El mensaje de los dioses

El mensaje de los dioses

Documental “El mensaje de los dioses” (portada del libro homónimo)

Título: El mensaje de los dioses
Director: Harald Reinl
Idioma: Español
Duración: 83 min.
Año: 1976

Como ya pasara con el 1er y 2º libro de Erich Von Däniken, Chariots of the Gods (Recuerdos del futuro: enigmas insondables del pretérito) y Gods From Outer Space (Regreso a las estrellas), este documental está basado en el libro El mensaje de los dioses, también de Däniken y publicado en español con el mismo nombre en 1975, aunque en el propio documental indican que está basado “en los libros” del investigador suizo, así que quizás incluya datos de algún otro libro.

La verdad es que se trata de un vídeo entrañable. Lo es no sólo por la temática, la hipótesis del antiguo astronauta, o por los años que hace que se hizo, sino por el estilo que lo impregna; la banda sonora, la manera de narrar (al menos en el doblaje en español), la calidad de las imágenes y las pintas que tienen los que aparecen en pantalla (un ejemplo: esa horrenda colección de pretéritas gafas…) me hacen sentir un poco como si estuviera visionando algún Mondo Cane, algo que ya me pasó con el anterior Recuerdos del futuro y Regreso a las Estrellas, que es como se llama el documental de los 2 primeros libros.

En el documental se hace un recorrido desde la creación de planeta hasta nuestros días, mostrando hallazgos, leyendas, monumentos, figuras, pinturas, objetos, pueblos y tradiciones, cosas que podríamos considerar como mensajes de los dioses y que, como mínimo, nos hacen sospechar que en el pasado sucedieron cosas que oficialmente no interesan, se toman por supercherías o se ocultan deliberadamente, como que la humanidad ha vivido desde siempre intervenciones divinas o, para ser más exactos, extraterrestres.

Podemos tomárnoslo como un viaje por todo el globo y a través del tiempo ya que, como verás a continuación, aquí hay de todo y para todos:

– El mal llamado “pájaro de Saqqara”, encontrado en una tumba de dicha necrópolis en Egipto en 1898 y que reproduce un aeroplano, no un ave.

– Huellas humanas enormes (60 cm. de largo y 18 de ancho) encontradas en 1970 en Australia, al lado de restos de dinosaurios, que se supone que existieron hace 150 millones de años. Otras fueron halladas en fango fosilizado al lado de huellas de dinosaurios en un río de Glen Rose, Texas.

– El muro de Sacsayhuaman, al norte de Cuzco, en Perú, hecho con piedras enormes, muchas con formas dispares  y más de 4 ángulos y todas ellas encajadas como si hubieran sido alguna vez de plastilina.

– Las pirámides de Giza y el resto de incontables monumentos de Egipto.

– Los moáis y las rocas con forma de huevo de la Isla de Pascua.

– La lápida del sarcófago de Pakal, en la ciudad maya de Palenque, México, descubierta en 1949, donde parece verse a al propio Pakal controlando los mandos de una especie de nave espacial.

El "pájaro" de Saqqara, los Atlantes de Tula y la ciudad de Nan Magol

De izquierda a derecha: el “pájaro” de Saqqara, los Atlantes de Tula y los restos de la ciudad de Nan Magol

– Otras ciudades mayas como Tikal o Chichén Itza, esta última con su pirámide/templo de Kukulkan con sus 24 m. de altura y sus 365 escalones, uno por cada día del año, y su observatorio astronómico, cuya forma se asemeja mucho a la de los actuales observatorios.

– La ciudad de Machu Picchu, a 3100 m. de altura en Perú.

– Las esferas de piedra, perfectamente redondas, encontradas mayormente en Costa Rica y cuyo propósito aún se desconoce. Algunas tienen 2 m. de diámetro.

– La calavera de cristal encontrada en 1935 en las ruinas de otra ciudad maya, Lubaantún, en Belize, hecha a partir de una sola pieza de cristal, con la mandíbula móvil y en la que no se ha podido encontrar ninguna marca de herramienta. Los mayas decían que había sido hecha con un cristal de roca al que llamaban “agua celestial helada” y el cristal tiene el 7º grado de dureza (como el cuarzo). Se desconoce su edad exacta.

– Los dibujos de carros voladores controlados por héroes que surcaban los cielos, cuyo origen viene de la leyenda del pueblo de Chi-Kung, que vivieron 2.000 años a.C., en China.

– La historia que nos cuenta el profeta Ezequiel en la Biblia, en la que que se le aparece una nave espacial. Un jefe del departamento de investigación de proyectos de la NASA en Huntsville (Alabama), Josef Blumrich, intentó tirar por tierra las teorías de Däniken, con respecto a que lo que describió Ezequiel era una nave espacial, pero acabó alineándose con la teoría e incluso diseñando la susodicha nave según lo descrito por el profeta bíblico.

– Los antiquísimos dibujos en las paredes de seres extraños, algunos llevando trajes parecidos a los de los actuales astronautas, encontradas en Italia, el Sáhara o en Australia, entre otros muchos sitios.

– Los dioses alados sumerios encontrados, por ejemplo, en sellos cilíndricos o en estatuas.

– La rampas de despegue, nichos esculpidos, cúpula en medio de una fuente, sistema de tuberías y laberinto de terrazas, todo de piedra, en El Fuerte, cerca de Samaipata, en Bolivia.

Chan Chan, avión precolombino y muro de Sacsayhuamán

De izquierda a derecha: ciudad de Chan Chan, figura precolombina de una especie de avión y detalle de las piedras del muro de Sacsayhuamán

– Las piedras de Ica, en la que se representa a unos supuestos seres que convivieron con los dinosaurios y que realizaban cosas como cazar a dichos animalejos, realizar trasplantes de órganos o transfusiones de sangre.

–  Stonehenge, observatorio astronómico con un diámetro de más de 100 m., con 11 círculos de piedras de varias toneladas transportadas desde muy lejos y colocadas unas encima de otras con el fin de servir para observar la Luna y el Sol.

– Los menhires de Carnac, en Bretaña, Francia, unas 3.000 piedras en 13 hileras de varios kilómetros de largo con una edad de más de 5.000 años.

– El palacio de Tiwanaku y las ruinas de Puma Punku, al lado del lago Titicaca, en Chile.

– El libro de Enoc, escrito apócrifo parte de Los Manuscritos del Mar Muerto. Escrito por el propio Enoc -que fue bisnieto de Adán, padre de Matusalén y bisabuelo de Noé-, que anduvo con los dioses y acabó yéndose con ellos para nunca más ser visto por estos lares.

– Las ruinas y el trilitón de Baalbek, en el Líbano, con sus descomunales piedras.

– Los Atlantes, enormes guardianes de piedra en Tula, México.

– Las archiconocidas líneas de Nazca, sólo visibles desde el cielo y cuyo fin se desconoce.

– Las leyendas, dibujos rupestres y los kachinas, los dioses que ayudaron a los indios Hopi, en Arizona, EEUU, y que prometieron volver.

– Los restos de la ciudad Nan Magol, en la isla de Temuen, parte de las Islas Carolinas, en Micronesia. Fueron más de 400.000 pilares de basalto colocados uno encima del otro en 80 edificios y la leyenda cuenta que un dios extraño, con un dragón que escupía fuego, hacía volar las gigantescos pilares de basalto de la cantera a la ciudad.

Pistas de Nazca, pinturas rupestres Italia y rampas despegue Samaipata

De izquierda a derecha: las líneas de Nazca, pinturas rupestres en Italia y las posibles rampas de despegue de Samaipata

– La fiesta popular de Nueva Guinea, al norte de Australia, que celebra la llegada de un dios volador y que representan con unas máscaras que parecen cascos.

– El gigante de 120 m. de largo grabado en el desierto de Tarapacá, en el norte de Chile, sólo reconocible desde el aire.

– Oriana, la diosa que la leyenda cuenta que descendió de las estrellas sobre sobre el lago Titicaca para crear a la humanidad.

– Los Kayapo, a la orilla del río Fresco, en la selva brasileña, y su celebración del baile ritual en la que representan y recuerdan la llegada de Bep Korioroti, ser de las estrellas que arribó a su pueblo hace mucho tiempo y cuya vestimenta se asemeja también a una especie de traje espacial.

– Los aborígenes de Australia y sus dibujos rupestres de los wandjinas, seres que descendieron a la Tierra hace mucho mucho tiempo para traer civilización y prosperidad. También cuentan la llegada de la diosa de la Vía Láctea, que vino a bordo de su nave resplandeciente para ofrecer consejo y ayuda para regresar después a las estrellas y que quizás aportó, entre otros, el boomerang a los nativos.

– Garudá, el dios alado del hinduismo y del budismo.

– Los ángeles de la Biblia, también seres alados cuya morada es el cielo.

– Las esculturas Dogu, del Japón, con más de 5.000 años de antigüedad y cuyos personajes parecen llevar casco y traje espacial.

– Las escrituras mayas, que además de lo que cuentan, incluyen dibujos de personas con aparatos semejantes a los que usamos en la actualidad, como linternas, o cascos espaciales.

– Los caballos blancos de Uffington, en Inglaterra, visibles desde el aire, que los habitantes cubren con gijarros blancos una vez al año para que sigan siendo igual de visibles.

– Mismos objetos en esculturas o pinturas de continentes distintos, como por ejemplo el mismo tipo de bolsa asida en una mano en un relieve Sumerio y en una figura de piedra de México.

El gigante de Tarapacá y la losa del sarcófago de Pakal

A la izquierda el gigante de más de 100 m. de Tarapacá y a la derecha la losa del sarcófago de Pakal, en Palenque

– Desierto de salitre en el norte de Chile, en donde en una colina hay grabados dibujos geométricos enormes, seres alados y escrituras que sólo son visibles desde el cielo.

– Ciudad de Chan Chan, la capital del pueblo Chimú, al norte del Perú, un pueblo mucho más antiguo que el inca, en la que habitaban 200.000 personas y cuyas calles fueron diseñadas de manera geométrica. En la ciudad se encontraron objetos de oro de 52 cm. de alto con signos impresos, lo que se cree que es una escritura desconocida, ya que tampoco se ha podido descifrar.

– El templo construido a 6.200 m. de altura, en el cráter del volcán apagado Licancabur, en el norte de Chile.

– El monte Sinaí, donde Moisés recibió los 10 mandamientos y las precisas instrucciones para construir el Arca de la Alianza.

– Las trompetas que acabaron con los muros de la ciudad de Jericó, que podrían haber sido perfectamente cañones de sonido ya que, como se ha comprobado, éste puede afectar a la materia.

De nuevo no están todos los que son pero sí son todos los que están. A pesar de algún que otro caso es considerado en la actualidad, al menos por una mayoría, como fraude, es una buena lista que sirve como punto de partida para el que aún no esté metido en el tema y quiera empezar a investigar o, como mínimo, a hacerse preguntas cuyas respuestas apuntan en una misma dirección…

Anuncios

Publicado el 14/05/2012 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: