Los Piratas de los Seres Vivos

Los Piratas de los Seres Vivos

Documental “Los Piratas de los Seres Vivos”

Título: Los Piratas de los Seres Vivos
Directora: Marie-Monique Robin
Productoras: Galaxie Production / ARTE France
Duración: 55 min
Año: 2005

Ya lo dijo alguien hace mucho: Homo homini lupus (el hombre es un lobo para el hombre), y creo que ya nadie puede dudar de esta afirmación, que no necesitamos de “enemigos exteriores” o inventados porque con nosotros mismos nos bastamos y nos sobramos para todo lo malo que se nos ocurra, algo que queda patente (y la palabra viene que ni pintada) en este documental de Marie-Monique Robin que nos habla del patentado de organismos vivos, ya sean plantas, genes o, de seguir así, nosotros mismos, por parte de un grupo reducido pero muy poderoso que, hambriento de -aún- más poder, decidió hace tiempo que todo en este planeta debía ser suyo para poder cobrarnos hasta por respirar y así llenar más sus ya de por sí ultra-abultados bolsillos.

Pero no es sólo la maldad inherente al hombre, sino que con actos como los que se explican aquí, o como los que vemos cada día sí y cada día también en la TV o en el mundo real,  ciertos países no deberían luego preguntarse porqué tanta gente en el mundo les acaba odiando, porque cada uno de sus actos parece realizado con el único y exclusivo fin de generar dicho sentimiento. Uno cosecha lo que siembra.

Con respecto a la autora del documental, por si no habías caído o no lo sabías, es la misma que escribió el famoso libro, y posterior documental, El mundo según Monsanto, con el que a muchos nos hizo conocer las bondades de una empresa (en realidad de una industria) casi todopoderosa y depredadora hasta la saciedad que, entre otras muchas cosas, fue la co-creadora del agente naranja que se vertió por miles de litros en suelo vietnamita y que tan nefastas consecuencias tiene aún hoy en día, a pesar del tiempo transcurrido, o de un puñado de transgénicos (OMG) con los que pretenden conquistar este planeta y nuestros estómagos (y mucho más).

Marie-Monique Robin ha estado y está muy involucrada con los temas que afectan al medio ambiente y a la salud y con las injusticias del planeta Tierra, y prueba de ello son los libros y documentales (no pocos) en los que denuncia tanta barbarie humana, barbarie que sigue produciéndose gracias al estado de nocivo aborregamiento somnoliente en el que permanece aún demasiada gente.

En fin… vamos a lo que importa, el documental, empezando con parte de la presentación del mismo en TV.

Todo comenzó con la aparición de las biotecnologías hace un cuarto de siglo. Ello permitió formidables avances de la ciencia pero también permitió a los laboratorios y a los industriales de los países ricos de patentar todo, incluido los organismos vivos, a las plantas, en países como India o en la Amazonia, que se cultivaban desde hace milenios.

Ello va desde los frijoles, el arroz basmati y pasando por todo tipo de plantas medicinales.

Como resultado estos países ya no son dueños de sus riquezas, quienes incluso tienen que pagar regalías a aquellos que depositaron las patentes sobre sus frijoles o su arroz.

Las multinacionales de los países del norte ¿están acaparando la naturaleza?

Todo comienza en 1980. Hasta ahí, sólo un producto fabricado o un verdadero invento podía ser objeto de una patente, pero en los 80 con la aparición de las biotecnologías, la corte suprema de los EEUU acepta de patentar un microorganismo genéticamente modificado, incluso ligeramente. A partir de entonces se abren las puertas para el patentado de todos los organismos vivos, de todas las plantas.

Pero es sobretodo desde hace 10 años que los laboratorios e industriales del sector de la biotecnología se pusieron a patentar todo y podrían ser los únicos que obtienen beneficios. Cada año se depositan miles de patentes de plantas del mundo entero y hoy en día el debate y la batalla jurídica son con mucho furor: ¿a quién pertenecen estas plantas? Particularmente las plantas medicinales que son proveedoras de los 3/4 de medicamentos.

¿Pertenecen éstas a los campesinos que las cultivan desde hace milenios o a los laboratorios que las transforman en medicamentos?

La pregunta no está solucionada por el momento y la balanza se inclina a favor de los países ricos que obtienen enormes beneficios, incluso si los países del sur se organizan y han comenzado ya a ganar y a anular numerosas patentes.

Sumándose a esto, paralelamente a esta biopiratería, hay el robo puro y simple de las plantas en todos estos países lejanos frecuentemente mal protegidos. Hoy en día es el tercer tráfico en el mundo después de las armas y los estupefacientes, 50.000 millones por año.

Veamos como se organiza el pillaje con ejemplos muy concretos como los frijoles o la margosa, en México, India y en la Amazonia con el documental de Marie-Monique Robin….

Estado de Sinaloa, México, en una campaña de información de los productores de frijoles amarillos…

“- Hay un señor de los EEUU que recogió un poco de frijoles aquí en el mercado y agarró este amarillito de nosotros y dice que es de él y que tenemos que pagarle para venderlo. Quiere de un 10 a un 15% de regalías…”

Él se llama Larry Proctor y explota un campo de frijoles en el sur de los EEUU. Desde 1999 su nombre encarna lo que sus oponentes llaman “la biopiratería”. Ese año la oficina de patentes de Washington le dio una patente, sobre una variedad de frijoles amarillos que el pretende haber inventado.

Frijoles amarillos

Frijoles amarillos, azufrados, peruanos o canarios… los frijoles de la discordia

“- Comencé a cultivar el frijol cuando era un muchacho campesino, con mi padre en 1958.

– ¿Era el frijol rojo?

– Sí.

– Aquí están nuestros campos de cultivo. Aquí el del frijol amarillo, de la variedad enola.”

Larry Proctor, en nombre de su esposa Enola, hizo patentar 5 variedades de frijoles amarillos. Como él dice, después de un viaje a México, lo cual, él lo reconoce muy difícilmente.

“- Dime Larry, ¿cómo comenzó tu historia con el frijol amarillo? ¿Cuando fue?

– Fue a inicios de los años 90, durante un viaje a México. Compré una bolsa de frijoles mezclados, había rojos y negros. Seleccioné los amarillos y los sembré. Quería saber si crecerían en este país. Los cultivé en una zona protegida donde había muchos árboles frutales y flores, lo cual hizo que hubiera una polinización intensa. Finalmente la madre naturaleza se encargó de todo y no tuve que hacer gran cosa.

– Dos años más tarde usted pidió una patente. ¿Cómo justificó en la oficina de patentes de Washington que su variedad de frijol amarillo fue un invento?

– Creo que eso fue hace un poco más de 2 años; presenté los datos y las pruebas de mi trabajo de selección. Ellos estimaron que yo cumplía los criterios.

– Uno de los criterios era que es frijol era nuevo en los EEUU.

– Si, exactamente. Es algo nuevo que no existía antes. Es un nuevo color.

– ¿Usted se considera el inventor estadounidense del frijol amarillo?

– Si, soy el inventor de la variedad “enola” del frijol amarillo.”

Desde 1999 la patente de Larry Proctor provoca una protesta airada en México. La defensa del frijol amarillo se convirtió en un caso nacional.

Es en el INIFAP, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, donde se organiza la resistencia. Aquí se trabaja desde siempre sobre la selección y mejora del frijol, del cual México es el centro de origen.

“- El frijol es originario de México, de esta zona central volcánica. De aquí es que se generó la gran variedad de frijol mexicano, desde el punto de vista del color, forma y tamaño. Antes de la conquista española los indígenas ya comían el frijol, los aztecas y los mayas. El frijol es la comida de base de los mexicanos, desde la época precolombina.

– ¿Cuál es el frijol que ha sido patentado por este estadounidense?

– Son estos frijoles, que se encuentran en las costas del pacifico mexicano. En México se les llama frijoles azufrados.”

En el INIFAP de México poseen lo que los biólogos llaman un banco de germoplasma. Es una habitación fría donde se conservan los recursos genéticos de los frijoles. Es decir, 10.651 variedades diferentes. Entre ellos una treintena se caracteriza por tener el color amarillo.

“- ¿A qué variedad pertenecen los frijoles patentados?pre

– Pertenecen a la variedad de la familia “mayocoba”, que se les llama azufrados, peruanos, canarios, etc. Aparte del hecho que estos frijoles representan un patrimonio de nuestros campesinos, pensamos que no tienen derecho de patentar los organismos vivos. Estamos totalmente en contra de eso.”

Para proteger el color de sus frijoles, Larry Proctor ha obtenido dos documentos oficiales. Uno de ellos es lo que los seleccionadores llaman un certificado de obtención vegetal, que le permite controlar el mercado interno. En la actualidad, su sociedad POD-NERS vendió muchos cientos de licencias a agricultores estadounidenses.

El otro es la patente, que le permite controlar las importaciones gracias a un monopolio de 20 años.

“- Este es mi muro de bolsas. Aquí está el frijol amarillo, de la variedad enola. Para que los consumidores sepan que nuestro productor es realmente estadounidense, estoy orgulloso de haber puesto allí la bandera estadounidense.

– ¿Eso quiere decir que usted es el propietario de los frijoles amarillos en EEUU?

– Si, yo soy el propietario. Bueno, algunos piensan que soy propietario de todos los colores y en todo el mundo. No, la patente estipula que soy propietario de una pequeña parte del espectro de colores, que va del punto A al punto B. Es lo que dice la ley.

– ¿Esto es lo que le permite a usted exigir regalías a los mexicanos que exportan frijoles amarillos?

– Efectivamente, hemos fijado regalías sobre nuestros productos; es un máximo de 6 dólares por saco de 100 libras.”

Por el lado mexicano, los productores de frijol amarillo siguen enfurecidos. Están reagrupados en una cooperativa, la cual tiene miles de miembros. Producen cada año 15.000 toneladas de frijol amarillo que se vende en todo el país. Ellos pelean duramente desde hace 5 años, exigiendo la abrogación de la patente, pero el caso está en suspenso.

Almacén de semillas de frijoles

En lugares como este se almacenan y catalogan semillas de frijoles para preservar los recursos genéticos

“- Mi pregunta es muy concreta: ¿qué es lo que nolos impide hacer esta patente?

– Nos van a impedir desarrollar nuestra producción y exportarla libremente a los EEUU.

– En el año 98 y 99 tuvimos un aumento enorme de la producción; comenzamos a exportar con mucho éxito. Estábamos en pleno boom cuando llegó un fax directamente de POD-NERS donde nos pedía pagar regalías por cada libra exportada.

– ¿De cuando era?

– No recuerdo, creo 3 céntimos la libra.

– No, no, 6 céntimos la libra.

– ¿Detuvieron la exportación?

– Tuvimos que pararla porque nuestros clientes no querían tener problemas.

– Yo creo que esta guerra, no, quiero decir nuestra defensa no debe estar dirigida contra Larry Proctor, incluso si él se beneficia con todo esto. Es contra la oficina de patentes estadounidense, porque hoy ha permitido patentar nuestro frijol, pero mañana pueden patentar el tequila. La oficina estadounidense de patentes ha actuado con mucha ligereza, motivando la biopiratería.

– Esa es una patente sin fundamento que incluso está en contra de la mundialización y en contra de los intercambios internacionales.

– Con la nueva amenaza mundial que viene de los EEUU se está tratando de robar no sólo los productos mexicanos, sino que están tratando de robar la identidad del pueblo.”

El caso se sigue de muy cerca por el Ministerio de Agricultura, que ha contratado a un abogado para hacer anular la patente. Desde hace 6 años el frijol amarillo envenena las relaciones de México con su gran vecino del norte.

“- El gobierno mexicano está muy comprometido con este tema porque al final es la protección de los recursos del país. México es el centro de origen no sólo del frijol, sino también del maíz o de numerosas especies y este caso puede constituir un precedente para muchos otros casos.

– ¿Se puede hablar de un robo?

– Yo creo que sí, cuando alguien se apropia de algo que no es suyo al final es un robo.”

Los mexicanos han encarado la patente frente a un tribunal californiano. El procedimiento es largo y costoso porque en los EEUU una patente tiene el valor de ley.

Para probar que se trata de un robo, el gobierno mexicano pagó por un estudio en la Universidad de Davis, donde trabajan los mejores especialistas estadounidenses sobre los frijoles. Éste ha sido confiado al profesor Paul Gepts, un científico belga investigador del departamento de biología molecular.

“- Lo que hemos tratado de investigar es determinar cuál es la relación genética entre enola por una parte y las otras variedades de semillas amarillas. Lo que utilizamos es el ADN de esta variedad y tratamos de comparar el ADN. Por lo tanto, si dos variedades son muy cercanas ellas tendrán el ADN muy parecido.

Cada columna vertical representa una variedad diferente. La variedad enola es 51 y 52. El 49 y 50 son las dos principales variedades amarillas de México. Cuando se las compara banda por banda se ve aquí que son casi idénticas.

La conclusión es que el origen, el más probable, de enola es de hecho una variedad desarrollada por los mexicanos.”

El caso del frijol amarillo también se ha convertido en un símbolo para los científicos de EEUU. Todos unánimes denuncian las derivas del sistema estadounidense de patentes que no respeta sus propios criterios de atribución.

“- ¿Cómo reaccionó la comunidad científica frente a esta patente?

– Eso no lo comprendimos, era como algo imposible.

– Los criterios para obtener una patente es demostrar que uno ha inventado algo, es la invención, ¿no es cierto?

– De hecho hay 3 criterios: la novedad, la utilidad y lo que llamamos en inglés “non obviousness”, “inventiveness”, es decir, el poder de invención. Aquí no hay novedad; en 3 años normalmente no es posible desarrollar una nueva variedad. La utilidad es cierta, porque hay un mercado para el frijol amarillo, pero la inventividad ya era pre existente.

Él dice, por ejemplo, que tiene un rendimiento elevado, pero no hay datos de rendimiento. Él dice que tolera el calor, pero no hay datos sobre la tolerancia al calor.

La serie de documentos que demuestran la existencia anterior no están citados en su patente. Lo que se ve es que es relativamente fácil obtener una patente pero que es muy difícil anularla.”

Mientras tanto, Larry Proctor se aferra fuertemente a su patente y no pierde los medios para defender su derecho de propiedad intelectual sobre el frijol amarillo.

Según Mark Hogge, el abogado del gobierno mexicano, sus gastos de justicia se elevan a más de 100.000 dólares. ¿De donde viene el dinero? Es un misterio…

“- ¿El criterio es que debe ser nuevo en los EEUU?

– No, debe ser nuevo en todo el mundo.

– ¿Piensa que hay alguien detrás de él?

– Puede haber seguramente un inversionista, pero no sabemos quien es. Pero tengo la impresión que él fue enviado como un cruzado a por el frijol amarillo.

No es posible realizar una acción de este alcance con la oficina de patentes sin que haya mucho dinero por detrás. Puedo asegurarle que el nivel de defensa desarrollado a favor de él es del orden de aquellos que pueden ofrecerse las multinacionales de mi país.

Compañías como General Electric estarían dispuestas a comprometerse a este nivel de defensa jurídica si saben que pueden obtener enormes beneficios con el producto en juego.

– ¿No cree que hay una deriva en el sistema de patentes estadounidense?

– Sí, es seguro que hay una deriva en el sistema de patentes. Sin ninguna duda. Es debido al hecho que la gente, el conocimiento y la tecnología, se ha desarrollado en el dominio de la biotecnología. Eso ha forzado a la oficina de patentes a moverse en esa dirección, para tener en cuenta esta evolución.

– ¿El patentado de los seres vivos se ha convertido en un gran negocio?

– Sí, realmente se ha convertido en un enorme negocio.”

El patentado de los organismos vivos estaba prohibido en todo el mundo hasta el advenimiento de la biotecnología. En los EEUU esta excepción está claramente estipulada en la ley sobre patentes de 1951 que sólo cubría las máquinas o los procedimientos industriales.

Oficina de patentes estadounidense y europea

A la izda. la oficina de patentes estadounidense, con sede en Washington, y a la dcha. la europea, con central en Munich, lugares donde parece ser que se puede conseguir una patente de cualquier cosa (sobretodo si tienes dinero)

Actualmente la oficina de patentes de Washington, que depende del Ministerio de Comercio, otorga cada año 700.000 patentes, de las cuales el 15% conciernen a los organismos vivos.

“- En 1980, la Corte Suprema de los EEUU pronunció una sentencia por el caso Chakrabarty. Era un científico que trabajaba para General Electric, quien había modificado genéticamente un microorganismo para comer los hidrocarburos. Cuando depositó su pedido de patente, la oficina estimó que no existía el derecho de dar una patente por un organismo vivo y rechazó el pedido.

Entonces Chakrabarty acudió a la corte suprema y ésta declaró que todo lo que ha sido tocado por el hombre bajo el sol es patentable.

El caso Chakrabarty ha abierto la puerta para patentar los genes, las secuencias de genes o los animales transgénicos.

– De las plantas.

– Hay 2 maneras de obtener una patente sobre una planta. Ya sea porque la planta ha sido modificada genéticamente, interviniendo sobre su estructura ADN, o ya sea por un proceso de selección o de cruce donde el hombre ha llegado a crear una planta que no existía, que no está en la naturaleza. Por el contrario, si es una planta de la naturaleza que es un producto de la naturaleza, no se la puede patentar.”

Es imposible abordar el tema de los frijoles amarillos que, sin embargo, parece contradecir los principios de la casa. El argumento evocado “está en curso una revisión” es la única cosa que acepta confirmar el representante de la oficina:

“- Le confirmo que hay un pedido de revisión en curso, pero por el momento no se ha tomado ninguna decisión.”

Aquí la bestia negra de la oficina de patentes de Washington. El canadiense Pat Mooney, quien inventó la palabra biopiratería. Él es dirigente de una organización no gubernamental y ha hecho del patentado de los seres vivos su caballo de batalla.

Para el caso del frijol amarillo representa un reto universal.

“- Si la decisión de la corte da la razón a Larry Proctor, éste será un signo para el mundo que el gobierno estadounidense dejará pasar cualquier caso de biopiratería practicado en los países del tercer mundo. Ello significa que no hay definitivamente ninguna regla en este campo. En el tema del patentado de los seres vivos con los cambios que se ha hecho en 1980 ya se constata que cualquiera puede ir a la oficina de patentes de los EEUU para exigir una enmienda o una excepción a las normativas.

Los abusos son permanentes. La oficina de patentes se ha convertido en un tipo de cleptómano que no para de robar la biodiversidad por todos lados en el mundo.

– ¿Qué es lo que está en juego con el patentado de los seres vivos?

– Actualmente es muy difícil medir la envergadura de las consecuencias que conlleva la apropiación y el patentado de los seres vivos.

Lo que podemos decir es que eso sólo reduce la vida a una cosa, como un cenicero, un salero, una mesa… La biodiversidad es considerada como una materia prima que sirve para desarrollar nuevos productos o servicios o medicamentos, productos de belleza o alimentos que pueden ser comercializados.”

En Nueva Delhi…

“- En todos los medios, la gente, los médicos dicen: “utilice Colgate para limpiarse los dientes…”, y yo digo: utilice esto (la margosa). Es muy bueno. Hay una disputa, un combate, entre la tecnología y la tradición.

– ¿Qué piensa de la patente obtenida por una compañía americana sobre la margosa?

– Las compañías americanas son muy listas. Conocen el valor de la margosa. Este árbol es la madre y padre de la medicina, la margosa.
Tenemos el derecho de controlarlo porque esto nos pertenece.”

El ministro Lalu Prasad es conocido por su bufonería, pero aquí el asunto es muy serio. En 1994 la compañía americana Grace, especializada en productos químicos, obtuvo una patente sobre un proceso fungicida que es un extracto del “neem”, el nombre indio de la margosa.

Fábrica de insecticidas de Union Carbide, en Bhopal, India

Esto es lo que queda de la fábrica de insecticidas de Union Carbide en Bhopal, India, la que produjo la catástrofe en 1984

Desde esa fecha se depositaron por lo menos una decena de patentes, incluyendo un dentrífico basado en el neem, que es conocido como “el árbol gratuito”. La margosa se utiliza en la farmacia tradicional desde tiempos muy antiguos. Frente a las amenazas que pesan sobre él, el estado de Haryana hace una campaña para sensibilizar a la población.

“- Voy a hablarles a ustedes de los diferentes usos de la margosa. Primeramente las enfermedades de la piel, sin importar cuales son: eczemas, pruritos, puntos de acné en el rostro… Las hojas de la margosa sirven para estas enfermedades. Se come en las mañanas, en ayunas. Se pueden también cocinar. Para aquellos que no les guste el olor, pueden beberla tapándose la nariz.

Aquí está la corteza de la margosa, que también es muy útil para sanar los forúnculos, las verrugas o las heridas. Esta preparación se puede utilizar para cualquier enfermedad.

La margosa nos pertenece. Los extranjeros están patentándolo. La patente es una ley que permite a los americanos de tener a todo el mundo en su red comercial.

No queremos que patenten nuestro patrimonio. Si debe ser patentado, lo será por nosotros.”

El segundo dominio, donde se utiliza ampliamente la margosa, es en la agricultura. Por todos lados en la India los campesinos fabrican una composta a base de hojas de neem que sirve de abono, pero también de pesticida natural, porque el amargor de la savia constituye un potente repulsivo.

“- ¿Es mejor que los insecticidas químicos?

– Es mucho más eficaz que los productos químicos. Además no hay efecto nocivo, es muy benéfico.

– Y los productos químicos cuestan caro.

– Sí, esta técnica no cuesta nada. Todo lo que necesitamos es un poco de trabajo y organización. No hay gastos suplementarios.”

La otra técnica consiste en extraer el aceite de las hojas y los granos de la margosa con la ayuda de un alambique. Después de la dilución la preparación se rocía sobre los cultivos. Justamente este proceso fungicida natural es el que ha sido patentado por la compañía estadounidense Grace.

“- Estos últimos años la tragedia de Bhopal ha moldeado mi vida. Quise comprender ¿por qué se utiliza para la alimentación productos tóxicos fabricados para matar en tiempos de guerra? La agricultura biológica es el resultado de Bhopal. Es en Bhopal que me decidí a defender la margosa.

Diez años más tarde, cuando la patente sobre la margosa fue obtenida por Grace, hemos comenzado a luchar para salvar la propiedad de nuestras raíces, nuestras plantas, nuestras semillas, nuestros alimentos. A todo aquello que no mata a los hombres sino que los hace vivir.”

Es en la noche del 2 al 3 de diciembre de 1984. A medianoche, una nube de gas tóxico se abalanza sobre Bhopal. En pocas horas 10.000 personas agonizan y 20.000 mueren en las semanas siguientes. El gas mortal proviene de la fábrica de Unión Carbide, que fabrica insecticidas químicos. Actualmente el sitio de la fábrica no ha sido todavía descontaminado, pero el pesticida natural tomó su venganza sobre el pesticida químico. Las margosas han invadido este sitio desolado.

Física y galardonada con el Premio Nobel Alternativo, Vandana Shiva es el símbolo de los oponentes a la biopiratería. Ella es la que guió la campaña contra 2 patentes estadounidenses que ocasionó la ira de los indios. Uno era por la cúrcuma y el otro por una variedad de arroz basmati.

Después de una batalla de varios años las 2 patentes finalmente fueron revocadas. Hoy en día Vandana Shiva ha hecho de su oposición al patentado de neem un combate de por vida.

“- La margosa es la alternativa a la catástrofe que mató a 31.000 personas. Es la respuesta a Unión Carbide, Dow Chemical o Monsanto.

– ¿No es una contradicción el hecho de que por un lado las multinacionales impongan los pesticidas químicos y por otra parte patenten la margosa?

– No es una contradicción porque ellos hacen todo por avaricia. Ellos mataron a la gente de Bhopal por su avaricia y patentan la margosa por avaricia. Está absolutamente en conformidad con su actitud depredadora.”

“- El patentado de seres vivos es la continuidad de la primera colonización. La palabra patente o brevete viene de la época de la conquista. Es una carta patente dada por los reyes y reinas de Europa a los aventureros y piratas en la cual les decían: partan, vayan y encuentren tierras fuera de Europa y poséanlas en nuestro nombre, gracias a este trozo de papel.

Hoy en día los biopiratas vienen también con un trozo de papel. No hay diferencia, es una carta patente, un brevete que dice: ve, posee las formas de vida del mundo en nombre de las multinacionales.

Cuando los hombres blancos decidieron colonizar el mundo, a pesar de que las tierras eran habitadas, fueron declaradas como “terra nullius“, la tierra vacía, es decir, vacía de hombres blancos, por supuesto, no vacío de seres humanos y mucho menos de organismos vivos.

De forma muy similar el patentado de los seres vivos y la biopiratería se basan en una alegación de la “vida vacía”. Si la vida de la biodiversidad no está en relación con el hombre blanco, para ellos está vacía de conocimientos. Es una negación injusta al trabajo de milenios de millones de personas, de cerebros trabajando colectivamente por el bien de la humanidad.”

Munich…

Árbol de margosa o neem

Árbol de margosa o neem, originario de la India y también atacado por los depredadores humanos con corbata

La empresa Grace obtuvo una de sus patentes sobre la margosa en la Oficina Europea de Patentes. El origen de la oficina fue la convención de 1973 firmada por 30 países. Cada año los 6.000 examinadores otorgan 60.000 patentes, de los cuales el 6% están en litigio. Entre ellos está la margosa, que finalmente la Oficina Europea anuló en el 2000, pero la compañía Grace ha apelado.

Para Cristoph Then, perteneciente a la organización Green Peace, la Oficina Europea copia las prácticas estadounidenses sólo con un ligero decalaje en tiempo.

“- Lo que constatamos desde hace unos años es que cada vez es más fácil obtener una patente. No es necesario presentar un verdadero invento. Muy frecuentemente los pedidos de patentes conciernen a descubrimientos muy simples; cuando encuentran alguna cosa lo describen, lo aíslan de su contexto natural, como el contenido en ácido oleico de una variedad de maíz cuyo principal activo es una planta como la margosa.

Lo que es determinante es que la descripción sea efectuada en un laboratorio. No se tiene en cuenta el hecho de que la planta y sus virtudes sean conocidos desde hace milenios en otros lados.”

El presidente de la Oficina dice:

“- Quien llega a la Oficina Europea de Patentes puede ser partícipe del descubrimiento, pero lo que importa para los examinadores como patente expeditable no tiene nada que ver con el descubrimiento. Realmente es un invento ligado a un valor agregado y a la inteligencia.

– En la margosa se ha propuesto una patente en un principio digamos activo de la planta.

– Sí, que ya era conocido. Pero los examinadores no tenían este conocimiento.

– ¿Están tomando medidas de todos modos para evitar patentes indebidas?

– El hecho es que cuando uno negocia con cierta cantidad de países en vías de desarrollo para tener acceso a su conocimiento tradicional, a sus recursos genéticos bajo reserva, bajo reserva, nosotros le ayudamos por una parte, pero ellos que hagan el esfuerzo por otra parte, para tener un banco de datos utilizable por nuestras herramientas informáticas, porque nosotros estamos listos.”

La India, para prevenir la biopiratería, ha decidido crear una biblioteca informatizada con conocimientos tradicionales. En el 2011 reclutaron a 50 científicos cuya misión era escudriñar en los libros antiguos para inventariar todos los usos tradicionales de las plantas.

Codificada y traducida en 5 idiomas, la información se centraliza en un banco de datos y se pone a disposición de la oficina de patentes. El objetivo es que no se den patentes como el del neem, cuya función fungicida estaba descrita por primera vez hace 3.000 años.

“- Los países en vías de desarrollo están siendo extremadamente afectados por la biopiratería por una simple razón: hoy en día el 25% de los medicamentos que están en el mercado se basan en las plantas y actualmente todas las solicitudes de patentes que provienen de las empresas estadounidenses están basadas en la utilización de las plantas.

Los recursos genéticos y el conocimiento tradicional son la raíz para el desarrollo de la ciencia del futuro.

– Ustedes tienen que hacer todo esto para protegerse. ¿No cree que el mundo se ha vuelto loco?

– Es verdad que el mundo se ha vuelto loco, pero en la medida que el 90% de derechos de propiedad intelectual están en manos de 3 países: los EEUU, la Oficina Europea de Patentes y Japón, nos guste o no son ellos los que imponen las reglas del juego. Estamos obligados a jugar con las reglas que ellos han definido hasta que nosotros seamos lo suficientemente poderosos para poder fijar nuestras propias reglas.

– ¿Por qué la India no patenta sus conocimientos?

– Sería incorrecto. Los países occidentales están en proceso de piratear y patentar los conocimientos indios de una manera que no es ética. Haciendo esto ellos no respetan las reglas que ellos mismos han establecido. Ellos intentan patentar el conocimiento del cual existe una anterioridad. Nosotros no queremos comportarnos de la misma forma violando las reglas en vigor.”

La iniciativa india es una aplicación de la convención sobre la biodiversidad (Conferencia sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, Río de Janeiro) firmada en 1992 bajo el auspicio de las Naciones Unidas. Ratificado por 200 países a excepción de los EEUU, la convención no se opone al patentado de los organismos vivos pero fija un marco. A partir de ahora los recursos genéticos son considerados como la propiedad exclusiva de los estados, quienes se comprometen a compartir de forma equitativa los beneficios que resulten de la explotación de los conocimientos tradicionales.

Algunos opositores a la convención reprochan el hecho de nacionalizar, y por este hecho privatizar los recursos genéticos que representaba hasta este momento un patrimonio colectivo de la humanidad.

Esto no lo comparte Marina Silva, la ministra de Medio Ambiente de Brasil, que defiende la soberanía de los países del tercer mundo.

“- Pienso que la elaboración de leyes en cada estado nacional, que establece que la biodiversidad es un patrimonio de cada país, representa una garantía para la sociedad de que esta privatización no se hará de manera anárquica siguiendo sólo la ley del mercado.

Antes lo que pasaba era que no había reglas y todo el mundo se servía. La convención permite a los estados establecer claramente que ellos son los poseedores autónomos de los recursos genéticos y de su biodiversidad y además que el conocimiento ligado a estos recursos debe ser respetado y remunerado.”

En 1995 la convención sobre la biodiversidad compite con otro texto que sella el acta de nacimiento de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Bautizado como ADPIC, Acuerdo de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados al Comercio, TRIPs en inglés. Este texto es objeto de negociaciones muy peleadas desde hace 10 años.

Lo que está en juego, la extensión de sistema de patentes a todos los países del planeta, para proteger los intereses de los países del norte. Esto es lo que reconoce el representante de la OMC (Adrien Otten) con una palabrería ejemplar:

“- Supongo que uno de los objetivos fundamentales es el establecer reglas comunes internacionales o que el gobierno miembro de la OMC proteja los derechos de propiedad intelectual de ciertos países miembros de la OMC, así como de sus ciudadanos y empresas.”

Vandana Shiva y Pat Mooney

Vandana Shiva y Pat Mooney, dos de las muchas personas que luchan contra la biopiratería alrededor del planeta

Aquí la versión de un opositor indio (Devinder Sharma) al acuerdo ADPIC:

“- Si observa la evolución del sistema de patentes, sigue exactamente el de la oficina estadounidense. Con el acuerdo ADPIC todos los países deben seguir el modelo de los EEUU. Ellos dicen que quieren armonizar el régimen de patentes. De hecho, una vez que esta armonización esté hecha en todo el mundo, eso querrá decir que una patente obtenida en los EEUU será aplicable automáticamente también en India.”

“- ¿Cuál es precisamente el artículo en litigio en el acuerdo?

– Es el artículo 27-3B, que establece una cláusula en el acuerdo ADPIC según la cual los inventos relacionados a las plantas y a los animales pueden ser patentados.”

La respuesta del gobierno brasileño que dirige la revuelta:

“- Nuestro temor es que el acuerdo ADPIC no defienda a los países contra la biopiratería. Es muy grave, sobretodo para los países que poseen una gran biodiversidad.

– Se dice que las multinacionales juegan un rol muy importante, entre bastidores, en estas negociaciones. ¿Qué piensa de ello?

– Es inevitable porque hay grandes intereses económicos en juego. Es completamente comprensible que las multinacionales que pueden sentirse amenazadas por este tipo de negociación se ocupen de esto y actúen de una manera mas o menos transparente.”

Noticia aparecida en TV:

“Este hombre es un biopirata. Se llama Carsten Herman Richard Roloff. Es alemán y tiene 58 años. Llegó a Brasil el 4 de septiembre y se presenta como biólogo y médico. Fue a Recife, Campo Grande, Caruaru, Brasilia y Pirenopolis. La policía federal movilizó 25 hombres que lo siguieron 24h al día. Roloff fue arrestado ayer en la noche en el aeropuerto de Brasilia. En sus maletas la policía encontró centenas de huevos de arañas brasileñas. Durante su deposición, que duró 5 horas, declaró que es un especialista de las arañas y sus venenos. Pretendía llevarse las arañas para fabricar medicamentos. Así como muchos traficantes de animales, se le liberó después de su deposición. Brasil no tiene ninguna ley contra la biopiratería.”

Por el momento, por todos lados en el mundo, la biopiratería no es reconocida como un crimen. Para subsanar este vacío jurídico, Brasil pone en marcha una serie de medidas que constituye la primera en el mundo. El parlamento estudia actualmente un proyecto de ley que permite penalizar la biopiratería con una pena máxima de 10 años de prisión.

La segunda medida es la formación de servicios de policías, particularmente los agentes de Ibama, la institución encargada de la protección del medio ambiente. De ahora en adelante su misión no es solamente la de acorralar a los traficantes de animales o de árboles, sino también a los biopiratas.

“- ¿Cómo detecta los recursos genéticos en las maletas?

– La diferencia de color nos permite diferenciar los materiales de metal de las materias orgánicas. Eso se ve en el sistema.

– Pero una bacteria, por ejemplo, puede esconderse en una camisa.

– Sí, es verdad, es un problema.”

“- Por primera vez en la historia de Ibama hemos creado un departamento especializado con 25 agentes que trabajan exclusivamente en el dominio de la investigación. El biopirata no esta solo, él llega con información de su país de origen, pero también de universidades y de centros de investigación brasileños que desarrollaibaman actividades legales de los cuales se sirven para llevar sus actividades ilegales.”

La tercera medida es la reglamentación del acceso a los recursos genéticos y al conocimiento tradicional. De ahora en adelante, un organismo se encarga de regular la misión de bioprospección.

Para obtener un permiso, las empresas deben firmar un contrato previendo dos cláusulas: la obtención del consentimiento previo de la comunidad campesina o indígena que es afectada por la misión de bioprospección y, del mismo modo, el reparto de los beneficios eventuales.

Hasta este día 12 empresas han pedido una solicitud de permiso.

“- Según nuestro panel, hay dos grupos principales. El primero comprende a las empresas cosméticas o de perfumes y la industria farmacéutica. Son empresas nacionales, multinacionales que tienen filiales en Brasil o empresas nacionales que tienen contratos con multinacionales. Es en este tipo de situaciones.

También hay universidades públicas o privadas que quieren hacer actividades de bioprospección con el objetivo de obtener patentes para luego negociar estas patentes con las empresas.

– ¿Constata usted un cambio de mentalidad en las grandes empresas?

– Sin ninguna duda, se han vuelto muy prudentes con este tema, porque ellos saben que la bioprospección no autorizada, es decir, la biopiratería, tiene mucha repercusión en los medios, lo cual constituye un perjuicio muy importante en su imagen.”

Actualmente sólo una empresa obtuvo un permiso de bioprospección: Quest International, una multinacional inglesa de 4.300 asalariados que posee una filial en Brasil, pero también en Francia. Su especialidad es la creación de perfumes.

En 2004 la empresa recibió la autorización de explorar una parte del pantanal brasileño donde son inventariadas 1.800 especies de flores. La expedición comprendía varias “narices” en busca de inspiración para la creación de nuevos perfumes. En cuanto al contrato firmado por Quest, éste deja simplemente soñar…

Poblado Ashaninka

Poblado Ashaninka, comunidad indígena que también lucha por proteger los recursos naturales de las absurdas patentes

“- Como empresa de perfumes, lo que nosotros buscamos es una nueva y excitante fragancia que podamos utilizar en nuestra perfumería y desarrollarla para nuestros clientes.

– ¿Recolectan flores?

– No. Sólo nos contentamos con recolectar los efluvios que liberan las flores.

– ¿No le parece que es una locura pedir un permiso para eso?

– Puede parecer excesivo pero ¿qué diría usted si alguien se pasea por su jardín diciendo que simplemente viene a oler las flores?Después de todo son sus flores. Como nosotros somos una empresa comercial, y dado que tenemos una carta ética, nos parece normal pedir la autorización, particularmente en Brasil, donde hay un dispositivo para ello.

– ¿Qué dice el contrato respecto a los beneficios?

– En este caso hemos firmado un contrato con el propietario del terreno que hemos explorado. Su contribución es el de poner su territorio a nuestra disposición. Está previsto darle una pequeña parte del beneficio que tendríamos eventualmente con la utilización del material explotado.”

Como cuarta medida hay un programa de información destinado a las comunidades indígenas de la Amazonia. Se le confió a Amazonlink, que es una organización no gubernamental que había llevado una campaña por la anulación de una patente japonesa sobre una fruta de la Amazonia, el “cupuaçu“.

Creada por Michael y Libia, la asociación denuncia la lluvia de patentes que se abalanzó sobre la Amazonia, donde reside el 25% de la biodiversidad mundial. La mayor parte son plantas endémicas que no pueden crecer en otros lados.

“- Todas estas hierbas que existen tienen un potencial muy grande para la industria farmacéutica. La uña de gato tiene propiedades fantásticas, como antiinflamatorio, estimulante del sistema inmunitario y muchas otras cosas.

Lamentablemente los derechos de propiedad ya están en manos de grandes empresas multinacionales de los países industrializados.

En Perú, por ejemplo, la uña de gato esta en vía de desaparición porque está sobreexplotada. Se exporta masivamente para Europa, para los EEUU, y no hay ningún plan de gestión duradera.”

Para Amazonlink la información constituye la mejor prevención contra la biopiratería. Y aquí está todo por hacer, porque el patentado de los seres vivos es un verdadero quebradero de cabeza.

“- Si consideramos la población tradicional de la Amazonia, no solamente los indígenas sino también los mestizos, todos aquellos que son directamente afectados por la biopiratería o la cuestión de las patentes, este tipo de discusión aún está muy lejos de su preocupación. Es muy difícil de explicar a un indígena lo que es una patente, hay un problema de comunicación y de lenguaje.

– Lo que hay por ejemplo es un clima de sospecha general y es muy desagradable.

– Hay gente que cree que el simple hecho de recoger una hoja es la biopiratería. No es tan simple.

– Es una de las grandes dificultades de la información. ¿Cómo evitar que cada extranjero sea visto como un biopirata? Solamente porque es extranjero y está interesado por la investigación. Es verdad que hay un verdadero dilema en este tema. De una parte toda la investigación farmacéutica trabaja con el sistema de patentes. Si existe en esta selva un medicamento contra el cáncer, puede ser descubierto por alguien que viene sólo para patentarlo. Si uno se opone al sistema de patentado es una posición muy radical, éticamente muy difícil, porque puede tratarse de un medicamento que curara muchas personas.

Es muy difícil. De otra parte uno puede preguntarse si el sistema de patentado es altamente incompatible con el modo de pensar de los indígenas.

¿Existe realmente un camino medio como lo sugiere la convención sobre la biodiversidad, que permite hacer todo ello de manera justa, es decir, prospectar, patentar, transformar y compartir los beneficios con toda la comunidad?

Me pregunto si esto ¿no será solamente una gran utopia, una gran ilusión?”

Se le confió a Libia la animación del primer taller de información sobre biopiratería. Al final los miembros de Amazonlink encontraran las 16 comunidades indígenas del estado de Acre.

Después de 36 horas de viaje la comunidad Ashaninka recibe a Libia. Ellos viven en una reserva de 86.000 hectáreas situada en la frontera con Perú. Este pueblo de cazadores recolectores vive exclusivamente de la biodiversidad. Ellos no practican ni la agricultura ni la ganadería. Se contentan con tomar de la selva amazónica sus medios de subsistencia: comida, madera para calefacción o para la construcción, algodón para sus vestimentas y plantas medicinales. Su única intervención sobre el medioambiente consiste en mantener las riquezas naturales gracias a una explotación razonable.

La insensatez de patentar seres vivos

La insensatez de patentar organismos vivos, el pretender ser dueño de absolutamente todo lo que hay en este enfermo planeta

Desde hace 5 años los Ashaninka pelean contra los explotadores de madera y granjeros que invaden su territorio y destruyen la selva. Al final la desaparición de la selva significará su acta de muerte, como también la muerte del pulmón del planeta.

El hijo jefe de la comunidad, Benki, es el alma del combate por esta biodiversidad:

“- Estas son las carambolas. Y aquí las hojas de menta. Aquí nosotros tenemos 116 especies de frutas. Todo esto aquí antes era pasto. Todo había sido deforestado por un granjero que criaba ganado. Tuvo que irse cuando nuestra reserva se delimitó. Habíamos replantado porque nuestra comunidad vive mucho de las frutas. Aquí no hay otra especie que no sean frutas. Hemos plantado 50 hectáreas.

Esta es la ayahuasca, una planta muy misteriosa y sagrada para nuestro pueblo Ashaninka. Tomamos las lianas, las cortamos y después de haberlas cocido se bebe el jugo. Yo lo tomo porque sigo la iniciación de chaman, soy curandero. Me permite tener un sueño y en este sueño veo la enfermedad de la gente y su tratamiento.

Hay gente que dice que ya la han patentado y estamos muy preocupados porque esta planta nosotros la utilizamos desde hace miles de años, desde los orígenes de nuestro pueblo.”

“- Durante mucho tiempo la medicina tradicional ha sido despreciada. Hoy cada vez más gente busca saber, vienen a preguntar para qué sirve este medicamento, cuál es su nombre, donde crece…

– ¿Cómo explican ustedes este cambio de pensamiento en la sociedad?

– En el mundo occidental el niño debe saber escribir parta descubrir los productos que existen. Nosotros no sabemos escribir pero estamos en la vida, en una crianza donde el niño ya conoce el agua que bebe, ya conoce la fruta que come, ya sabe cómo andar en los caminos de la selva. Esa diversidad de la vida se está implantando en el cuerpo y en el espíritu de cada indígena que vive en esta selva.

La primera vez que partí de aquí fui a los EEUU, estuve en Nueva York. Todo lo que he visto allá, comparado a lo que hay aquí… me parecía muerto, acabado. Casi no había vida, incluso las personas estaban contaminadas.

– ¿Por qué el pueblo Ashaninka no patenta la selva?

– No patentamos la selva porque no somos propietarios, lo es una fuerza superior.

– No es el patrimonio de los Ashaninka, no es patrimonio de Brasil. Es un patrimonio del mundo, es un patrimonio de la vida.

– Allá donde ya no hay más vida indígena, la vida del planeta está olvidada, destruida. Si dejamos patentarlo a otro país o a un extranjero, eso sólo acelerará el proceso de destrucción.

Yo quisiera ante todo subrayar que aquellas personas que defienden el medio ambiente, que defienden la población indígena, están trabajando para su propia vida y su salud. Están trabajando para la salud de las generaciones futuras. Están trabajando para la salud del planeta.”

Nota: la portada incluida en el post no es exclusivamente de este documental sino de un DVD en el que, aparte de Los Piratas de los Seres Vivos de Marie-Monique Robin, se incluye el documental Hambre de Soja, también conocido como Argentina: la Soja del Hambre, de Marcelo Viñas, y que trata de los transgénicos y de la hambruna voraz y atroz de algunas empresas.

Anuncios

Publicado el 15/04/2013 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: