La Raza Futura

La Raza Futura

Portada del libro “La Raza Futura”

Título: La Raza Futura. Vril, el poder de la raza venidera
Autor:
Edward Bulwer-Lytton
Páginas: 164
Año: 1871

Reconozco que no supe de la existencia de este libro hasta que “conocí” la Sociedad Vril, de la cual ya destripamos aquí un documental y que, para resumir muy mucho, era (algunos dicen que aún existe) el epicentro de la Sociedad Thule, que a su vez fue la impulsora ocultista del nazismo.

Me picaba la curiosidad no sólo por lo que había leído en su momento, por la historia en sí, sino por el hecho de que una sociedad “secreta”, ocultista y tan “de película” tomara su nombre de una novela de ciencia ficción y que, además, creyera firmemente que Vril existe y dedicara todos sus esfuerzos a “localizar” dicha energía para poder usarla en su beneficio y en el de la Alemania nazi.

Es sabido que hay ciertos libros elitistas, por llamarlos de alguna manera, que se escriben de tal modo que para la mayoría de los mortales no pasan de ser lo que aparentan, un mero libro, una mera historia, pero que incluyen información oculta que sólo algunos iniciados podrán entender, como una especie de código enviado entre espías que sólo ellos pueden descifrar y que para el resto no son más que un galimatías, cosas sin sentido.

También hay otros tipos de libros en donde se incluyen descripciones concretas y precisas sobre algo físico que aparece en la historia, de modo que si uno quiere, o se aburre soberanamente, puede intentar reproducirlas en el mundo real. Es el caso de un libro que quizás te suene, la Biblia, que da bastantes características y datos sobre el arca de Noé, el Templo de Salomón, el Arca de la Alianza, la máquina de maná o, incluso, los carros de fuego que soñó (vio) el profeta Ezequiel.

Así pues pensé que La Raza Futura ofrecería como mínimo pistas para encontrar y/o producir la poderosa energía Vril y que por eso la sociedad Vril se lo tomó tan en serio, aunque no ha sido así.

No sólo no he obtenido las respuestas que esperaba sino que creo que, si se me permite la estúpida broma -y sino también-, la Sociedad Vril podría haberse llamado tranquilamente Sociedad Espinaca (o Spinach Society o Spinat Gesellschaft, según el idioma que prefieras), ya que las espinacas eran las que le daban “superpoderes” a Popeye (…), otro personaje de la ficción, en este caso de dibujos animados.

Es decir, que dada la poca concreción que se da con respecto al origen de Vril, o a la manera de conseguirla (se habla más de sus beneficios, por ejemplo), igual la sociedad podría haberse basado en la idea de las famosas espinacas como generadora de superenergía…

Más allá de esto, el libro nos cuenta en 1ª persona la llegada de un americano, por accidente y a través de unas minas inglesas, a un mundo subterráneo donde una raza mucho más avanzada que la actual (de ese entonces y de ahora) conocida como Vril-ya vive pacíficamente gracias a una energía misteriosa y casi mágica, el ya mencionado Vril, que no sólo han descubierto sino que han aprendido a usar a su antojo.

Dicha energía puede servir tanto para curar como para matar, para generar luz o a modo de combustible para cualquier tipo de transporte terrestre o aéreo -ya que también se vuela bajo tierra- y un largo etcétera. Y de hecho es tan potente que no existen guerras entre distintos grupos o tribus de los Vril-ya ya que, como dicen en el libro, un enfrentamiento entre 2 rivales poseedores de Vril tendría como consecuencia la completa aniquilación de ambos bandos; un poco lo que podría suceder en la actualidad en el caso de infames potencias poseedoras de armamento nuclear.

A lo largo del libro, y de la estancia del protagonista en este inframundo avanzado de paz y armonía, se nos irán describiendo las costumbres, la filosofía, las normas de conducta y el modus vivendi de los Vril-ya. Éstos son una raza mucho más avanzada que la actual pero para nada es perfecta, aunque no por ello negativa del todo. No sólo porque puede resultar un tanto aburrida para alguien del presente siglo, donde parece que no tenemos tiempo ni para respirar y que encima nos hayamos acostumbrado a ello, sino porque emana cierto racismo, egocentrismo y poca piedad hacia todo aquél que consideren por debajo de sí mismos, como cuando afirman que su destino, algún día de la vida, es acabar algún día en la superfície terrestre y substituir, se entiende que aniquilar, a las razas inferiores que allí habitan. Pero ahí no queda la cosa.

En realidad el libro, la historia, toca varios temas “oscuros”, temas ocultistas o no que idealizó, investigó o utilizó el nazismo, al que de nuevo volvemos. Empezando porque el origen de los Vril-ya viene de un grupo de seres que se salvó de una catástrofe que acabó con su mundo en la superfície (¿Atlántida, Mu/Lemuria?); la mera idea de que haya seres avanzados viviendo bajo tierra (la teoría de la Tierra Hueca, Agartha/Shambala, etc.); la ley de selección sexual por la cual llegaron a ser como son (eugenesia, nazi o no, la mejora de la raza, la raza superior) y los seres rubios y con ojos azules con los que se cruzaron sus antepasados hace mucho tiempo y que también contribuyó en la fisonomía de los Vril-ya (el prototipo ario nazi).

Como vemos con poca imaginación se pueden establecer relaciones entre La Raza Futura y el nazismo, y de hecho así existió la Sociedad Vril, inspirada por esta historia, entre otras, tanto en su vertiente ideológica como ocultista (que pueden ser lo mismo). Pero es posible que no sepamos nunca si en realidad el libro contenía mensajes o ideales ocultos o si se trata de una mera obra de ciencia ficción (de las primeras) cuya finalidad es entretener el lector.

Y a mí me ha entretenido, además de ser inevitable la constante comparación, cada vez que explican alguna de sus características, entre esta sociedad, los Vril-ya, y su manera de ser y hacer, y la nuestra.

Anuncios

Publicado el 22/10/2012 en Libros. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: