Cuando llegue el momento

En caso de que lleguemos y no nos vayamos antes que los demás, ¿qué sentiremos cuando, siendo ya abuelos (muy mayores, vamos), veamos que los de nuestra “quinta” van muriendo uno tras otro? ¿Creeremos que eso no va con nosotros o bien que se juega cada día a una ruleta rusa en la que participamos de manera involuntaria?

Anuncios

Publicado el 26/06/2012 en Quisiera Saber. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. EvilChurches

    No soy tan mayor y a lo mejor siento alivio al no ser yo. Cuando falleció un compañero de clase del instituto en el atentado del 11-M, me sorprendió bastante porque debía tener 27 años. Pensé que uno no es invencible y que todos somos, en realidad, bastante frágiles.

    • Pues sí, no es necesario ser mayor o tan mayor como para ver la cara amarga de la existencia, que puede ser jodidamente dramática o dramáticamente jodida. Pero más allá del dolor por la muerte ajena (más o menos cercana), cuando llegue el momento en que por naturaleza nos vaya llegando el momento a nosotros, por edad, y lo confirmemos viendo como el resto va cayendo… vaya palazo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: