Archivos Mensuales: julio 2012

Helpless

Helpless

Película “Helpless” aka “Hwacha” (2012)
+info | Trailer

“- A veces uno tiene mal sabor de boca.
Te sientes como que no vale la pena vivir.
Como si nada de lo que haces condujera a ninguna parte.
¿Cómo de bueno será limpiar tu pasado?”

Anuncios

El libro tibetano de los muertos

El libro tibetano de los muertos

Documental “El libro tibetano de los muertos”

Título: El libro tibetano de los muertos
Directores: 
Jeff Schird y Tim Evans
Productora: Canal Historia
Duración: 45 min
Año: 2007

Este libro habla de la quintaesencia del camino supremo y revela el método para alcanzar la iluminación.

Este libro ha sido escrito para aquellos que ansían sabiduría.

Esto escribió Walter Evans-Wentz en una de sus anotaciones de la publicación en 1927, la primera traducción que se hizo, en este caso al inglés, del Libro Tibetano de los Muertos, cuyo nombre original es Bardo Thödol, que quiere decir algo así como “la liberación por audición durante el estado intermedio” o “el gran libro de la liberación natural mediante la comprensión en el estado intermedio” (hay más interpretaciones del título).

La autoría del libro se debe a Padma-Sambhava (el nacido del loto, también conocido como Guru Rinpoche), un místico del siglo VIII, posiblemente de Pakistán o Afganistán, que introdujo el budismo en el Tíbet. De él se cuenta que viajó allí desde la India, que tenía poderes mágicos con los que derrotó a los demonios que asolaban esta región retándolos a un combate mágico. No sólo los venció sino que les obligó a convertirse al budismo, con lo que éstos se acabaron convirtiendo en protectores de esta religión.

Padma-Sambhava, según las leyendas, también sanaba enfermos, profetizaba el futuro o incluso enseñaba a volar a algunos de sus discípulos.

Se dio cuenta que su mayor reto era derrotar a la propia muerte, así que hacia el año 750, 12 siglos después de la muerte de Buddha, y gracias a un sueño, escribió las instrucciones contenidas en el Bardo Thödol. Sin embargo, después de hacerlo, se percató de que se trataba de un libro peligroso ya que consideró que los tibetanos de ese entonces no estaban preparados para entender las enseñanzas tan importantes que contenía y podía darse un mal uso de esos conocimientos. Así pues decidió esconder sus escritos en sitios remotos y extraños, ocultos entre piedras, y profetizó que sería descubierto 600 años después, cuando se estuviera preparado para interpretar y manejar bien las enseñanzas del libro.

Esto se cumplió cuando Karma Lingpa, que había nacido en 1350, encontró en el monte Gampodar, a la edad de 15 años, los escritos que había ocultado el creador del Bardo Thödol 600 años atrás.

Karma Lingpa era un revelador de secretos o tesoros, un Terton, y gracias a una visión había descubierto un mapa donde se indicaba donde se encontraban los textos escondidos de Padma-Sambhava entre los que se incluía el Bardo Thödol.

Bardo Thödol

Bardo Thödol

En 1919 el investigador y antropólogo estadounidense Walter Evans-Wentz, que estaba interesado en la sabiduría antigua y que había viajado sólo por Etiopía, Arabia y la India, llegó al Tíbet y se quedó entusiasmado con la filosofía de los tibetanos que dedicaban su vida a la espiritualidad. Estando entre ellos le mostraron el libro, que le impactó tanto que contrató los servicios de un traductor, el Lama Kazi Dawa Samdup, y después de 3 años finalizaron dicha traducción, publicándose en occidente en 1927 y convirtiéndose en un superventas.

Carl Gustav Jung, discípulo de Freud, haría una interpretación psicoanalítica del libro que se añadiría en una edición posterior, y tiempo después, en 1964, sería traducido y versionado por el gurú del LSD y profesor de Harvard Timothy Leary y sus compañeros Ralph Metzner y Richard Alpert, aunque el título de esta edición fue La Experiencia Psicodélica. En esta edición se eliminó cualquier referencia a Buddha o a detalles muy concretos del budismo y se dirigió lo escrito hacia el consumo de substancias psicodélicas, para convertir dicha experiencia en algo espiritual. También este libro fue un éxito total de ventas.

¿Pero qué explica concretamente el libro escrito por el que es considerado el segundo budista más respetado después del propio Buddha?

El Libro Tibetano de los Muertos es una guía para el más allá, un manual de lo que uno se va a encontrar y debe hacer una vez fallecido y a lo largo de los 49 días que durará el periplo, bardo, una vez su cuerpo haya muerto, de una manera muy parecida al Libro de los Muertos egipcio, con el fin de poder reencarnarse y encontrar la iluminación.

Pero empecemos por el principio. El budismo, esta religión llena de filosofía que surgió hacia el 500 a.C. a partir del Iluminado o Buddha (aquí también se habló de él), tiene como principio fundamental una verdad sencilla pero profunda: que la vida está llena de sufrimiento. Y este sufrimiento está causado por el deseo y la ignorancia, aunque puede erradicarse mediante el estudio, la meditación y la compasión, pudiendo uno llegar a considerarse iluminado si alcanza la compasión y la sabiduría.

Uno de los conceptos fundamentales del budismo es el de la reencarnación, la idea de que renacemos después de la muerte, idea de la cual sale otra, la del karma, donde las buenas y malas acciones realizadas en esta vida serán recompensadas o castigadas en la próxima, tema al que volveremos más tarde.

Luego tenemos los rituales funerarios del Tíbet, que no han cambiado desde al menos hace 600 años y que son bastante curiosos…

Cuando alguien muere se llama a los monjes budistas o lamas, que se colocan al lado del cadáver, para que le lean al muerto el Bardo Thödol a modo de guía a través del más allá. Durante las próximas 7 semanas los monjes seguirán recitando el libro para guiar al alma errante en el Bardo, que es el estado intermedio entre la muerte y la siguiente reencarnación (el ciclo de reencarnaciones se conoce como Samsara).

El fallecido, o si lo prefieres su alma o conciencia, pasará durante este periodo de tiempo en el más allá una serie de pruebas que podrá superar gracias al Bardo Thödol, tanto por los cantos de los monjes que velan por el éxito de la empresa (de ahí lo de audición en el nombre del libro) como por habérselo leído y asimilado estando en vida.

En pleno proceso de creación de una mándala de arena

¿Alguien se puede creer que después de tanto trabajo para hacer esta mándala de arena la vayan a deshacer?

Las 3 etapas principales o bardos que pasará el muerto son:

Chikai Bardo, el momento de la muerte. Esta etapa coincide con las experiencias relatadas por aquellos declarados clínicamente muertos en las llamadas experiencias cercanas a la muerte: la visión de una luz cegadora blanca, brillante y atrayente al final de una especie de túnel.

Puede darse que el espíritu regrese a su entorno familiar, casa u oficina, por ejemplo, y deambule entre sus seres queridos. Éstos lo mejor que pueden hacer es decirle al muerto, en silencio, que todo va a ir bien y que tiene cosas importantes que hacer y no deprimirse, ya que harían la partida del muerto más traumática.

Esta etapa sería para que el muerto sea consciente de la pérdida de su cuerpo físico.

Chonyid Bardo, encuentros con las deidades pacíficas y las deidades iracundas. En esta etapa cada una de las deidades le ofrece al alma la posibilidad de entrar al paraíso o de acceder a los placeres sexuales de los dioses, aunque estas deidades pueden ser una trampa, haciendo que el alma del muerto se pierda en sus fantasías, motivo por el cual hay que mantenerse centrado y tener claro que el objetivo es alcanzar la iluminación y no perseguir los placeres divinos.

Si el alma no consigue superar las pruebas de estas entidades, deberá enfrentarse a las deidades iracundas, 58 deidades sedientas de sangre que son manifestaciones de los seres pacíficos pero que pueden aterrorizar al no iniciado debido a su apariencia monstruosa.

Para que esto no suceda, los tibetanos realizan muchas representaciones de monstruos para que uno sepa de quien se trata cuando se encuentre con ellos en el mas allá, ya que si acaba huyendo podría perderse y no acabar la labor.

La etapa finaliza con el encuentro con la figura más poderosa de todas, a la que los tibetanos denominan Yama, que es el señor de la muerte, la propia muerte. Yama analiza las obras del alma muerta amontonando las buenas acciones en forma de guijarros blancos y las malas en forma de guijarros negros, para ver qué montón es mayor; una vida llena de buenas acciones permitirá un renacimiento positivo o incluso la entrada al mundo de los dioses y una vida mala condenará al muerto a renacer como un animal o a una vida de tortura en el infierno (algo que también se asimila mucho al juicio de Osiris del Libro de los Muertos egipcio).

Incluso esta prueba decisiva puede ser superada si se consigue oír el canto de los monjes, pudiendo dejar atrás a Yama, lo cual, dicho sea, no sé si tiene mucho sentido.

Libro tibetano de los muertos y La experiencia psicodélica

A la izda. el Libro tibetano de los muertos y a la dcha. La experiencia psicodélica

Sidpa Bardo, el momento del renacimiento. Esta parte es la más erótica de todas, ya que el alma del difunto verá a parejas practicando sexo y deberá meditar para elegir una buena familia en la cual nacer, con lo que el muerto elige su propia reencarnación conociendo a sus propios padres en el momento en el que realizan el coito, el momento de su propia creación (concepción).

Finalmente el viaje termina como empezó, en un descenso por un túnel largo y oscuro hacia una luz brillante, pero esta vez el túnel es el útero a través del cual empezará su nueva vida terrenal, si todo ha ido bien y si acaba reencarnándose.

En el caso de que se hubiera tratado de un alma con una existencia negativa podría convertirse no sólo en un animal o en un demonio sino en un espíritu iracundo conocido como “el fantasma hambriento”, un ser que tiene mucha hambre pero cuyo cuello es tan estrecho como un lápiz, con lo que nunca queda satisfecho (vaya putada…).

Segun Padma-Sambhava lo deseable es regresar en forma humana, no convertirse en un dios, porque esto nos permite ver el sufrimiento de otras personas y así poder ayudarlas. Dicen los budistas tibetanos que cuando hay sufrimiento se puede aprender algo, igual que nosotros decimos que de los errores siempre se aprende.

Lo que sucede después con el cuerpo inerte del fallecido puede parecer bastante curioso o extraño para nosotros los materialistas y superficiales occidentales. Pasados los días se prepara el cadáver para su entierro celestial, nombre que se le da a este ritual en el Tíbet. El cadáver se coloca en posición fetal, se rompe la columna vertebral, los brazos y piernas se atan fuertemente y se cubre el cuerpo hasta que éste se pone rígido, formando un fardo que ocupa la mitad de espacio que ocuparía el cuerpo en estado normal.

Luego el cadáver se deja en un lugar remoto y se abandona a modo de ofrenda para que sirva de alimento a los buitres, algo que para los tibetanos es práctico ya que para ellos el cuerpo muerto es inútil (en realidad para todos, ¿no?), con lo que como último regalo a la vida dicho cuerpo se entrega a otros seres.

Páginas del Bardo Thodol

Páginas del Bardo Thodol, alargadas tiras de papel como las de los Vedas

En algunos casos (creo que aún se practica en algunas zonas) grupos de personas conocidos como “ragula”, a petición de la familia, se encargan de desmembrar los cuerpos de los fallecidos para que pasen luego a ser comida de los buitres. La verdad es que suena todo un poco escabroso aun tratándose de un cuerpo sin vida…

Lo cierto es que la forma de budismo del Tibet, conocido como lamaismo, no se parece a ninguna otra variante de esta religión; éste se centra en la muerte porque aunque creen que esta vida es importante, también creen que la siguiente lo será aun más.

Por ejemplo existe una práctica habitual de los monjes budistas tibetanos, una forma de meditación, el mándala de arena, en la que realizan una representación geométrica del cosmos con arena coloreada, como símbolo de vida. A pesar de que puede llevar semanas hacer una, justo cuando la han acabado de hacer la destruyen. Para ellos esto simboliza la brevedad de la vida y de la muerte.

Existe también el mándala “sitra”, que es la representación más minuciosa del bardo, una miniatura tridimensional que representa el mas allá y cuyo objetivo es el mismo que el Bardo Thödol, preparar a los vivos para su próxima vida.

Si bien, como hemos dicho anteriormente, se establece claramente una relación entre El Libro Tibetano de los Muertos y El Libro de los Muertos egipcio, los autores de Experiencia Psicodélica vieron similitudes suficientes entre las fases del Bardo Thödol y el proceso de toma de drogas psicodélicas, motivo por el cual reescribieron el libro en forma de guía para dichos “viajes” y consideraron que el mensaje principal era el mismo en ambos casos: no dejes influirte por las imágenes bellas o aterradoras que veas; recuerda que todo es fruto de tu imaginación.

Yama, la muerte tibetana

Representación de Yama, la muerte tibetana

Más similitudes se pueden incluso con la ciencia, entre el principio de la conservación de la conciencia (muere el cuerpo pero la conciencia se reencarna en otro cuerpo) y el principio de la conservación de la energía (hagamos lo que hagamos la energía no desaparece, sólo se transforma).

En resumen el Libro Tibetano de los Muertos está, evidentemente, ligado de manera íntima con el budismo tibetano, aunque proveniente seguramente de textos védicos, donde la muerte es inevitable pero no es el fin y donde el Bardo Thödol nos ayuda a aceptar la muerte como parte de nuestra vida y a entender que nuestra próxima vida dependerá de cómo haya sido nuestra vida actual.

No sólo es una guía para el que acaba de morir sino para el que sigue vivo, para ser buenos, mejores y respetuosos, pensando quizás que más tarde tendremos nuestra recompensa (o en caso contrario nuestro castigo).

En cualquier caso pórtate bien o ya sabes lo que te tocará en tu próxima reencarnación, si llegas a ella…

BONUS:

El Libro Tibetano de los Muertos en español.

La versión psicodélica de Timothy Leary y sus compañeros, también en español.

Latas inoxidables

¿Es lógico, normal, moral, ético, legal, humano y sideral que encontrándonos en el año 2012 de nuestra era (no la de otros) tengamos que seguir oyendo las malditas risas enlatadas en series y/o programas de humor posteriores a los años 70 (como mucho) del siglo pasado?

Midnight Son

Midnight Son

Película “Midnight Son” (2011)
+info | Trailer

“- Sí, hola, me gustaría pedir sangre humana, por favor.

Perversion : Spooky

ORIGINAL

COMO : Spooky
QUIEN : Mike Sharpe aka Mike Shapiro
DONDE : The Spooky Sound Of Mike Sharpe
CUANDO : 1967

PERVERSION #1

COMO : Spooky
QUIEN : Dusty Springfield
DONDE : How can I be sure
CUANDO : 1970

PERVERSION #2

COMO : Spooky
QUIEN : d3saf1nad0
DONDE : en Internetes
CUANDO : 2012

Albatross

Albatross

Película “Albatross” (2011)
+info | Trailer

“- Emelia… la vida no es un cuento de hadas.

Palabras #37

Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.

Ryszard Kapuscinski

A %d blogueros les gusta esto: