La constante prolongación de la mentira imperialista

Los trofeos de la Casa Blanca

Si entiendes claramente la imagen no es necesario ni que sigas leyendo (viñeta de Antoms, vista en Rebelion.org)

En su día nos aprendimos el cuento de Caperucita Roja, en el que ésta era la buena e inocente de la historia y el lobo feroz, que se había disfrazado de abuelita para parecer lo que no era, el malo maloso.

Desde hace tiempo los medios de comunicación oficiales y oficialistas, también conocidos como Medios de Aborregamiento Masivo o Mass Mierda, insisten en hacernos creer que el bueno de la película es el lobo, que lleva encima una más que gastada piel de cordero, y Caperucita la malvada por ir de rojo (o por cualquier otra excusa). Ni siquiera se dignan a apuntar a que los 2 personajes puedan estar hechos de la misma pasta tóxica; eso no entra en el guión de los que lo escriben.

De momento nos queda Internetes para que otros comunicadores, periodistas y/o investigadores -estos sí-, nos recuerden la versión original del cuento ya que parece que la hayamos olvidado con tanto apollardamiento generalizado (actualmente, y sólo debido a los palos recibidos y acumulados, en decadencia).

Decir que cansa que la misma historia se repita constantemente es quedarse más que corto. En Siria, de nuevo, y como paso intermedio al siguiente objetivo -luego vendrán otros-, nos vuelven a contar el mismo cuento tergiversado donde un tirano dictador y opresor asesina vilmente a su pueblo, amenaza con usar armas químicas (en otra ocasión fueron armas de destrucción masiva que aún deben estar buscando…) y en lo que quede de teatro seguramente mil atrocidades más.

En el cuento el tirano tiene las horas contadas gracias a un grupo de salvadores y benefactores de la humanidad que le va a hacer pagar cada uno de sus terribles actos y en caso de que ellos no lo consigan lo harán las fuerzas del bien mundial, que acabarán imponiendo paz y libertad por amor al arte y a la vida, como vienen demostrando en todas estas conquistas colonialistas “jolivudienses”, las ruidosas y las silenciosas.

Aquí 2 ejemplos (2 de ellos) de cómo las cosas pueden ser bien distintas a como nos las cuentan los descerebrados siervos del Imperio. Lecturas recomendadas, obvio, aunque no debería ser necesario tener que escribirlas ni leerlas:

– La estrategia para aislar a Siria y justificar una intervención militar de la OTAN, de Manuel Freytas de IAR Noticias.

Ejército Sirio Libre: ¿Revolucionarios o Contras?, de Thierry Meyssan de Red Voltaire.

Anuncios

Publicado el 02/08/2012 en Tierra de nadie. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. EvilChurches

    Después de leer y ver las noticias sobre Siria, sigo sin saber qué solución buscan. Tanto insurgentes como tropas del régimen ametrallan todo a su paso: niños, cabras y cualquiera que estornude. Es una guerra civil (la peor de las guerras). Habrá gente sin metralletas ni granadas que querrá vivir como gente normal y que se pregunten: “¿Qué hemos hecho para merecer esto?” (p.ej. los refugiados en Turquía). Poner orden en ese país es como intentar separar dos gatos que luchan y esperar que no te arañen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: