conocido de otra forma. Creo que ha tenido sus ventajas, muchas ventajas.

Luego de tanto alboroto, sólo me hizo 2 preguntas: ¿Por qué había ido a Gran Bretaña en 1956? y ¿Qué pensaba de toda esta situación?

Yo le dije que los británicos tenían la reputación de tolerar a los disidentes, esas clavijas cuadradas que no encajan en los hoyos redondos. Yo siempre he estado del lado de las clavijas cuadradas. Así que pensé que este era el país para mí, y le dije: “Señor, lamento desilusionarlo. La Gran Bretaña de 1956 y el país de 1999 no son la misma cosa”. Entonces me respondió: “Todos le debemos una disculpa”.

Todo está yendo en la dirección equivocada. Asumamos que, y ya que hemos visto algunos ejemplos, que animales alimentados con material genéticamente modificados tuvieron cambios fisiológicos de consideración. Cuando ustedes se comen ese animal alimentado con GM, estarán consumiendo un animal que ha mutado en uno diferente. No se han realizado evaluaciones de seguridad sobre esto y es una política de los gobiernos y de la industria biotecnológica, basada en el hecho de que si no se sabe algo no se les puede responsabilizar por ello.

Así que recuerden que el animal alimentado con GM, ha cambiado.

Siempre encontrarán científicos que se oponen diametralmente por una razón u otra, pero francamente hay que ver todas las evidencias y esas son simplemente éstas. Estos productos están en el mercado y virtualmente cada producto que se consume, incluso en Alemania, tiene algún producto genéticamente modificado, ya sea soja o maíz. No ha habido ni un solo caso documentado y analizado, donde si quiera un dolor de cabeza se le atribuya a la modificación genética.

Viena.

Jeffrey Smith Científicos austríacos llevaron a cabo estudios a largo plazo probando ratones alimentados con maíz modificado. Redujeron su fertilidad significativamente. El número de crías fue menor que en ratones que no consumieron alimentos modificados y también se desarrollaron más lentamente.

Aún no leo el estudio. Salió hoy. Inmediatamente llamé a mi oficina y les pedí que me consiguieran una copia. Mi asistente llamó a Austria, habló con alguien y me lo van a conseguir lo más pronto posible. El hallazgo es consistente. Problemas de fertilidad en animales alimentados con cultivos modificados. Vimos eso con la soja y los granjeros reportaron lo mismo con el maíz. Es muy difícil hacer estudios adecuados porque Monsanto no permite que se utilicen sus productos para realizar estudios. Ni permite el acceso a la línea parental para poder comparar la soja genéticamente modificada con la que no lo es.

Un ejemplo es la científica rusa, la Dra. Irina Urbikova. Ella alimentó unas ratas con harina de soja modificada y más de la mitad de las crías murió en un lapso de 3 semanas. Una de las cosas que se criticó fue que ella no utilizó soja cuidadosamente controlada y genéticamente intervenida junto con su contraparte casi idéntica de soja no modificada. Pero Monsanto no permitió que esa soja saliera al público. Así que no tuvo acceso a ella.

La Dra. Urbikova me dijo cuando hablamos en el parlamento europeo, que fue atacada fuertemente, que quemaron papeles en su escritorio, que robaron muestras… ha sido muy acosada.

Cuando publicó la investigación dijo que no tenía dinero para hacerle seguimiento, es una evidencia sorprendente, por favor que alguien los repita. El Dr. Pusztai también quiere repetir el estudio, pero él tampoco tiene acceso a esa soja para su investigación.

Río Grande do Sul, Brasil.

(Vídeo de la web de Monsanto Ltd.) Con ventas globales de billones de dólares, millones de granjeros y jardineros se apoyan en el herbicida conocido como Roundup. Roundup control extendido. Mata la hierba resistente rápidamente. Lo que le hace tan efectivo es el glifosato, un componente sintetizado descubierto por John Franz hace más de 30 años.

Profesor Antonio Andrioli, profesor de filosofía y educación ambiental en Brasil y Austria.

Cuando la ingeniería genética se usó por primera vez en la producción de soja, los granjeros locales fueron invitados a fiestas con cerveza y carne gratis. Se les pidió que trajeran su escardilla y luego de una buena comida y algunos tragos, terminaron con un ritual quemando las escardillas en una fogata, como símbolo que no tendrían que volver a escarbar hierbas.

Luego a cada granjero se le entregó un litro de glifosato y se les dijo que sería un progreso técnico. La idea original era producir una soja genéticamente modificada que fuera resistente al glifosato. El glifosato es un herbicida cuya marca famosa Roundup es producida por Monsanto. Luego de varios años cada vez más hierbas son resistentes al glifosato.

Aquí apenas se ve la soja, así de extremo es. Ves como estas vitáceas han crecido por encima de la soja y no puede mantenerse. Es una catástrofe. La soja aún se encuentra debajo y las vitáceas envueltas alrededor obstaculizan la fotosíntesis. La planta no puede crecer en la sombra. Sólo hay unas pocas vainas. Esta aquí no tiene ninguna. Ha permanecido en flor y no se desarrollará mucho más. No tiene oportunidad.

Mi hijo me ayudaba con el escardillado, a escardillar, era de mucha ayuda y realmente conoce el trabajo. Fui a un colegio agrícola cuando tenía 15 años. Luego trabajé como técnico agrícola y ya no trabajaba tanto en la granja. José Lutzenberg dijo una vez: “Ellos no entrenan asesores agrícolas, sino vendedores de veneno.” Así que de vendedor de veneno a crítico de GM he recorrido un largo camino.

Estas son flores silvestres canadienses, un nuevo tipo de hierba que ahora es terrible. Crece más alto que la soja. Mi padre me dijo que la cooperativa trató de erradicarla con glifosato en altas dosis. Normalmente lo legal es un litro por hectárea. Usaron 8 litros por hectárea y aún así no fue suficiente. Luego detuvieron el experimento. Todo aquí es resistente al glifosato.

El estado federal de Río Grande do Sul ha utilizado un 85% más de glifosato en los últimos 4 años desde que inició el cultivo de la soja modificada. Es una catástrofe ecológica. Así que el argumento de que la soja modificada necesita menos pesticida, simplemente es falso.

El científico argentino Andrés Carrasco descubrió que el glifosato patentado por Monsanto, conocido como Roundup, causaría defectos en el cerebro, intestinos y el corazón de los fetos. Carrasco culpa a la industria por querer intimidarlo y desacreditarlo, e incluso lo acusan de haber inventado toda su investigación.

Americanos, europeos y la mayoría de mundo desarrollado ha tenido tanto éxito usando la ciencia en la agricultura, que muy pocos de nosotros vivimos en granjas y la mayoría ni siquiera sabe lo que implica llevar esa hermosa comida a nuestros mercados. Ahora se exige que lo único que se puede hacer es lo que se hacía antes y no se pueden utilizar técnicas modernas. Es casi como ir hacia atrás. Es como esperar que tu médico te trate con métodos del siglo XIX. Eso es la agricultura orgánica.

Nueva York.

Estadísticas oficiales revelan que en los últimos 10 años, enfermedades relacionadas con alimentos se han duplicado en los EEUU, desde que se introdujo el alimento modificado en la dieta americana.

Muchos se asombrarán porque digo que Rousseau fue el primer crítico del GM. Para mi él fue uno de los más grandes autores que estudié. Aquí por ejemplo tengo a Emilio, un libro sobre educación y crianza de niños y hasta qué punto las instituciones hacen que las personas sean como son o si nacieron así. Escribí mi primera publicación sobre Rousseau en el 2000, donde analicé su concepto sobre la democracia. Él dijo que la desigualdad entre las personas inició con la propiedad privada… ahí comenzó todo. Comienza con alguien cercando la tierra y diciendo que le pertenece. Lo malo, según Rousseau, no es que haya hecho esto, sino que los demás le creyeran.

Hoy puede decirse lo mismo sobre la ingeniería genética. Tenemos una nueva especie de feudalismo. Los recursos naturales están siendo privatizados y los otros, que también son propietarios de estos recursos, pagan para utilizar sólo parte de ellos. Un ejemplo de esto es que sea patentado algo de lo que ya se ha tenido conocimiento.

Hasta la naturaleza se está patentando. Así que en estos tiempos neo-feudales en los que vivimos, es tan obvio para mí volver a los tiempos cuando un rey decía: “Este río es mío o esta tierra es mía, y los agricultores deben pagar para utilizarlo”. En aquél tiempo la religión autorizaba y justificaba esto. Hoy son los científicos quienes lo hacen.

Berkeley, California, EEUU.

Profesor Ignacio Chapela, microbiólogo, su oposición clara y pública contra la inversión millonaria por parte de la industria fue seguida por una amenaza de 3 años de negación de la permanencia de su cátedra. Sólo con una demanda legal logró su estadía como profesor.

Debemos reconocer que el aire es lo que nos une a todos y mucha de la información biológica, aunque la produzcan organismos en la tierra, como las plantas, siempre están lanzando sus señales, sus mensajes al aire. Así que si tomas muestras del aire podrás leer el ADN del mundo, incluso para organismos más grandes como nuestros cuerpos. Yo estoy rodeado por una nube de mis células que continuamente emanan de mi superficie y debería ser capaz de recogerlas del aire y detectar que yo estoy aquí, que tú estás aquí, o que lo estuviste. El objetivo es darles a las personas la capacidad de ver el AND del mundo que las rodea, el cual no pueden ver. Esto incluye de manera importante el ADN transgénico…

Yo sólo soy alguien que realmente, podría decir que se enamoró de los hongos. Cuando oí hablar de ellos por primera vez, me dije: “qué cosa tan increíble.” Esta es la parte visible del champiñón, y cuando niño, solía escarbar la tierra para encontrar la raíz y por supuesto no encontraba nada, porque se convierte en un microbio. Esto es una ventana increíble al mundo de lo invisible. Los insectos también son así. Los ves y luego no los ves porque son muy pequeños. ¿Y qué sucedió? No lo sabes hasta que lo averiguas. Esto es lo que impulsa y ha impulsado toda mi carrera.

Hice mi PhD en Gales estudiando hongos y vine al norte de Nueva York a estudiar los hongos, siempre buscando la parte invisible de ellos. Iba a ir al trópico, a Panamá, cuando recibí una llamada de Suiza y me dijeron: “Hemos estado observando lo que has hecho y nos pareció muy interesante. Queríamos saber si te gustaría hacerlo aquí”. ¿Qué puedes responder a eso? Les dije que no sabía quienes eran. Resultó ser la sección de investigaciones de NOVARTIS y querían que yo fuera.

NOVARTIS, compañía farmacéutica multinacional, ahora SYNGENTA.

Me puso nervioso saber que era una compañía transnacional. En ese entonces era la segunda compañía farmacéutica y agroquímica más grande y por supuesto que sabía sobre corporaciones y me preocupaba. Pero pensé: “ahí es a donde los hongos me están llevando, ahí seré capaz de estudiarlos, así que iré.”

En ese momento ver la industria internamente me cambió. Yo tenía 2 intereses. Por un lado el interés por lo microbiano, lo invisible, y por el otro lado el interés por las instituciones que realizan investigaciones científicas. Desde entonces he dedicado mi carrera a juntar estos dos. Pienso que todo lo que hago en la ciencia tiene consecuencias en la política y que ésta afecta dramáticamente mi trabajo, al igual que el de otras personas en la ciencia.

Esta pequeña casa vino a nosotros como algo del destino y está en un sitio muy especial. Debajo de nosotros podemos ver todo el campus público de la Universidad Berkeley de California y estamos justo en el límite, donde este campus se encuentra con la parte privada y militar de la maquinaria de investigaciones. Esta es una gran máquina de investigaciones. Una parte es pública y la otra es privada, corporativa y militar.

Es un cañón que lleva agua pero también ideas para el mundo. De este cañón ha surgido mucha imaginación para el mundo, para bien y para mal. Una de las cosas más importantes que ha salido de este cañón, especialmente de la parte militar, es el proyecto Manhattan, la generación de todo el campo de la física nuclear y la aplicación de esta física nuclear para la producción de fuerzas altamente destructivas.

Todas las guerras que han estado sucediendo se proyectan desde aquí hacia fuera. Así que en estos campus donde estamos, desde el principio fue pensado como la proyección de América hacia el mundo, hacia el oeste, donde el nuevo mundo se abriría para el nuevo comercio y el intercambio. Y resulta que estamos aquí. El conocimiento que sale de aquí es muy importante para el mundo, no sólo por la tecnología sino también por como vemos nuestro papel en el mundo y con la naturaleza.

Así que ese cierre del conocimiento que era público y se hace privado, corporativo o militar y secreto, ese cerco del conocimiento, considero que es muy dañino para el movimiento de la ciencia y del saber. Es una gran lucha la que se lleva a cabo aquí y en otras partes del mundo para tratar de proteger esa diversidad de conocimiento, esa diversidad de la cultura.

El desarrollo más reciente en esta batalla ha sido llevaba a este campus de BP, British Petroleum, que quisieron ser llamados “más allá del petróleo” (Beyond Petroleum). BP llegó aquí ofreciendo 500 millones de dólares, lo cual es mucho más de lo que alguien le hubiese ofrecido a la Universidad, supuestamente para investigaciones.

A los administradores de las universidades les es difícil negarse al dinero. No importa de donde venga, ellos quieren ese dinero. Así que trataron de pasar este contrato con BP sin que las personas se dieran cuenta, pero logramos averiguar algunas cosas al respecto. Sabemos que BP quiere nuevos edificios en el cañón, que estén detrás de las cercas del Laboratorio Nacional, para que nadie tenga acceso a ellos. Quieren acceso a nuestros estudiantes, quieren acceso a nuestros seminarios para saber qué ideas les son útiles, quieren control sobre los artículos que se publican, qué se dice o no… Pero más importante aún, quieren acceso al currículum, saber qué se dictará en la Universidad, y como esto es una universidad pública, también determinamos el currículum de los niños, desde preescolar hasta bachillerato.

Ahora BP tiene acceso a lo que se denomina ciencia y a lo que no se denomina ciencia. Así que ahora pueden decir que quien esté de su lado es un científico y quien no lo esté, no lo es. El poder que obtienen de eso es extraordinario. Ellos cerraron las puertas a cualquier visión pública de lo que sucede detrás de las paredes y las cercas y las corrientes de investigación académica.

Este es el último lugar en donde la resistencia se expresó de una manera real. Verlo es muy perturbador, disculpen. No había venido desde que sacaron a los cuidadores de árboles, no podía resistir regresar y verlo. Esta área estaba cubierta de viejos robles. Cuando la universidad decidió cortarlos para construir más edificios en asociación con BP, los estudiantes subieron a los árboles y se quedaron ahí durante 2 años. Había 3 filas de cercas cuando los estudiantes estaban sobre los árboles, como si fueran animales extremadamente peligrosos. Tenemos hienas arriba en el cañón que son peligrosas, hay una jaula especial para ellas y sólo tiene 2 cercas. Para enjaular a estudiantes protestando tuvieron que poner 3, con alambre de púa arriba para asegurarse que nadie entrara.

Al final sólo quedaron 4 personas. Había luces muy fuertes, para que no durmieran, nadie les podía pasar agua ni comida… Era una situación que les recordaba Guantánamo a todos, como si fuesen alguna especie de prisioneros. Estaban tratando de matarlos de hambre, y tan pronto bajaron, como si le tuviesen rabia a esta resistencia, cortaron los árboles el mismo día y los transformaron en estas montañas de virutas.

Esto es lo que quedó de una hermosa plantación de árboles de roble.

Desafortunadamente sólo nos oponemos una minoría y he estado muy involucrado tratando de enfrentarme a esto y a otros avances de la ciencia corporativa, esta ciencia privatizada, porque creo que el problema es que las personas no se dan cuenta de lo que sucede y para cuando despierten será muy tarde. Poder tener una universidad pública haciendo investigaciones públicas y desarrollando el entendimiento público de la humanidad, va a desaparecer.

Estamos muy lejos de la libertad de expresión en esta universidad, aunque celebramos el Movimiento de la Libertad de Expresión. Al llamarlo Movimiento de la Libertad de Expresión, con mayúsculas, lo pones en el pasado, como algo de lo que estamos felices y orgullosos, pero en el presente no hay tal cosa como libertad de expresión. No se te permite preguntar muchas cosas ni decir muchas otras. Si lo haces te metes en serios problemas. En mi caso fui expulsado de la universidad 3 veces y cada vez luché y pude mantener mi trabajo. Pero ha sido muy difícil. Yo soy sólo uno de muchos ejemplos donde la persona es castigada por lo que dice o investiga.

Las personas que tienen rencor político en mi contra, están en posiciones de poder dentro del área científica y ellos dificultan mucho mis publicaciones, sobretodo en lugares donde mis ideas tendrían alguna influencia. Pero esa no es una limitación muy grande. La mayoría de las limitaciones del científico provienen de su propia conciencia y se expresan por medio de la autocensura. Te autocensuras por temor a lo que te pueda suceder, porque puedes perder tu patrocinio, tu posibilidad de publicar, el respeto de tus colegas y así sucesivamente. Estoy agradecido de la protección que existe ahora en torno a mí, después de tantos años de lucha. Siento que tengo esta libertad y pretendo utilizarla lo máximo posible.

Tromsoe, Noruega

Es un lugar muy hermoso y también muy mineral. Esto estaba cubierto de hielo hace poco, unos pocos miles de años atrás, lo cual es nada. La vida está surgiendo ahora sobre la roca, esto es realmente la vida creándose, el principio de muchas cosas. Ha sido un buen lugar para mí como refugio de las luchas en el Sur. Venir, pensar, reflexionar y escribir, comenzar nuevos proyectos y estar con personas que quieren oír lo que tienes que decir en lugar de sentirse incómodos con lo que tienes que decir. Estuve muy agradecido y feliz al tener oportunidad de venir e invertir este tiempo para reflexionar.

Es muy difícil, es imposible conseguir un sitio así en otro lugar del planeta. Este lugar es único porque hay independencia del dinero y de la influencia de la industria biotécnica, donde las personas no están comprometidas con esta agenda.

Desconfíen de mí si digo que soy imparcial, desconfíen de mí si digo que soy objetivo. Estoy parcializado, soy dependiente, tengo nexos y compromisos.

Hay 2 conceptos muy importantes: conflicto de interés y conflicto de compromiso. La mayoría de países pueden lidiar con los conflictos de interés o demostrar hasta cierto punto que la persona obtiene dinero de algo que está haciendo. Eso es conflicto de interés.

El conflicto de compromiso es más difícil de conseguir y de lidiar con ellos, si es que se puede. Cuando la estructura del sistema científico, académico y regulatorio de la creación del conocimiento se ha resquebrajado, atravesamos una increíble disolución de este sistema actualmente. Ustedes, al igual que yo y cualquier persona del mundo, somos confrontados con esa disolución de ese sistema que es capaz de decirnos cuando alguien estaba en conflicto de interés o de compromiso.

Así que desconfíen de mí cuando esté frente a ustedes, pregúntenme “¿Quién eres tú?”. Esto es lo que el maestro Traavik hace cada mañana, lo hace cada mañana y es cierto. Dice, “¿Quién eres tú?”, no pregunta “¿Cómo estás? Dice, “¿Quién eres tú?”. Yo creo que ustedes deben hacer lo mismo con cada orador, especialmente como miembros del público. Es la primera pregunta que deben realizar, y dependiendo de la respuesta, comiencen a juzgar a la persona y, por ende, el conflicto de interés y de compromiso.

Dr. Terje Traavik, director científico del Instituto de Ecología del Gen, GenOK

GenOK es el diminutivo de “Ecología del Gen”. Nosotros creamos una nueva ciencia la cual llamamos Ecología del Gen basada en el conocimiento de que todo el material genético, todo el material hereditario del mundo, está influenciado por el ambiente en el cual este material hereditario está inmerso.

Debido a este enfoque holístico, es necesario incluir también las ciencias sociales, ciencia política, economía social, ciencias culturales, derechos humanos, asuntos legales y así sucesivamente, y luego tratar de unir todo esto.

Somos atacados por no ser neutrales, balanceados, objetivos y todo eso. El trabajo de un científico se seguridad biotecnológica no es ser objetivo y neutral. Nuestro trabajo es crear escenarios basados en el peor de los casos, convertirlos en hipótesis, convertirlos en experimentos y luego darle fuerza a la hipótesis o descartarla. Esa es la labor que nos ha dado la sociedad.

Así que objetividad, la neutralidad y lo demás, no significa nada en este contexto.

Una de las razones por la que nos organizamos y creamos un movimiento científico, es para protegernos de los ataques que continuarán sucediendo, porque obviamente somos una amenaza para los mercados de los productores de organismos modificados y todos los productos intervenidos genéticamente.

Mamadou Goita, director ejecutivo de IRPAD, Mali

Mi objetivo al venir aquí es compartir mi experiencia con las personas de aquí e involucrarme en una red mundial sobre los objetivos de la modificación genética. Ya que en África también nos preocupa este tema y trabajamos en la seguridad biotecnológica, pero también realizamos evaluaciones a diferentes niveles, porque nuestro país también trabaja en leyes de seguridad biotecnológica.

La mayoría de los países africanos son autosuficientes en la producción de alimentos. Nuestras semillas locales son muy interesantes en términos de mejora de la producción ya que en la mayoría de los casos son muy limpias y hay potencial de mejorar la producción de estas semillas, ¿Por qué no trabajar en eso en lugar de acudir a la ingeniería genética?

Ignacio Chapela Es cierto que el poder de los tecnócratas y expertos se ha incrementado en los últimos años. Es tan grande y tan descontrolado, que se ha convertido más en una religión. Es una religión que tiene muchos dogmas y uno de ellos es que los humanos pueden cambiar la naturaleza, como deseen. Eso es completamente falso porque no podemos.

Estamos manipulando la vida de una forma que no comprendemos ni podemos controlar y luego la liberamos al ambiente. Este es un cambio radical y sin precedentes que está más allá de nuestra comprensión y no podemos revertirlo… Esa es mi preocupación.

Siempre he dicho: sólo defenderás lo que amas. Muchos preguntan ¿qué hago?, ¿cómo puedo defender el ambiente? Sólo sal y enamórate de él. Enamórate del río, de una granja, de una especie, sólo enamórate, y créeme, cuando lo hagas lo defenderás.

Andrew Kimbrell Si recoges cualquier roca de este río, encontrarás pequeños gusanos de cactus, que son la primera forma que veremos. Los cactus son la fuente principal de alimento para las truchas en este río. La Universidad de Indiana descubrió que el maíz BT, un maíz modificado, el BT en él, el cual es un pesticida, mata a estos insectos al entrar en contacto con el río, los mata en esta fase, restringe su crecimiento que causará problemas en ríos como este, rodeados por cultivos BT, porque éste matará a las larvas.

Esto fue reportado en el 2007, e inmediatamente la industria comenzó a atacar esas investigaciones. Así que tenemos organismos modificados con resultados inesperados y 10 años después descubrimos que pueden ser una seria amenaza para ríos como este.

Mucho en estas tecnologías biológicas y modernas es lineal. Nos da la idea de que de alguna manera estamos en un progreso lineal hacia un futuro tecnológico. Pero los salmones nos dan una lección muy diferente. Nos enseñan que no debería ser lineal, sino circular, un círculo dador de vida. Ellos regresan al mismo punto donde nacieron, desovan, mueren y los jóvenes vuelven a salir. Es un ciclo hermoso. Nos enseña una nueva forma de pensar sobre nuestras vidas y economía. Como tener una economía sustentable y dadora de vida, en lugar de una lineal de mayor producción sin importar el costo en la naturaleza o a nosotros mismos.

¿Saben? Todo lo que vemos aquí, la ropa, la cámara, mi caña de pescar, todo viene de la tierra. Sólo hay una economía y es la que nos rodea ahora. La economía del capital y tecnología es un invento de nuestra mente, los mercados de valores… todo esto es artificial. La verdadera economía es la ecología. Y creo que la biotecnología y muchas otras personas no comprenden, es que debemos evolucionar y si queremos una economía sustentable, debe estar entramada, incrustada en esta ecología. Tendrá que seguir las leyes de esta naturaleza y no las leyes artificiales de cualquier tecnología, incluida la biotecnología.

Anuncios

Publicado el 08/08/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: