Civilizaciones Perdidas

Civilizaciones Perdidas

Documental “Civilizaciones Perdidas”

Título: Civilizaciones Perdidas
Director:
Jesús Sánchez Romeva
Productoras: New Atlantis / Telemadrid
Duración: 41 min
Año: 2012

El documental se pregunta quienes eran esos dioses de los pueblos ancestrales de todo el planeta, a los que tanto se les veneraba como se les temía, y de donde vinieron en caso se ser reales y no mera imaginación colectiva del pasado. El acierto del mismo está, a mi modo de ver, no ya en la relación que se establece entre distintas culturas y dioses, que desde luego, sino en presentar diversas opiniones o teorías, incluso las de los que niegan cualquier “parecido con la realidad”.

Los mitos, de los cuales hay que extraer lo que tienen de verdad, seguramente mucho, nos cuentan que el hombre del pasado sufrió algún tipo de castigo a causa de su soberbia por parte de dioses con apariencia sospechosamente humana. Estos dioses, a los que como decimos se les temía y amaba a partes iguales, cuya ira parece ser que no conocía limites, actuaron a su vez a modo de maestros instruyendo a sus alumnos en importantes conocimientos que dejaron constancia de los mismos en templos, en petroglifos o en forma de arte rupestre.

Así que una primera pregunta es: ¿Quienes eran esos dioses que de pasar conocimientos avanzados pasaron a castigar al ser humano?

Para ello nos dirigimos a la isla de la soledad, el ombligo del mundo, probablemente el lugar más aislado del planeta, la Isla de Pascua, donde los dioses tienen forma de enormes esculturas de piedra, los famosos moai.

En 1722 unos navegantes holandeses descubrieron la isla y no sólo quedaron sorprendidos por las enormes estatuas sino también por las características de algunos de los pobladores de la isla, que eran de tipo caucásico, bien distintos al tipo de población de ese lado del mundo.

Los habitantes de la isla cuentan que sus antepasados venían de un continente conocido por ellos como Hiva que sufrió un cataclismo natural desapareciendo y haciendo que sus descendientes llegaran a la isla, de apenas 160 Km2, y pudieran volver a crear una cultura. Hablan de Hotu Matu’a, que es su gran héroe civilizador y que creó Rapa Nui.

Los moai, monolitos que pueden llegar a medir 20 m. y pesar más de más de 80 toneladas, y de los que hay casi 1000 en la isla, todos mirando hacia el interior de la isla excepto uno, que fija su mirada hacia el mar, podrían ser representaciones de sus jefes; se sabe que erigían un moai cada vez que moría uno de los jefes de la isla.

Otras teorías dicen que representarían directamente a sus dioses, los viracochas, dioses blancos e instructores de numerosos pueblos de la América precolombina, mientras que otras proponen que no representan a nadie ni nada concreto y que están allí con el único fin de protegerse del miedo: en muchos pueblos existe la idea de que el mejor modo de enfrentarse al mal es hacer algo a su imagen y semejanza, una manera de controlar ese maleficio.

Los moai de la Isla de Pascua

Los moai de la Isla de Pascua. ¿Qué estarán mirando tan fijamente?

Relacionado con esta teoría, algunos creen que los moai están mirando hacia la isla porque están, o estaban, protegiendo los poblados de influencias malignas.

Las plataformas funerarias más antiguas sobre las que se aposentan los moais se asemeja mucho, por no decir demasiado, a la técnica constructiva que se utilizaba en el mundo inca (en realidad son preincaicas); las encontradas en la isla son idénticas al tipo de construcción empleada en, por ejemplo, Sacsayhuamán, al lado de Cuzco, con muros pegados o enganchados de manera perfecta, sin uso de ningún tipo de argamasa, construcciones ciclópeas del Perú.

Además se da el hecho de tanto el pueblo inca como el rapa nui denominaban al epicentro de su civilización, Cuzco y la isla de Pascua respectivamente, “el ombligo del mundo”.

¿Es posible que los rapa nui fueran los que llegaron a la costa y la empezaron a poblar y de ahí estas relaciones? Es posible.

Una leyenda andina dice que los dioses antes de irse dieron 2 regalos al ser humano:

Las hojas de coca, para aguantar bien el duro trabajo y la altitud.

– Una planta, la jotcha, que podría ablandar la piedra y por lo tanto poder construir monumentos megalíticos de la mejor forma posible. Hay que recordar también que los pascuenses explican que las los monolitos fueron movidos desde la cantera hasta sus lugares finales gracias al mana o maná, mismo nombre que el alimento que Yahveh proporcionó a los israelitas en el éxodo de la Biblia, una suerte de energía o poder que hizo muy fácil mover estos enormes personajes de roca.

De la Isla de Pascua y del Perú saltamos al parque de las pirámides de Güímar, en las Islas Canarias, de las que se dice que formaron parte de un supercontinente hundido hace mucho tiempo y que no es otro que la Atlántida. Hay de hecho quien dice que las pirámides de Güímar serían una parte muy importante de ese antiguo continente.

Y siguiendo con la Atlántida se explica que la primera mención que de ella se hace, la de Platón en sus diálogos Timeo y Critias, donde se reflejan las costumbres, la manera de vivir, la riqueza, la soberbia y la posterior destrucción por parte de los dioses de esa cultura, cultura que estaría situada era una tierra más allá de las columnas de Hércules, el estrecho de Gibraltar, tan grande como Asia y Libia juntas y que no debería haberse encontrado mucho más allá de las mencionadas columnas ya que se menciona que comerciaban con pueblos mediterráneos.

Pirámides de Güímar

Pirámides de Güímar, en Tenerife, Islas Canarias

Platón relaciona la Atlántida con Egipto y curiosamente en la cultura egipcia hay una tradición de un pueblo marinero que vino de occidente, que eran semidioses y sacerdotes y que trajeron la religión a Egipto. Serían pues los atlantes, que en el neolítico llegarían a Egipto, ya conocerían el metal y serían incluso capaces de dominar el clima, la magia en esencia, siendo pues una cultura muy avanzada.

Todo indica que eran humanos a pesar de que siempre se ha dicho que el origen está relacionado con los dioses, que entre otras cosas dieron fin a la Atlántida porque los hombres no supieron aprovechar esos conocimientos que habían adquirido durante mucho tiempo.

Dado que la historia de la Atlántida es común en muchos pueblos del mundo, hace pensar que parte de una base real, y que los dioses fueron seres venidos de las estrellas que vinieron a instruir a los seres humanos y que intervinieron en la evolución humana.

Los egipcios hablaban en este sentido de Keftiu, que según algunos se trataría de la isla de Creta, cuya caída, a causa de la explosión de su volcán Thera, la actual Santorini, hacia el año 1600 AC, destruyó la cultura o civilización minoica y que tuvo consecuencias como las famosas plagas de Egipto que aparecen en la Biblia.

Volviendo de nuevo al continente americano, en el altiplano de Perú y Bolivia se habla de grandes catástrofes pasadas de las que vendría todo lo que existe. Por ejemplo los aymara, los habitantes de la zona del lago Titicaca, dicen que vienen de una tierra llamada Atl-Antis  (¿Atlantis?), que quiere decir tierra antigua, y son grandes navegantes.

Cuentan que los primeros habitantes solo tenían una condición dada por los dioses: que no subieran a las montañas a buscar el fuego sagrado, cosa que los humanos no respetaron, consiguiendo el fuego de los dioses, motivo por el cual habrían sido castigados por los éstos con un gran diluvio que acabaría creando el lago Titicaca.

Se explica que Cousteau realizó una expedición en el lago Titicaca y aunque que duró 2 meses, y disponiendo de 2 mini submarinos, la única noticia que se dio a conocer fue que se encontró un gran batracio de más de 1 metro de largo que estaba sin clasificar.

Al cabo de unos años un chileno realizó una filmación en las profundidades del lago y demostró en ella que hay calzadas subterráneas de piedra bajo el lago. A esto Cousteau contestó que el lago era tan grande y estaba tan lleno de fango que se podría encontrar cualquier cosa ahí. Así que… ¿Qué debió encontrar Cousteau y no contó?

La mítica y mística ciudad de Tiahuanaco, situada en el altiplano boliviano, a pocos kilómetros del lago, se calcula que tiene 25.000 años de antigüedad, tiempo durante el que seres venidos de las estrellas habrían mantenido contacto con las hijas de los hombres y habrían dado lugar a una edad dorada.

Lago Titicaca

Vista del lago Titicaca. ¿Qué misterios guarda el lago navegable más alto del mundo?

Tiahuanaco en sí es todo un misterio: se encuentran representaciones religiosas y culturales no vistas en ninguna otra cultura de Hispanoamérica.

La Puerta del Sol, con aproximadamente 3 m. de altura y 3 de ancho, hecha como para la crucen gigantes, contiene una serie de símbolos que los expertos han relacionado con un calendario lunar. Los más imaginativos la relacionan con una puerta estelar (stargate), que es como gente de la zona la conoce, según la cual al cruzarla se pasaría de un lado a otro, de un mundo a otro.

Y eran los maestros instructores los que podían pasar a través de ella, los que enseñaron a las gentes de ese entonces la agricultura, la astronomía o las matemáticas y a partir de los cuales surgieron las civilizaciones importantes posteriores, motivo por el cual se les ha venido rindiendo culto.

Se mencionan fechas importantes y comunes en muchos pueblos de la historia como los 12.000 años tan reiterativos en las leyendas que hace que hubo un diluvio importante o el año 3114 a.C., cuando surge la civilización egipcia, en el valle del indo o donde se inicia el calendario maya.

En los mitos -historia- de ciertas culturas precolombinas llegan personajes barbados más altos que las etnias de allí, les dan conocimientos muy avanzados y son considerados dioses.

Se habla de los (no el) viracochas, que eran los dioses que venían a través de la Puerta del Sol de Tiahuanaco y que eran seres poderosos de tez blanca que instruyeron a los antiguos pobladores de esa civilización.

En Tiahuanaco se encuentra un palacio enigmático, Kalasasaya, en cuyos muros interiores aparecen multitud de cabezas clavas, de razas distintas, algunas que ni siquiera se pueden comparar con ninguna raza existente actual. Podrían ser las caras de los distintos pueblos que vivían en la Pachamama, la diosa tierra madre de la América central, aunque también se dice que aparte de todas las razas de este planeta, habría representaciones de razas que no son de este mundo.

Monolito de Ponce en Tiahuanaco

Monolito de Ponce en Tiahuanaco

Hay 3 monolitos importantes en esa zona que representan a los viracochas: el de Ponce, el de Bennett y el de Fraile. En todos los casos estos monolitos poseen facciones singulares que no tienen ninguna de las etnias de mesoamérica. Son seres gigantescos, con lo que parecen ser cascos, gafas, especies de aparatos en las manos y que tienen desde luego cierto parecido con los moais de la isla de Pascua, con lo que bien podría ser que se pretendiera representar lo mismo en ambos sitios.

Yendo bastante más al norte nos encontramos con la región maya, que se ha hecho muy famosa gracias a la profecía con la que muchos profetas y agoreros han hecho su agosto llenando de miedo a tantos.

Los mayas, además de controlar o dominar el tiempo como lo hacían, entre otras cosas, estaban convencidos de que sus dioses provenían de más allá del mar y, según el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, estos dioses vendrían del centro de la galaxia, con el que el 21 de diciembre de este año la Tierra estará perfectamente alineada.

En otros libros sagrados de los mayas, como el Chilam Balam, se explica que hace mucho tiempo habrían llegado 9 dioses, el más importante de los cuales era Hunab Ku, que significa “el centro de la galaxia”.

En el Museo Nacional de Antropología de México están representados estos dioses: seres barbudos, con casco, con gafas, que podrían ser perfectamente los viracochas, pero es curioso porque algunas de estas figuras representan seres con cabeza de pato, con trompa, etc. ¿De donde salieron estos seres? ¿De la imaginación? ¿Fueron reales, teniendo en cuenta que normalmente el arte, o la pintura, se basaba en lo que veían?

Los mitos mesoamericanos hablan de 2 migraciones de esos hombres altos y barbudos, los dioses instructores, los Kukulkán, los Quetzalcóatl, todos ellos dioses alados…

Estos dioses instruyeron al hombre y finalmente se fueron prometiendo volver.

La aristocracia maya, en un intento por parecerse más a sus dioses, llegó a adquirir las características físicas que se atribuían a estos: deformaciones craneales (algo común en distintos pueblos de los 5 continentes), incrustaciones en una dentadura súper afilada, escarificaciones en la piel, dilataciones en los oídos… ¿Estarían imitando a sus reales dioses?

Se explica que los mayas desaparecieron como si se hubieran volatilizado, como si se hubiesen ido con esos dioses a los que adoraban, y es precisamente su desaparición uno de los mayores misterios de esta civilización, aunque generalmente se cree que fue debido a que en el año 905 d.C. hubo un cambio climático muy prolongado que tuvo consecuencias catastróficas con lo que a la cultura maya no le quedó mas remedio que disolverse y quedar camuflada en culturas posteriores.

Otra versión habla del fenómeno El Niño, que conllevó a una gran sequía que conlleva, acompañada de la tala indiscriminada de árboles y guerras entre reyes mayas.

En otro salto llegamos de nuevo al Perú. En la región de la selva de montaña amazónica se ubica la civilización de los chachapoyas (ejm), los hombres de la niebla. En esta zona se encuentra la Laguna de los Cóndores, donde están los sarcófagos de Carajía, el lugar donde debían iniciar el camino entre nuestro mundo y el de los dioses aquellos privilegiados que una vez morían eran “enterrados” en el interior de esculturas de madera que recuerdan, también, demasiado a los moais de la isla de Pascua.

Los sarcófagos de Karajía de los chachapoyas

Los sarcófagos de Karajía, o Carajía, de los chachapoyas

Los miembros de esta cultura se dieron a la construcción de ciudades que se ubicaban a más de 3.000 m. de altura, auténticas fortalezas, también parecidas a algunas construcciones incaicas, con más de 20 m de altura, fortalezas que carecen de sentido a menos que hubiera que defenderse de algo proveniente del aire.

Una de estas ciudades es Kuélap, que con unas murallas ciclópeas tiene una única, pequeña y estrecha entrada, por donde desde luego ningún individuo de gran tamaño podría pasar.

Se añade también que Pedro Cieza de León, que acompañaba a Pizarro durante la conquista del Perú, definió a estas gentes como rubios, o pelirrojos, y altos, nada que ver con las características de los aymara.

Adoraban al sol, de donde venia su dios, su bien y su castigo.

Sin salir de Perú también nos encontramos con las famosas líneas de Nazca, que se encuentran a lo largo de más de 500 Km. en el desierto de dicho país y que claro que están hechas para ser vistas desde arriba, desde el cielo.

Según Erich Von Däniken, seres de otros planetas habrían venido aquí hace miles de años en busca de uranio, hierro y minerales que encontraron en Nazca. Afirma que no fue un aeropuerto alienígena ya que ellos no hubieran necesitado uno, y que ahí salió el antiguo culto que le dieron los habitantes de ese entonces a estos extraterrestres, sus dioses.

Maria Reiche, que dedicó su vida al estudio de estas líneas en la pampa peruana, vio que muchas de las figuras representadas guardaban ciertas orientaciones con algunas de las estrellas del firmamento, como si se tratara de un gigantesco calendario.

Se cree que fue una obra humana que se empezó y terminó en el siglo V d.C. y cuya finalidad era hacer señales a los dioses para que las cosechas fueran más abundantes. Otros creen que eran caminos religiosos o para realizar rituales, aunque la teoría actual más aceptada es que se trataba de un calendario agrícola (ante lo cual un gran mmmmmmm…).

No hay que olvidar la representación de seres antropomorfos -aunque ciertamente “extraños”- parecidos a otros mencionados y mostrados en el documental y de lugares bien distintos y lejanos del planeta.

También varios km. más adentro, en la pampa de Palpa, hay cerca de 1.000 geoglifos de todo tipo, desde formas geométricas hasta una especie de seres con, por ejemplo, corona, cinturón, una suerte de falda, los ojos abiertos, como podríamos imaginarnos hoy en día un extraterrestre, y que además se parece mucho a representaciones que se han encontrado en Australia o Argelia.

De nuevo se trata de “dibujos” hechos para ser vistos desde arriba.

Líneas de Palpa

Unas de las muchas, y no tan conocidas, “líneas” de Palpa, cerquita de las de Nazca

El documental finaliza en el corazón de Chiapas, en México, donde se esconde un enigma considerable al que se llegó en 1952 cuando Alberto Ruz descubriera la cripta subterránea del templo de las inscripciones de Palenque, donde estaba enterrado el soberano Pakal con, entre otras muchas cosas, su máscara de jade. Allí se encontraron también cráneos aplastados hacia atrás, esqueletos, oro y tesoros…

La lápida bajo la cual está enterrado el rey Pakal es la que ha generado más polémica, ya que en ella se ve al propio rey tocando los instrumentos de lo que parecería ser, sin hacer mucho uso de la imaginación, una cápsula espacial.

Para rebatir esta teoría se menciona al gran Jiménez del Oso, que desmontó esta teoría describiendo que simplemente se trataba de alguien que había sido puesto en posición fetal como orando a sus dioses.

También podría tratarse de la representación del dios del maíz que sobrevive a la muerte, ya que podría ser que el rey estaría montado encima de una ceiba, el árbol sagrado de los mayas; las raíces del árbol representarían el inframundo, el tronco la vida terrenal, y las ramas la parte celestial, con lo que el soberano estaría en cuclillas representando el morir en una etapa y renacer en otra.

Pero parece ser que el verdadero misterio no está fuera de la tumba sino dentro.

La historia cuenta que Pakal II el grande murió en torno al siglo VII d.C. a los 45 años, pero los restos óseos pertenecen a una persona con 85 años de edad. Si a esto le sumamos que no hay deformación craneal ni incrustación dental como correspondería a un rey maya, ¿de quien es ese cuerpo?

Algunos creen que podría ser incluso uno de los dioses venidos de las estrellas, por no parecerse en nada a lo que se esperaría de un rey maya, pero la verdad sigue esperando ser revelada.

Igual que la verdad sobre nuestros dioses de antaño.

Anuncios

Publicado el 19/11/2012 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: