La piel

La piel
NatGeo
53 min
2002

 

La piel es el órgano más extenso del cuerpo.

Sólo una criatura perdió las escamas, las plumas y el pelaje, desarrollando la increíblemente flexible versión humana. Las huellas dérmicas de nuestros dedos proclaman: esta piel es mía. Es única.

La superficie de la piel es una dura capa exterior que nos impermeabiliza y nos aísla de los invasores. Ahí fuera nos consumimos desprendiendo millones de escamas de piel muerta cada minuto. Pero si entramos en un poro sudoríparo, la piel innegablemente está viva. Arriba se agita incansable una fábrica de células, y justo debajo, en la dermis, la piel es como una selva de un planeta extraño, con miles de naves de vasos sanguíneos transportando nutrientes, una red de fibras manteniéndonos juntos, millones de glándulas sudoríparas manteniéndonos frescos, y por todas partes un sinfín de terminaciones nerviosas exquisitamente sensibles.

Sin piel la vida sería imposible y con ella la vida es complicada.

Los babuinos conservan su energía bajo el tórrido sol. Su espesa piel impide la circulación libe de sudor.

Durante millones de años nuestros antepasados perdieron esa espesa capa de pelo y desarrollaron un ingenioso sistema para evitar la hipertermia. Hoy podemos verlo en nuestra piel. Seguimos cubiertos de pelo, unos 5 millones de folículos de promedio, pero es más pelusa que pelaje. Pelo miniaturizado, glándulas sudoríparas multiplicadas. Nuestra piel evolucionó hasta que pudimos disipar el calor con mayor rapidez que ningún otro mamífero.

En el interior de la dermis los vasos sanguíneos se contraen y expanden para regular nuestra temperatura. Las glándulas sudoríparas descargan sudor y sales en la superficie, donde la evaporación enfría el cuerpo en segundos.

La piel siempre está allí, evitando constantemente el calor, evitando que la delicada maquinaria humana se caliente en exceso.

El procedimiento habitual exige que los bebés prematuros sean aislados en un entorno libre de gérmenes, pero la Dra. Tiffany Field ha pasado toda su carrera argumentando que tocar a los bebés, aunque sean prematuros, es esencial.

Los bebés que no son tocados, como los bebés que están en los orfanatos, primero no consiguen sobrevivir o no crecen, y finalmente mueren.

Los mayores también están privados de eso, no tienen oportunidades de tocar a la gente. Y nuestra sociedad es así, hay demasiados tabúes que impiden tocar a los desconocidos.

Los bebés ganan un 49% más de peso que los bebés que no reciben masajes. Reciben el alta 6 días antes y continúan ganando más peso durante el primer año de vida. Lo mismo ocurre con las personas que dan los masajes, sus niveles de depresión descienden al igual que sus visitas al médico, porque no se ponen enfermas.

Los científicos creen que el masaje podría estimular una parte del cerebro, reduciendo el estrés y ayudando a los niños a mejorar. De hecho el cerebro y la piel están conectados profundamente desde los primeros momentos de la vida. Tocar es uno de los primeros sentidos que desarrollamos. Incluso en el vientre el bebé se lleva la mano a la boca.

Las sensaciones comienzan justo debajo de la piel, en las terminaciones nerviosas. Algunos son especialistas esperando a detectar una señal tan concreta como el dolor de un pinchazo. Un beso es básicamente el dominio de los corpúsculos de Meissner; nuestros labios están llenos de ellos. Pero a menudo los nervios trabajan coordinados, activándose al mismo tiempo para descifrar el mundo que nos rodea.

Los científicos han descubierto que nuestro órgano más extenso desempeña un papel importante en la atracción sexual, no sólo a través del tacto, sino también de la química.

La piel produce sustancias que cuando son liberadas en el medio pueden cambiar la forma en que los demás te perciben, en términos de atracción.

Las feromonas son agentes químicos segregados por unas glándulas especiales del cuerpo localizadas fundamentalmente en las axilas y las ingles.

Las feromonas tienen una gran influencia sobre las sensaciones y sobre la forma en que las mujeres califican el atractivo del hombre.

Estamos en el Valle Omo de Etiopía. Aquí la piel es muy oscura, y en las culturas en la que la piel es muy oscura, no se hacen tatuajes, se marcan el cuerpo, se cortan el cuerpo.

La mayoría de las mujeres Hamer exhiben las cicatrices infligidas por los latigazos. Para ellas confiere un gran estatus.

Un joven pasará de la infancia a la madurez, y eso es motivo de una gran celebración. Si puede saltar por encima de una manada de toros llegará a ser casadero. Pero sus hermanas sienten dolor por su salida de la familia y no quieren dejarlo marchar. Así comienza una batalla ritual; las mujeres lo insultan y el hombre se defiende. Con cada latigazo las hermanas demuestran su coraje, se someten a la tradición y acceden a dejar marchar a su hermano.

El Dr. Rox Anderson, del hospital general de Massachusetts, fue el primero en utilizar el láser para borrar tatuajes.

Durante una fracción de segundo el láser concentra millones de vatios sobre la piel.

De vez en cuando me encuentro con un tatuaje que desaparece en una sola sesión. El gran adelanto fue el comprender cómo utilizar los impulsos de luz para dañar exclusivamente las células que contienen la tinta del tatuaje.

El resto de las células indemnes empiezan rápidamente la que puede ser su tarea más asombrosa. En el momento en que su superficie resulta dañada, la piel actúa para bloquear el paso a las bacterias infecciosas e impedir que se pierdan fluidos. La sangre comienza a coagularse y se dispara la producción de células cutáneas. Fluyendo en dirección al centro desde todos los lados de la herida, las células encontrándose y multiplicándose hasta que se restaura el grosor habitual de la piel.

Hace millones de años, cuando los primeros hombres perdieron el pelaje, se hicieron más vulnerables a las radiaciones ultravioletas. Si tienes una piel sudorosa y sin vello, con escasa pigmentación bajo el sol ecuatorial, no parece una buena idea, así que la piel de los primeros humanos experimentó algunos cambios que la ayudarán a protegerse de las radiaciones ultravioleta. Y para ello reclutó al viejo sustituto evolutivo: más melanina.

La melanina es una antigua molécula fabricada en la piel por células pigmentadas especiales en forma de estrellas de brazos flexibles. Estimuladas por la luz solar, esgrimen sus brazos como surtidores, bombeando melanina en las células de la piel próximas. Y esas células, tras emigrar a la superficie protegen al cuerpo con diminutos escudos hechos de melanina. Cuanta más melanina, mayor será la protección y más oscuro será el color de la piel.

Cuando miras los niveles de radiación ultravioleta sobre la superficie de la Tierra comprendes algunas cosas extraordinarias. En primer lugar comprendes que en el hemisferio norte áreas enormes reciben muy pocas radiaciones ultravioletas durante el año. Las áreas próximas al ecuador reciben anualmente muchas más radiaciones ultravioletas que las áreas cercanas a los polos.

Con el tiempo, generaciones de humanos emigraron a regiones con menos radiaciones ultravioletas. Yablonski cree que allí donde necesitaban menos protección del sol la piel se fue aclarando. Eso significa que el color sólo es una adaptación al mundo que nos rodea.

No existen las razas, no existe una raza negra, no existe la raza blanca, simplemente hay personas en diferentes partes del mundo con atributos diferentes, algunas muy buenas adaptaciones biológicas al medio.

Desde los callejones de Nairobi a los laboratorios de alta tecnología de todo el mundo, los aclaradores de la piel son actualmente una industria multimillonaria.

Algunas cremas han sido relacionadas con efectos mucho más tóxicos: debilitamiento del sistema inmunológico, fallo orgánico, incluso la muerte.

El 80% de las mujeres de Kenia han usado alguna vez, o están usando, esos productos aclaradores.

Las fibras de colágeno que en su día fueron elásticas como la goma, ahora están obstruidas por los tejidos conjuntivos. Como los muelles rotos de un viejo colchón, han perdido su flexibilidad, y la piel que tan bien nos sirvió, comienza a decaer.

Anuncios

Publicado el 05/07/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: