Los secretos ocultos del agua

Título: Los secretos ocultos del agua
Director: Manfred Christ
Duración: 51 min
Año: 2002

Documental "Los secretos ocultos del agua"

Documental "Los secretos ocultos del agua"

¿Tiene el agua memoria?¿Pueden las moléculas de agua recordar hechos a los que se enfrentaron alguna vez? Con estas preguntas se inicia este documental sobre el agua, ese elemento tan necesario y corriente -por desgracia no para todos- al que solemos dar poca importancia, a pesar de que compone entre un 65% y un 75% de nuestros cuerpos y que sin ella no podríamos vivir.

Teniendo en cuenta esto podemos pensar, sin quemar demasiadas neuronas, que si algo afecta al agua puede que nos afecte también a nosotros.

La idea del documental es apuntar la posibilidad de que el agua tenga memoria y de que esté influenciada por su entorno, por los materiales que tiene cerca y por las radiaciones y vibraciones, que pueden cambiar de manera extraña y misteriosa algunas de sus características.

El primer ejemplo es el de los estudios llevados a cabo por el naturópata japonés Masaru Emoto [del que se habla más ampliamente en los documentales gemelos ¿Y tú qué sabes? y ¿Y tú que sabes? Dentro de la madriguera], que proclama que el agua es capaz de recordar acontecimientos, de almacenar información y que es posible ver esta información con la ayuda de la fotografía.

La idea es obtener agua de distintas procedencias, congelarla y luego fotografiar los cristales de hielo o, por ejemplo, someter a agua de una misma procedencia a elementos bien dispares, luego congelarla y de nuevo fotografiarla.

Por ejemplo, el agua sometida a Beethoven, Chopin, Bach o el agua procedente de los Alpes, o del glaciar canadiense, produce formas regulares de gran belleza, mientras que el agua procedente de un grifo de Tokio, del río Ganges o la sometida a Heavy Metal produce diseños caóticos y sin forma definida [me pregunto qué grupos metaleros debieron utilizar…].

Cristales de hielo de agua sometida a diversos estilos musicales

A la izquierda cristal de hielo de agua sometida a Heavy Metal y a la derecha a música clásica

Estos estudios, y miles de fotos, fueron presentados a la comunidad científica para su discusión y a pesar de las evidencias seguimos sin saber por qué la forma de los cristales de hielo cambia de acuerdo con la naturaleza de la información a la que se enfrenta el agua.

Se explica que muchas substancias se dilatan cuando aumenta la temperatura y cuando disminuye se contraen, algo que no sucede con el agua, que es más densa o pesada a 4º que a 0º. Por ejemplo en el invierno el agua más fría se encuentra en la superficie y por esta razón un lago se congela hacia abajo. Cuando el agua se congela se vuelve hielo, es menos densa y pesada y por ello se expande y flota en la superficie.

También algo que supuestamente todos sabemos pero que seguramente no pensamos en ello: el agua está compuesta por 2 gases, oxígeno e hidrógeno, y a diferencia de como sucede en otras combinaciones parecidas, esta unión de gases genera un fluido.

Del Japón de Emoto pasamos a Rusia, donde una serie de científicos se han acercado durante años a la ciencia sin tantas inhibiciones como sucede en occidente. Aquí van unos cuantos casos:

Purificador de agua ruso

Hackeando el purificador de agua ruso

– Vitol Vajki, investigador y hombre de negocios. Inventó, después de 30 años de investigaciones, algo que según la ciencia no debería existir; una máquina para eliminar las impurezas y bacterias del agua en cuestión de segundos sin utilizar aditivos químicos.

El agua “contaminada” (o normal, si lo prefieres) entra por un lado y por el otro sale agua pura, mediante un proceso que se basa en una técnica electroquímica de división del agua, una mezcla de oxígeno e hidrógeno llamada oxihidrógeno.

El aparato en cuestión se encuentra en gran cantidad de hospitales rusos, donde se obtiene de manera barata y rápida agua purificada, esterilizada, biológicamente pura.

Para mostrar cuán pura es esta agua se vierte tinta azul en 2 vasos con agua, una del grifo y otra que ha pasado por la ingeniosa máquina. En el primer caso, como es de esperar, la tinta ensucia el agua dejándola azulada. En el segundo el agua purificada se “traga” la tinta (desaparece).

Lo mejor de todo es que el propio inventor reconoce que a ciencia cierta no se puede explicar lo que sucede, o por qué sucede, pero que el resultado es el que es, agua totalmente descontaminada.

– Otro experimento que se nos muestra, realizado también en el país del vodka (pero no de la polka), es exponer agua contaminada con petróleo a un rayo de luz de baja intensidad, y con la ayuda de una fuente de energía se logra separar el agua del petróleo en un plis plas (de hecho el petróleo sale literalmente disparado del receptáculo donde se encuentra el agua, motivo por el que tienen que poner encima del mismo una botella vacía para no acabar con las paredes manchadas…).

– Basili Hafiski, científico y director del Centro para la Seguridad Fisiológica de Moscú. Durante años ha desarrollado unos discos con dibujos geométricos [como la flor de la vida] que son capaces de almacenar energía cósmica y que, según él, son capaces de influir en la estructura del agua y con ello también en su memoria.

Explica que los dibujos tienen un sentido religioso, lo cual significa que además de transmitir una energía especial, reorganiza la estructura del agua, lo cual puede erradicar los errores del agua y, por lo tanto, acabar con algunas enfermedades [algo que me recuerda a la BioCibernética Cuántica Holográmica].

Revitalizador de agua

Revitalizador de agua, from El Tirol

De Rusia pasamos a Austria, donde un anciano tirolés de 72 años llamado Johann Grander creó el revitalizador de agua, un aparato que produce agua revitalizada –obvio- y que, para bien de su bolsillo, se exporta a todas partes del globo.

Algunas casos donde se utiliza el aparato en cuestión son:

– Asegurar que el agua de una piscina cumpla los requisitos higiénicos estándar, sin necesidad de verter químicos en ella.

– Conseguir que el pan hecho con esta agua se mantenga fresco durante más tiempo y tenga mejor sabor.

– Producción de fibras sintéticas, usando el agua revitalizada en los sistemas de frío de las fábricas. Usando esta agua no quedan bacterias, moho o algas y se puede prescindir de elementos químicos para limpiar el agua fría.

– En el aire acondicionado, por ejemplo el del casino Velden de Austria, donde a raíz de muchas quejas por sequedad en los ojos o inflamación de la garganta de los trabajadores y de los clientes se pasó a usar el revitalizador en el sistema de refrigeración y se acabaron las quejas.

El físico ruso Vladimir Constantino Ilyich Kontraktor ofrece una explicación científica a los efectos del agua de Grander diciendo que “el agua posee estructuras que pueden ser alteradas, capaces de absorber la radiación cósmica así como la energía del sol. Cuando el agua se trata con la máquina de Grander, las estructuras se hacen mayores y por lo tanto se carga de más energía del sol y del cosmos”. Ole.

En la Universidad Técnica de Graz, en Austria, se recogió y analizó agua de diversas fuentes y se comparó con el agua de Grander. No se encontraron mayores diferencias salvo una excepción: el proceso de revitalización de Grander parecía haber programado el agua para reducir la tensión de la superficie en más de un 17% sin tener en cuenta la temperatura.

De hecho el propio Grander nos dice lo que sucede cuando el agua pasa por su invento: “El magnetismo atrae la energía y la pasa al agua”.

Dejamos el agua de Grander y pasamos a la homeopatía, cuya base no científica -que a su vez es la base de las críticas que recibe- es que el agua es capaz de recordar ciertos agentes activos. Un escéptico dice: “los medicamentos homeopáticos están tan radicalmente diluidos que estadísticamente ninguna dosis individual puede contener un agente molecular activo solitario”. Sin embargo, a la vista de los supuestos resultados, el efecto curativo del agente parece ser retenido por el agua, que lo recuerda.

En Alemania más de 4.000 médicos tratan y curan usando este efecto de memoria, algo que según los físicos no puede existir realmente y cuyos intentos de comprobar este fenómeno han sido desastrosos.

Un ejemplo a favor de la homeopatía es el veterinario austríaco Peter Gnal, que ha sido especialista en homeopatía durante más de 10 años con un éxito continuado, recuperando animales –animales que ni son escépticos ni dejan de serlo- que sus amos daban por perdidos, algo que ha demostrado en innumerables ocasiones. Según Gnal “no importa si está científicamente comprobado o no, sólo me preocupa si funciona, algo que sucede día tras día. Demostrar su base científica es secundario”.

Aparato anti humedad

No es una lámpara. Es un aparato anti humedad.

Volviendo a los Alpes nos cuentan varios casos de iglesias y de monasterios con centenares de años encima que habían sido víctimas de la humedad, tanto que sus piedras empezaron a ablandarse gradualmente y en algunos casos las misas se realizaban con un 90% de humedad (¿irían los feligreses con paraguas o chubasquero?). Esto fue así hasta que Vilhelm Mohorn inventara otro aparato del más allá que acá, un aparato que se puede hacer pasar por una lámpara, por ejemplo, que funciona sin energía eléctrica y que según él utiliza una energía que no se encuentra en los libros de física. Evidentemente se refiere, de nuevo, a la energía cósmica.

El aparato parece ser capaz de manipular la humedad y devolverla a la tierra. El inventor explica que “el generador dispone de una antena que recibe la energía del suelo, la energía entrante se polariza, es decir, se traslada a la unidad transmisora, encima de la cual la llamada energía cósmica fluye hacia dentro y refuerza todo el sistema” [yo no he entendido nada pero suena bien]. Lo mejor de todo es que lleva vendidos (en el momento de hacer el documental, of course) más de 26.000 unidades a clientes que están más que satisfechos, así que funcionar parece que funciona.

Vilhelm Mohorn y su invento anti humedad

El Sr. Mohorn explicando el funcionamiento de su invento

Por último se habla de los copos de nieve, obras de arte de la naturaleza, y del famoso dicho de que “ningún copo de nieve es igual a otro”. En el Centro para el Estudio de los Copos de Nieve del Instituto de Tecnología de California (sí, existe, o existía, un lugar creado específicamente para estudiar los copos de nieve), se estudia el orden que gobierna las formas de los copos de nieve y además de generan copos en el laboratorio. Según explica el encargado del centro los copos de cristal se “crían” en una nevera y reaccionan a la más mínima variación de temperatura y a las partículas de polvo y así alteran su preciosa forma. Este es el motivo por el que todos los copos son virtualmente distintos, por que la forma de cada copo depende del camino que siguen desde que caen desde las nubes y ninguno sigue exactamente la misma ruta.

En el documental no sólo aparecen hablando los inventores y estudiosos que creen firmemente en la memoria y/o en el misterio del agua, sino que también aparecen escépticos como el director de la revista Nature de ese entonces y de cuyo nombre no me puedo -ni quiero- acordar. En su favor hay que decir que tiene claro que ir en contra del pensamiento establecido puede ayudar a descubrir algo nuevo. Y es que si no fuera así probablemente estaríamos usando troncomóviles.

La cuestión es que si bien no hay nada demostrado científicamente, sí que hay, como vemos, hechos con resultados que demuestran que algo de misterio tiene el agua, entendiendo misterio como algo que no comprendemos, básicamente. Repetimos, como en el documental, lo que dijo Einstein acerca del misterio: “La más bella y profunda experiencia que puede tener un hombre es la sensación de misterio. Es el principio básico en la religión así como en todos los intentos serios en las artes y ciencias. Quien nunca ha tenido esta experiencia, en mi opinión, sino está muerto entonces está ciego”.

Y aquí nos gusta mucho el misterio.

Nota: no he sido capaz de transcribir correctamente algunos nombres y apellidos, ni de encontrarlos por Internetes, con lo que están tal y como me han sonado.

Anuncios

Publicado el 27/02/2012 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. EvilChurches

    Me ha gustado este artículo. Es “muy interesante” 🙂 El invento del Sr. Mohorn suena un poco a camelo pero lo demás tiene sentido. Una cosa que quería añadir a lo que comentas es que hace poco leí que el agua destilada y purificada no hierve. Es decir, no se forman burbujas. Sólo en el agua no destilada y no purificada, o sea, la que bebemos, que se “ven” las burbuajas por los metales que contiene a nivel de trazas.

  2. no es Vitol Vajki, es Vitol Bakir, para que lo puedan hallar mas rápido en la internet.

  3. Vitold Bakhir se me trabaron unas letras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: