Codex Gigas. La Biblia del Diablo

Codex Gigas. La biblia del diablo

Codex Gigas. La biblia del Diablo, edición de bolsillo para gigantes

Me pregunto si un libro con unas dimensiones de 92 cm. de largo, 50 de ancho, 22 de profundidad y con un peso de 75 Kg. podría considerarse un libro de bolsillo; me temo que no.

Se trata del Codex Gigas, “libro grande”, también conocido como El Códice o Biblia del Diablo, el manuscrito medieval más grande conservado de la época, que fue considerado la 8ª maravilla del mundo y cuya leyenda asegura que fue dictado por la mano del diablo.

Esta es una de las singularidades del Codex Gigas, pero no es la única.

La siguiente, sin duda, es el contenido del mismo. El Codex Gigas contiene en sus 624 páginas, entre otros:

  • El Antiguo Testamento
  • Traducciones latinas de 2 trabajos del historiador Flavio Josefo: Antigüedades judías y La guerra de los judíos
  • Las Etimologías del arzobispo San Isidoro de Sevilla, la enciclopedia más popular de la Edad Media
  • 8 libros de medicina
  • El Nuevo Testamento
  • La Chronica Boemorum de Cosmas de Praga, la primera historia de Bohemia
  • Confesión de pecados
  • Exorcismos
  • Calendario, una lista de santos de Bohemia, ya fallecidos, y la fecha de su conmemoración
  • Historias antiguas
  • Diversos alfabetos
  • Conjuros y hechizos mágicos
  • Ilustraciones en acuarela de las cuales destacan 3: una de la Ciudad Celestial o Reino de los Cielos; al lado un retrato del diablo, ambas a página completa; el único retrato de una persona en todo el libro, que se cree que es el de Flavio Josefo
  • La Regla de San Benito (la ley creada por Benito de Nursia para la orden que creó, la Orden de San Benito, los benedictinos, en el siglo VI). Este trabajo en realidad no está ya en el libro ya que fueron arrancadas las páginas en las que se encontraba escrito

No hay otro libro que conjugue esta combinación de contenidos tan variopintos, lo cual le da un valor incalculable, pero con el irrepetible contenido no se acaban las curiosidades del códice; ¿cuál es su historia? La historia dice que fue admirado y codiciado por los poderosos y tomado como botín de guerra pero que allá por donde pasó dejó desgracia.

El manuscrito parte en el siglo XIII de un lóbrego monasterio de benedictinos, el de Podlažice,  situado en Bohemia. Los benedictinos eran conocidos también como “los monjes negros”, ya que iban de negro, simbolizando con sus hábitos la muerte en el mundo terrenal. Obedecían estrictamente (suponemos) los votos de castidad, pobreza y obediencia y realizaban duros sacrificios físicos como, por ejemplo, la autoflagelación.

A finales de siglo el monasterio estaba en quiebra y para conseguir dinero lo vendieron a otra orden monástica conocida como “Los monjes blancos” (cuanto color…), que obviamente iban de blanco y que se encontraban en el monasterio de Sedlec, a las afueras de Praga.

Estos monjes blancos guardaron el libro al lado de un cementerio consagrado con tierra del Gólgota, el monte donde crucificaron a Jesús. Estos nuevos guardianes del códice se arruinaron también y se les ordenó que lo devolvieran a su monasterio de origen. Poco después el claustro sufrió la peste bubónica o peste negra (seguimos con los colores), pandemia que dejó el cementerio con más de 30.000 cuerpos que acabaron convirtiendo el lugar en una catacumba “masiva”. La capilla de Sedlec, repleta de calaveras y huesos, es actualmente una de las fosas comunes más famosas del planeta.

Ilustración del diablo en el Codex Gigas

Ilustración del diablo en el Codex Gigas

En 1565, en Austria, el horóscopo real que le realizó Nostradamus al príncipe Rudolf II pronosticó la muerte de su padre y su consecuente ascensión al trono, convirtiéndose así en el emperador del Sacro Imperio Romano.

El nuevo rey estaba obsesionado por lo oculto y una de las cosas que deseaba poseer para su oscura colección era el Codex Gigas, para lo cual se congració con los benedictinos y un abad de esta orden se lo acabó regalando. El rey se quedó con el Codex, pero su suerte empezó a empeorar: se volvió antisocial, inestable y paranoico. Se enclaustró en su castillo y su reinado se convirtió en un desastre, perdiendo a los que le apoyaban. Incluso el trono le fue arrebatado por su propia familia que lo dejó de lado. Acabó muriendo en la pobreza y su reino cayó en manos de los ejércitos suecos, sus enemigos, que confiscaron el libro de la biblioteca del rey en 1648, tras la Guerra de los Treinta Años.

De Praga se lo llevaron metido en un baúl a Estocolmo, capital de Suecia, y allí se lo regalaron a su monarca, la reina Cristina, de 22 años y única heredera del rey Gustavo II, que la educó como si se tratara de un hombre.

Cristina ordenó guardar el libro en la biblioteca del castillo, pero de nuevo empezaron las desdichas (al menos para sus fieles); abdicó en menos de 10 años, se convirtió al catolicismo y se exilió a Roma donde acabaría muriendo a los 62 años. Curiosamente se llevó con ella algunas biblias pero dejó el Codex Gigas en su antiguo castillo de Estocolmo.

En 1697, justo después de que acabara de morir el entonces rey Carlos XI, estalló un incendio en el castillo real que casi acabó con el libro si no fuera porque, según se cuenta, un criado (entiendo que habiendo comido antes una buena dosis de espinacas) logró llevárselo y tirarlo por la ventana para que no ardiera en las llamas. Pese a que el libro se salvó los bomberos oficiales del castillo fueron condenados a ser torturados (…).

Desde 1877 permanece guardado en la Real Biblioteca Nacional de Suecia, en Estocolmo, conservado en una sala especial para que se preserve bien y bajo unas estrictas normas de seguridad. En septiembre de 2007 fue cedido por unos meses a la República Checa, el país de origen del enorme libro, y parece que para ello se tuvo que pagar la friolera de casi 10 millones de dólares. Entiendo yo que la cosa debería haber sido exactamente al revés…

Pasamos ahora a los enigmas inherentes al libro.

Una página del Codex Gigas

Una de las 624 páginas del Codex Gigas donde se puede observar el elaborado trabajo llevado a cabo

La leyenda cuenta, y esto es lo más fantástico de todo, que el libro fue escrito por un monje benedictino en una sola noche gracias al pacto que hizo con el diablo.

En 1230, aproximadamente, en un remoto monasterio de Bohemia, concretamente en Podlažice, en una celda aislada un monje violó una sagrada regla monástica, un terrible crimen, y fue castigado a ser emparedado vivo en su celda. El monje prometió a sus antes compañeros, ahora jueces y verdugos, escribir un tomo enorme, el más grande de su época, que contendría todo el conocimiento de la humanidad para honrar, de este modo, a su monasterio. Y además lo haría en una sola noche, entregándolo a la mañana siguiente a cambio del perdón.

Escribió hasta que se le entumeció la mano y aún le quedaba mucho por hacer (obviamente). Decidió realizar un pacto con el arcángel caído, con Satanás. La leyenda dice que Satanás respondió a la llamada del monje y accedió a su petición a condición de aparecer en el mismo, con lo que éste consiguió escribirlo, guiado por el demonio, en tan sólo una noche, obteniendo así el perdón y por lo tanto esquivar la muerte a la que había sido condenado.

Gracias a multitud de análisis llevados a cabo por parte de demonólogos, expertos en la Biblia, paleógrafos de manuscritos y bibliotecarios, entre otros expertos en diversas materias, se ha llegado a la conclusión de que efectivamente fue escrito por una sola persona aunque, dejando de banda el posible pacto con el demonio, no se hizo en una sola noche sino que se estima que debió tardar unos 30 años en tenerlo finalizado.

Concretamente se calculó que en 5 años trabajando constantemente, sin descanso, estaría acabado, pero hay que tener en cuenta primero de todo lo evidente, que esto tal cual no sería posible -a menos que se tratara de un robot de última generación con una batería de kryptonita– y que los monjes tenían otras obligaciones y les quedaba poco tiempo para escribir durante el día, por lo que en la practica serían unos 10 años. Pero además a esto habría que añadirle los trabajos realizados para las iniciales decoradas que se ven constantemente a lo largo del códice, que pueden llevar cada una de 2 a 3 días, corregir el texto, ir a la iglesia los domingos y otros tantos factores, así que la cosa estaría entre 25 y 30 años.

Algunos de los motivos que apoyan la teoría de que que lo hizo una sola persona son:

La caligrafía. Los escritores monásticos profesionales solían trabajar juntos en una sala grande llamada el escriptorium para compartir técnicas y métodos. Comparando la escritura del libro con otra realizada por un profesional, la primera parece vieja, de un aficionado. El hecho de que aunque esté trabajada no sea sofisticada apunta hacia un autodidacta, un aprendiz de escritura gótica.

A pesar de no ser caligrafía de un profesional de la escritura, un escriba “en serie y en serio”, y a pesar de que la mayoría de libros los hacían 2 o 3 personas trabajando juntas, es sorprendentemente uniforme en todas las páginas. Para determinar esto se hizo uso de la grafología, que analiza la inclinación, la presión, el ángulo, el espaciado y el estilo y cuya principal ley dice que no hay 2 escrituras iguales.

– Las ilustraciones, que aunque son bastante trabajadas y bastante llamativas, denotan que no fueron realizadas por un experto, relacionándose así con el anterior punto.

Hay más ilustraciones pero en cuanto al retrato del diablo, lo curioso es que éste no se encuentra liderando el infierno, como cabría esperar, sino que se dibujó atrapado entre 2 torres, como sucede con la Ciudad Celestial, que también se encuentra enmarcada entre las mismas torres.

Ilustración de Jerusalén celestial

Ilustración de la Ciudad Celestial

El “shaytan” árabe es un acusador, el “hashatan” hebreo es un adversario, en el Antiguo Testamento Satanás es una especie de abogado que discute con dios los pecados de los hombres y en el Nuevo Testamento la identidad de Satanás es el arcángel caído, un ser malvado que condena a los pecadores al fuego del infierno. El cristianismo, además, hizo una asociación del demonio con Pan, el dios pagano de la fertilidad, que tenía piel escamosa, cuernos, era mitad hombre y mitad animal y tenía pezuñas hundidas, un ser negativo que encaja perfectamente con el que se puede ver en la ilustración del códice.

Del hecho de que la ilustración del diablo se encuentre al lado de la de la Ciudad Celestial, se interpreta que se trata de la dualidad del horror y de la dicha, del enfrentamiento entre el bien y el mal, opciones entre las que debería escoger el autor del Codex.

La pigmentación. Normalmente los monjes hacían sus propias tintas con técnicas específicas y que se solían preparar diariamente, lo que hace que el pigmento fuera variando. Las tintas solían ser de 2 tipos: las hechas de metal y las hechas de mosquitos machacados (…). Gracias a la luz ultravioleta se observó que la tinta no brillaba demasiado, no tenía un brillo fosforescente como cabría esperar de la tinta de metal, lo cual indica que fue hecha con tinta de insecto.

Esto es así en todo el libro, lo cual también apoya la teoría de un solo escritor ya que normalmente cada escriba usaba un solo tipo de tinta al escribir.

Otros detalles del libro son la inclusión de hechizos, que actuaban a modo prevención, para evitar que el demonio poseyera a la persona, y conjuros, lo cual es ciertamente curioso si tenemos en cuenta que supuestamente el que escribió el libro realizó un pacto con el demonio.

En ciertas páginas aparecen unas sombras o manchas oscuras que parecen quemaduras, pero dichas sombras sólo aparecen en las páginas cercanas a donde aparece el diablo. Se pensó en un principio que podrían ser pruebas del incendio mencionado más arriba, pero no hay indicios de que haya una relación entre uno y otras. De hecho se asume que fue la luz del sol, la exposición a los rayos ultravioleta, sobre la piel de los animales que acabó oscureciendo algunas zonas (como nos pasa a nosotros, ¿no?).

Tapa del Codex Gigas

Noble tapa de madera y metal del Codex Gigas. Esto sí que es una tapa dura. Y bien dura…

Y es que las páginas del libro no son de papel; son proteínas. Muchos libros medievales se hacían de un material parecido al pergamino hecho de piel de animales, llamado vitela, y que era una forma de reciclaje medieval. Muchos eruditos creen que para la Biblia del Diablo se usaron 160 pieles de terneros, casi nada.

En el libro, escrito en latín (por si no quedaba claro), tampoco se han detectado errores gramaticales u omisiones importantes y está coloreado con tintas roja, azul, amarilla, verde y oro.

Por último, y esta podría ser la prueba más importante de que fue escrito por una sola persona, se encontró en el libro una inscripción en latín, un crédito póstumo: Hermann inclusus, Herman el recluso.

Durante años la palabra inclusus se asoció con ser emparedado vivo, aunque su significado es más cercano a “recluso” que a “emparedado”, lo cual, junto con el resto de resultados de las investigaciones y el propio contenido del mega libro, llevó a la conclusión de que la persona que escribió el Codex Gigas podría ser este tal Hermann, un monje benedictino solitario en una celda solitaria que en una fecha muy cercana a 1230 decidió apartarse del mundo para poder llevar a cabo una búsqueda de la iluminación, la obra de toda una vida, inspirado por el honor, no por el mal, y a modo de redención.

Hay que aclarar que en la Edad Media se creía que copiar un libro sagrado llevaba a la purificación del alma, que expiaran los pecados, motivo por el cual el libro pudo realizar esta función para el autor, aunque no hay pistas en el libro ni en la historia que indique por qué podría pensar o sentir el autor que era un pecador.

Lo que sí está claro, a menos que lo del pacto demoníaco sea real :D, es que se trata de una obra irrepetible, un logro casi inhumano realizado durante décadas, que ésta fue la única obra del autor (como para pedirle que escribiera más libros como éste…) y que se trata del único libro sagrado atribuido al diablo.

Fuentes: documental La biblia del diablo, Wikipedia 1 y 2, National Library of Sweden

Anuncios

Publicado el 16/07/2012 en Cápsulas Hoi Poi. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: