Los sicarii

La sica de los sicarii

La sica de los sicarii

Hoy en día tenemos más o menos claro lo que es un sicario: una persona, no muy humana, pagada para matar a otra/s. Lo que quizás no sepas es que la palabra sicario proviene del latín sicari o sicarius, que era la persona que usaba una daga o puñal, tipo de arma blanca que en latín -y así acabamos ya con las palabritas en cursiva- es sica.

Los sicarii (ya en plural) eran la facción más violenta de la secta de los zelotes, que ya de por sí eran radicales y violentos, los judíos que en el siglo I de nuestra era lucharon para echar de Judea a los invasores romanos, que incluso llegaron a crear una ley ex-profeso para este tipo de asesinos, la lex Cornelia de sicariis et veneficis (ley Cornelia sobre apuñaladores y envenenadores) en el año 81 a.C. debido a la crueldad de sus asesinatos.

Algunos creen también que Judas, el apóstol que se acabó ahorcando después de señalar a Jesucristo a los romanos a cambio de 30 monedas de plata, era un sicario, ya que consideran su apellido Iscariote una alteración de la palabra sicari.

En el año 66 d.C., en el comienzo de la Gran Revuelta Judía, una de las barbaridades que cometieron los sicarii con su propio pueblo fue impedir la llegada de alimentos a Jerusalén para obligar a sus habitantes a luchar contra los invasores romanos en vez de negociar la paz. Uno de sus líderes, Eleazar ben Jair, logró escapar junto a un millar de fieles seguidores (hombres, mujeres y niños) del ataque romano y se dirigieron a Masada, la fortaleza palaciega que Herodes, rey y gran arquitecto, reconstruyera fastuosamente y usara años antes para, por ejemplo, proteger a su madre, a su prometida y a su hermana de una invasión de los partos, que eran los habitantes de una región del norte del Irán de aquel entonces.

Masada (palabra hebrea que significa fortaleza) se encontraba en lo alto de una montaña a orillas del Mar Muerto y cerca del río Jordán  y Herodes la había preparado de tal modo que sería posible sobrevivir durante años en ella ya que contaba con 20 enormes cisternas que recogían y acumulaban el agua de las lluvias y en las que cabía un total de 40 millones de litros de agua (una barbaridad), además de grandes despensas de comida y otras tantas comodidades estratégicas. Esto permitió que los sicarii resistieran el asedio de la Décima Legión romana, que iba a por ellos, durante años.

El historiador Flavio Josefo cuenta que las legiones romanas construyeron campamentos en la meseta de la montaña para mantener el asedio a la fortaleza y posteriormente un muro de piedra de 3 m de altura, 1’5 m de espesor y 5 km de longitud, rodeando por completo la montaña, para que no escaparan los judíos atrincherados.

El 7º año los sicarii estaban ya convencidos de que su dios les había abandonado porque las legiones seguían intentando acceder a la fortaleza y atraparlos y no veían la manera de escapar, por lo que el líder, Eleazar ben Jair, probablemente en la sinagoga del palacio, acabó convenciendo a los demás de que era mejor morir de manera noble que vivir de manera innoble a manos de los invasores. Es decir, que lo mejor era suicidarse.

Aunque algunos no estaban de acuerdo todos acabaron aceptando ese destino. A cada hombre se le asignó el asesinato de toda su familia, después de lo cual cada hombre participó en un sorteo para decidir los 10 que matarían al resto. Finalmente quedó uno sólo con vida, que después de quemar el castillo, y observando los cadáveres de su familia y del resto de disidentes, usó una sica para acabar con su propia vida.

Masada, la fortaleza

Ruinas de Masada, la fortaleza asediada por los romanos y defendida por los sicarii

Los sicarii habían quemado sus posesiones para negárselas a los romanos, pero dejaron intactas las reservas de comida para demostrarles a éstos que no se habían suicidado por hambruna sino por negarse a ser esclavos de los romanos, por negarles ese triunfo a los legionarios.

Los romanos, que parece que no se enteraban mucho de lo que sucedía dentro de la fortaleza, esperaron al amanecer siguiente para realizar el ataque definitivo, consiguiendo entrar en Masada para encontrarse, después de tantísima insistencia, y con una mezcla de asombro y decepción, los cuerpos inertes de aquellos que les habían resistido durante 7 años.

La historia de los suicidios se supo gracias a que 2 mujeres y 5 niños se habían escondido para evitar seguir el mismo destino que el resto, con lo que luego pudieron contar lo sucedido. Flavio Josefo explica en sus “Las guerra de los judíos” que los romanos acabarían perdonando la vida de esas 7 almas.

Masada, o lo que queda de ella, acabó convirtiéndose en sitio de culto y símbolo de resistencia e independencia para muchos judíos y se dice que su asedio fue la mayor fuente de inspiración de los hombres que en 1836 defendieron el fuerte en la batalla de El Álamo durante 13 días en la revolución de Texas

BONUS:

Si hemos dicho que la palabra latina sica significa puñal, añadiremos que gladio o gladius era la espada utilizada por las legiones de Roma y de donde viene el término gladiador, ya que era también la espada que usaban estos luchadores que, según el historiador Suetonio, antes de pelear por sus vidas y libertad le decían al emperador aquello de “Ave, Caesar, morituri te salutant” (Salud, César, los que van a morir te saludan).

Fuentes: documental “Masada, la fortaleza”, Wikipedia, De Egipto a Roma

Anuncios

Publicado el 25/05/2012 en Cápsulas Hoi Poi. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Prefiero el NUNCHAKUS CHINO, que es caapz de dejar coN los antebrazos MUÑECAS CLAVICULAS quebrados a varios SICARUUUUSSS……..a la vez

    • Gracias por el comentario Arturo.

      Yo ni nunchakus ni sicas: nada como unas cervezas bien frías en buena compañía 😉

      Salutem castrem.

  2. No entiendo que alguien me responda por favor…por que pusiste una seccion de las capsulas hoi poi con estos temas, no tienen mucha relacion??

    • Hola Dalia.
      Me ha hecho mucha gracia tu pregunta así que me dispongo a responderte.
      Como puedes comprobar, los nombres de algunas secciones y subsecciones (o categorías y subcategorías) no tienen, aparentemente, nada que ver con su contenido. Y digo aparentemente porque para mí sí tienen una relación o una similitud con lo que se encuentra en ellas. Al menos en mi cabeza loca.
      Pues lo mismo sucede con la sección Cápsulas Hoi Poi.
      Posiblemente esperabas encontrar algo de Dragon Ball y te llevaste una decepción, aunque sí hay algún post sobre tan noble anime.
      De todos modos te recomiendo que le eches un vistazo al blog ya que igual encuentras algo de interés.
      Salutem castrem!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: