Bután. El Camino Medio a la Felicidad

Bután. El camino medio a la felicidad

Bután. El camino medio a la felicidad

Título: Bután. El Camino Medio a la Felicidad
Director: 
Tom Vendetti
Duración: 57 min
Año: 2007

Cuenta la historia que Buda Gautama (Siddhartha Gautamá Buddha), hijo del gran rey Suddhodana y príncipe mimado y colmado de lujos y comodidades, se dio cuenta que el placer que le brindaba su posición no le daba la felicidad, así que a los 29 años decidió abandonar familia y lujos y hacerse mendigo. Después de años de vivir de esta manera se dio cuenta que la mendicidad tampoco daba la felicidad, no conducía a la iluminación (que es a lo que se refiere la palabra sánscrita Buddha) y llegó a la conclusión de que ningún extremo es bueno, que sólo es posible encontrar la felicidad recorriendo el camino medio, el camino que equilibra las necesidades del hombre con los poderosos espíritus de la naturaleza, el equilibrio entre lo material y lo espiritual.

Y esta misma filosofía fue la que aplicó a partir de los años 70 Jigme Singye Wangchuck, 4º rey de Bután (Druk Yul, nombre local que significa “la tierra del dragón de truenos”), país pequeño y montañoso con unos 650 mil habitantes, con Timbu o Thimphu como capital, situado entre la India y China, en pleno Himalaya, donde lo que importa no es el Producto Interior Bruto (PIB) sino la Felicidad Interior Bruta.

¿Y qué es Felicidad Interior Bruta? El término fue utilizado por el rey en 1972 y podríamos decir que es tener como fin la felicidad de sus habitantes por encima de todo lo demás aunque respetando a la madre naturaleza y a los seres que la componen. La Wikipedia lo define como el indicador que mide la calidad de vida en términos más holísticos y psicológicos que el producto bruto interno (PBI). Suena bien, ¿no?

Los 4 pilares de la Felicidad Interior Bruta en Bután son:

  1. Buena gestión de los asuntos públicos.
  2. Desarrollo económico equilibrado e igualitario.
  3. Conservación del medio ambiente.
  4. Preservación y fomento de la cultura.

En 1961 este reino pequeño, independiente y entonces aislado y sin carreteras, decidió abrirse al mundo pero no les gustó lo que vieron; se dieron cuenta que en el resto del mundo, a pesar de todo el progreso que se había dado, habían habido muchas penurias (guerras, crisis, conflictos…) y que muchos países aun con todo este progreso estaban hundidos en la pobreza y la miseria. Se dieron cuenta que a todos les faltaba algo: la felicidad.

El rey determinó que sus habitantes debían disfrutar de mejor alimentación, de una buena educación, de un buen sistema sanitario, de un alojamiento adecuado y en resumen de una calidad de vida mejor. Llegó a la conclusión de que la democracia sólo funciona en sociedades muy alfabetizadas, muy conscientes políticamente y con un alto nivel de bienestar económico y de prosperidad.

Con esto en mente se estableció un sistema de educación en el que el inglés es la lengua vehicular -la mayoría de los butanenses habla 2 ó 3 idiomas. Se construyeron escuelas por todo el país, incluso en pueblos remotos, donde los estudiantes estudian, reciben libros y material escolar de manera gratuita ya que lo paga el estado.

Se construyeron también hospitales y clínicas y se formó a médicos y a profesores para que pudieran llevar a cabo sus tareas de la mejor manera posible.

Mapa de Bután

Mapa de Bután, entre China e India.

El dinero necesario para costear todo esto viene mayormente de la agricultura, el turismo, cada vez mayor aunque controlado, y, sobretodo, en un 35/40%, de los ingresos que genera la energía hidroeléctrica. Se trata de un país montañoso con gran cantidad de ríos y lagos que han sabido aprovechar muy bien, construyendo presas no para acumular agua sino para desviarla y generar así electricidad. Además se hace en zonas donde no vive nadie ni hay tierras cultivables: los habitantes son lo primero.

La mayor parte de las centrales hidroeléctricas se construyen bajo tierra, canalizando el agua hacia dichas centrales, dirigiéndola hacia turbinas enormes y haciéndola llegar a través de túneles de vuelta a los ríos.

Venden esta energía a la India, país que necesita un aporte de energía considerable y con el que existe una relación importante y bilateral; de esta manera obtienen ganancias que van destinadas a potenciar los pilares de la Felicidad Interior Bruta.

De hecho Bután dispone de un potencial energético total de 24.000 megavatios y están usando menos de 460, lo que no llega ni al 2% de lo que está a su disposición (al menos en el momento en el que se realizó el documental) .

El país tiene claro que hay que cuidar y conservar el medio ambiente ya que ha servido de sustento por mucho tiempo y ha sido y es una auténtica fuente de felicidad. Es por ello que han conseguido que la superficie forestal sea ahora más grande que antes de empezar este plan de desarrollo; la constitución actual establece que como mínimo el 60% de la superficie del país debe estar cubierta por bosques.

En cuanto a la cultura consideran que hay que cuidarla y mantenerla ya que es la base, la identidad nacional, lo que define lo que son, con lo que decidieron que siendo un país tan pequeño tendrían que tener una identidad propia, identidad que se percibe claramente en la ropa, la cultura, la arquitectura y el entorno.

Templo budista en Bután

Tremenda imagen de un templo budista en Bután. No apto para los que padecen vértigo

Bután está guiado por la filosofía budista, en concreto por el budismo Vajrayana, un tipo de budismo tántrico parte del Mahayana. En el budismo se habla de la justicia, la igualdad, la ayuda y el apego a los demás y en no ser “demasiado” materialista. Lo 1º es la felicidad, luego lo material. Hay que ser feliz con lo que uno tiene, no perseguir lo que uno no tiene. Además para los budistas el mundo y todos los seres vivos son sagrados y la naturaleza está llena de divinidades y espíritus. La visión es que el mundo es transitorio, frágil e impenetrable y que la verdadera fuerza de riqueza del mundo son los espíritus sagrados que adoptan todo tipo de formas de vida.

Por ejemplo al perforar montañas para hacer túneles para canalizar el agua, creen que molestan a los espíritus que viven bajo tierra por lo que realizan ceremonias y les piden perdón (como algunos antiguos muy antiguos que daban las gracias a los animales que iban a, o acababan de, cazar ya que iban a servirles de comida). Esto también ha influido en el hecho de que se preserve el medio ambiente, el entorno, y la ecología forma una parte importante de la cultura del país, que es un refugio para especies en peligro de extinción como el panda rojo o el leopardo de las nieves, 2 de las 165 especies animales del país, además de los 550 tipos de plantas, 300 de las cuales son medicinales.

Más del 90% de las letras de las canciones hechas en Bután describen la belleza del país, lo felices que son los habitantes o los animales por haber nacido en ese privilegiado lugar. El budismo ha influido enormemente, entre otras, en su cultura, como en el caso de la música hasta llegar a los instrumentos musicales o la postura corporal al cantar o bailar.

En 1999 Bután fue el último país del mundo al que llego la televisión e Internet hizo lo propio un año después. Con la llegada de la tecnología, incluidos los videojuegos, se detectó un aumento de problemas sociales como el consumo de drogas y alcohol, la violencia, los robos y los asesinatos.

Con la llegada de la TV por cable (empezaron con 1 solo canal y 6 meses después ya disponían de 45), se vio el efecto de los anuncios en cosas como el cambio radical en el estereotipo de las mujeres o que los niños leyeran menos, lo cual ha repercutido en el rendimiento laboral y escolar, afectando de tal manera a la sociedad que se está fomentando el consumismo, precisamente para lo que están hechos los anuncios y precisamente también lo que no se quería en Bután.

Jigme Singye Wangchuck y Jigme Khesar Namgyal Wangchuck con su esposa Jetsun Pema Wangchuck

Jigme Singye Wangchuck, 4º rey de Bután, y su hijo y actual rey Jigme Khesar Namgyal Wangchuck con su joven y hermosa esposa Jetsun Pema Wangchuck

Según los preceptos budistas la visión crea un pensamiento, los pensamientos crean acciones y éstas crean nuestro mundo. A través de los anuncios de la televisión se crean deseos y el budismo considera que el deseo genera sufrimiento, con lo que establecieron una fácil (y real) relación entre la publicidad y el sufrimiento y aumento de la violencia.

Con la apertura al mundo se incrementó la cantidad de bares, clubes nocturnos y discotecas que a la vez aumentó el desempleo, el tráfico de drogas, la violencia callejera y las enfermedades venéreas.

El rey sentenció que todo gobierno que depende de una persona a la larga es malo y que aunque el pueblo pueda estar satisfecho con él, puede que no lo esté con futuros reyes, así que quiso asegurarse de que antes de morir hubiera democracia en Bután, para lo cual, antes de abandonar el poder, estableció una forma de gobierno en la que una constitución democrática substituía el poder absoluto de la monarquía, una monarquía constitucional.

En diciembre de 2006, el rey filósofo, que había heredado el reino a los 16 años y que es considerado el verdadero padre de la nación, abdicó a los 52. Decidió que el mejor momento para abdicar era en momentos de paz, con lo que cedió sus responsabilidades a su hijo mayor, de 26 años, ya perteneciente a la nueva generación de butanenses.

El 5º rey (o dragón), recién coronado, Jigme Khesar Wangchuck, licenciado en una universidad de Massachusets, tiene el reto de seguir con la misma filosofía de desarrollo de su padre, donde el desarrollo de lo material no es lo correcto y tiene que haber un desarrollo equilibrado, basado en las personas, por eso se ha tenido en cuenta otros factores como la sociedad, la cultura, el entorno de los asuntos públicos, el entorno nacional (los pilares de la Felicidad Interior Bruta).

La reina Sangay Choden Wangchuck (una de las 4 esposas del 4º rey), embajadora del Fondo de Población de la ONU, encabeza un grupo de personas que recorre el país una vez al año para impartir lecciones a la población sobre el control de la natalidad y la prevención de enfermedades. Además reparten condones de manera gratuita por todas las ciudades y aldeas del país.

Imagen de pueblo de Bután

Bonita imagen de un pueblo de Bután

Actualmente (en el momento de realizar el documental) se estaba redactando una constitución, para lo cual se estudiaron las de 52 países con el fin de extraer y aunar lo mejor de cada una. Finalmente en 2008 se realizaron las primeras elecciones democráticas.

En Bután, país de cuyas relaciones exteriores se encarga la India aunque sin poder meterse en sus asuntos internos, los vecinos eligen a los representantes de su aldea y estos los representan en la reunión anual de la asamblea anual.

El profesor holandés Ruut Veenhoven, de la Universidad Erasmus de Rotterdam, llegó a cabo en su día un estudio de la felicidad de más de 60 países y luego intentó establecer una relación entre los ingresos de un país y la felicidad. Se dio cuenta que en EEUU y Europa aumentaron los ingresos y a la par aumentaba también la felicidad, pero finalmente llegó un punto en que ambas cosas se separaban; los ingresos seguían aumentando pero la felicidad se estancó. Llegó a la conclusión de que la felicidad está relacionada con el bienestar económico en la medida que éste cubre las necesidades básicas, o quizás un poco más, pero que existe un momento en el que deja de existir esa unión entre la felicidad y el aumento de los ingresos, además de comprobar que el concepto materialista del mundo actual tiene consecuencias negativas.

Y esto parece ser lo que tienen claro en Bután, un país que lucha pacífica e inteligentemente por conseguir un equilibrio entre la felicidad del exterior, lo que llega de fuera, y el placer del interior, entre el materialismo y lo espiritual, la globalización sin perder la cultura, los correctos valores y la identidad. El país donde la mayoría es feliz, vive en paz y tiene las necesidades básicas cubiertas, aun sin que muchos de ellos sepan el significado del tecnicismo Felicidad Interior Bruta. Un país donde prefieren usar el término iluminación a felicidad y cuyo índice de crecimiento sostenido ronda el 7% durante los últimos 18 años.

Y todo gracias al que podemos considerar un gran rey, que en 40 años transformó el reino, realizando el progreso del camino medio, algo que aquí sólo podríamos imaginar en el caso de que nuestros gobernantes tuvieran el valor y la mentalidad que ni han tenido, ni tienen ni tendrán jamás.

Es más que probable que Bután no sea un país perfecto (para empezar no lo es ya que en 2004 el rey prohibió fumar en todo el reino :)), pero sí estoy seguro que se acerca a ello bastante y, por super-supuesto, mucho más de lo que la mayor parte del resto del mundo ha conseguido, o ni siquiera intentado, hasta el día de hoy.

Fiesta religiosa en Bután

Gente feliz celebrando felizmente una feliz fiesta religiosa. En Bután

Pero hay que ser realistas. En este putrefacto y corrupto mundo donde toda bondad acaba siendo deformada y pervertida, habrá que ver cuanto tiempo consigue mantener Bután la estabilidad y felicidad que tan famoso le ha hecho. Yo por mi parte les deseo lo mejor, pero seguramente no lo tendrán fácil. El tiempo dirá…

BONUS:

Crónica de un periodista de su vuelta a Bután 7 años después de haber contado la llegada de la TV al país (2006).

Extenso artículo sobre Bután (2009).

Documental “Otros pueblos – Bután” de RTVE (2004).

– +info de Bután aquí y aquí.

Anuncios

Publicado el 23/07/2012 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: