La lujuria desatada de Mesalina

Mesalina

Mesalina, descansando de tanto trajín

Tiberio Claudio César Augusto Germánico, más conocido como Claudio (el de “Yo, Claudio”, la serie de la BBC que quizás hayas visto), fue el 4º emperador romano de la dinastía Julio-Claudia, desde el 41 d.C. al 54 d.C., y tío de Calígula, que fue emperador antes que él.

Después de 2 matrimonios fallidos, y a la edad de 50 años, se quedó prendado de la belleza de la joven Valeria Mesalina, 35 años menor que él, hija y nieta de cónsules que, según dicen, ya de bien pequeña tenía “fuego en el cuerpo”.

Y es que a Mesalina le gustaba mucho el sexo. Mejor dicho: era una adicta al sexo, lo que ahora conoceríamos como una ninfómana, sólo que en su caso se trataba de ninfomanía colosal, con lo que decir que le fue infiel a su esposo en multitud de ocasiones sería quedarse más que corto. Ya en la noche de bodas, cuando Claudio dormía, Mesalina hizo uso de un esclavo que se encontraba en el jardín para aliviar sus calores…

Suetonio dijo que había “alternado” con los 1000 hombres de la Guardia Pretoriana, abortando en diversas ocasiones para poder seguir practicando sexo. Aprovechando su nuevo estatus de emperatriz, se acostaba con cualquier hombre que le viniera en gana, ya fueran nobles, actores, gladiadores, soldados, etc. Cuando alguno se negaba, fuera del nivel social que fuera, ella se inventaba alguna excusa para que se le castigara, por ejemplo con la pena capital (la muerte, vamos…) y si, por el contrario, se convertía en su amante y se esmeraba en sus labores, entonces ascendía rápidamente gracias a la influencia de Mesalina sobre su esposo.

Estando con Mnéster, un famoso actor de teatro del cual se había encaprichado y que, como no podía ser de otro modo, era uno de sus muchos amantes, fueron al barrio Subura, que era el más peligroso de la ciudad y en el que obviamente se ejercía la prostitución. Supongo yo que como sentía eternos picores en la entrepierna y le gustó tanto el ambiente del barrio, decidió vestirse de manera ligera y, bajo el pseudónimo de Lycisca, se prostituyó, lo que le aportaría gran cantidad de hombres de todo tipo, tamaño y color, que satisfarían su imparable glotonería.

No contenta con eso, porque su lascivia era monumental, aprovechó la ausencia de Claudio, que se encontraba en Britania en una expedición de conquista, para retar al gremio de prostitutas de Roma a una curiosa competición que se llevaría a cabo por la noche.

La idea era que ella competiría contra una representante del gremio con el fin de determinar quién podía satisfacer a más hombres, una suerte de “gang bang“. La elegida para competir con Mesalina fue Escila (el torbellino), la prostituta más famosa de Roma, que por muy famosa que fuera no sabía con qué bestia parda se enfrentaba.

Lycisca (Mesalina) prostituyéndose

Mesalina, como Lycisca, practicando su deporte favorito en un burdel (de Agostino Carracci)

Al llegar a 25 hombres “satisfechos” por ambas partes, Escila no daba más de sí, con lo que se rindió pronunciando la gran frase “esta infeliz tiene las entrañas de acero”, ganando de este modo la insaciable Mesalina, que no tuvo suficiente con vencer a su contrincante; pronunciando otra gran frase, “cansada pero insatisfecha”, decidió volver al palacio, lugar donde había realizado todas las bacanales que había querido, y seguir fornicando hasta que el cuerpo aguantara. Y parece que el cuerpo aguantó y mucho, ya que algunos hablan de fueron 70, y otros 200, los hombres que retozaron con la bella Mesalina hasta el amanecer.

De hecho el pueblo sabía de las fiestas de Mesalina y de sus constantes infidelidades y creían que el emperador era consciente de, y aprobaba, las alegrías que se daba la emperatriz.

Tiempo más tarde, aprovechando otra salida del emperador, Mesalina se casó con su amante Cayo Silio, cónsul de Roma, y juntos urdieron un plan para acabar con el emperador; él quería matar a Claudio y ella consideraba desde siempre a su otro marido, el emperador, poco agraciado físicamente para elevar su lívido lo suficiente (…). Pero muy a su pesar Claudio descubrió la bigamia de ella y el complot de ambos y los condenó al suicidio, aunque ella no fue capaz de llevarlo a cabo, motivo por el cual fue decapitada por un centurión al que -no nos extrañaría- debió intentar llevárselo al huerto y así matar dos pájaros de un tiro.

Así acabó Mesalina a sus 23 años, quien tuvo mucha influencia (o manipuló a su antojo) en las decisiones de su ciegamente enamorado marido y al que le dio 2 hijos. Por su parte Claudio no sólo ordenó eliminar su nombre o imágenes de cualquier lugar público o privado, una especie de damnatio memoriae, sino que se volvió a casar por cuarta vez a pesar de haber ordenado a su Guardia Pretoriana que lo mataran si volvía a hacerlo, frustrado como estaba el pobre por sus fracasos matrimoniales.

Claudio acabó siendo envenedado, posiblemente por su 4ª mujer, Agripinila, que era su sobrina y que seguramente lo mató para beneficiar a su hijo Nerón, con lo que quedaría demostrado definitivamente que la relación de Claudio con las mujeres no eran saludables.

Muerte de Mesalina

Muerte de Mesalina (de George-Antoine Rochegrosse)

La palabra mesalina, debido a la fama ganada a pulso (o con el sudor de su…) por nuestra protagonista, acabó representando la idea de mujer libidinosa o incluso prostituta, lo que un amigo mío hubiera definido como “mujer de moral distraída”.

BONUS:

Ya puestos en el tema, y como estamos en esta vida para aprender, comentaremos que la palabra fornicación, que en latín es fornicari y quiere decir “tener relaciones sexuales con una prostituta”, debe su origen a la palabra fornix, arco o arcada, ya que las prostitutas romanas se apostaban bajo los arcos de ciertos edificios esperando al siguiente pecador de la pradera con intención de liberar tensiones.

Fuentes: Wikipedia, Entre Escila y Caribdis, documental “Roma y el vicio” del Canal Historia

Anuncios

Publicado el 11/05/2012 en Cápsulas Hoi Poi. Añade a favoritos el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Desconocía el origen de la palabra “fornicar”. Valeria Maselina debía ser insaciable en su apetito sexual. A lo mejor no es verdad que fuera una ninfómana porque todos sabemos cómo exageraba la prensa rosa romana de aquella época. El emperador debía ser bastante brutus porque dejar a sus hijos sin madre es bastante fuerte. Claro que eran otros tiempos. Si tu mujer no te envenenaba, un centurión te metía el sable por tu-ya-sabes-dónde.

  2. ALEJANDRO REICH

    Mesalina se caso muy joven a los 15 años, con un hombre de 50 años, CLAUDIO, matrimonio impuesto por CALIGULA, EL PSICOPATA, quien la tenia como su amante, y le torturaba, al principio era una buena mujer, al extremo que le dio DOS HIJOS, a CLAUDIO, cuando murio CALIGULA, se volvio emperatris , al asumir CALUDIO como emperador, y hay empezo a dejar esposa fiel, y salio sus tendencias NINFOMANAS, y si era insaciable. porque decia vuelvo cansada, pero no satisfecha.

  3. Buenas noches. La ninfomanía es una enfermedad. Y como tal deberíamos respetarla. Se trata como si fuera lujuría y diversión y nada más lejos. Has querido escribir un artículo “graciosete” y te ha quedado un tanto irrespetuoso (aunque muy bien redactado e interesante. No puedo negarlo) Te invito a que te informes sobre el tema de la ninfomanía. Un saludo

    • Buenas noches Irene.

      Tienes razón en todo. La ninfonanía es un problema y el artículo quizás peca de “graciosete”, como tú dices.

      En cualquier caso no hubo intención de ofender a nadie y menos a las personas que padecen este trastorno. Más bien de hacer algo ligeramente ameno, siempre hablando de este caso concreto (el de Mesalina).

      Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: