La Sociedad Vril

Título:  La Sociedad Vril
Productora:  Discovery Channel
Duración:  45 min
Año:  2008

Documental La Sociedad Vril, de Discovery Channel

Documental La Sociedad Vril, de Discovery Channel

Vril es una sustancia intangible, una energía universal o fuerza poderosa con la cual se puede lograr cualquier cosa, ya sea para bien (curar) o para mal (dañar). Esta energía es la que poseen y dominan los Vril-Ya, la raza intraterrestre descrita en la novela de ciencia ficción de 1871 The Coming Race (La Raza Venidera) de Edward Bulwer-Lytton.

En ella un héroe, a través de una grieta en la tierra, llega a un submundo en el que habitan los mencionados Vril-Ya, unos seres que antes habrían vivido en la superfície terrestre y que, debido a una serie de catástrofes, los pocos que sobrevivieron se vieron obligados a buscar refugio en el interior del planeta [reminiscencias de la Atlántida y de Agartha y Shambala]. Estos seres serían descendientes de los antepasados de la familia aria, que sería actualmente la civilización dominante en el mundo.

Hasta aquí bien.

Pero resulta que en 1918 un grupo de ocultistas alemanes y austríacos, que creían reales los hechos narrados en la novela, se reunieron en una ciudad bávara [algo tendrá Bavaria ya que allí también se creó la orden de los Illuminati en 1776] para crear la “Sociedad alemana para la metafísica” o Sociedad Vril, cuyo fin era dar con la energía Vril y demostrar que ellos mismos eran la raza aria de la que provienen los Vril-Ya, o sea, que los arios dominaran el mundo gracias a Vril.

La Raza Venidera, de Edward Bulwer-Lytton

La Raza Venidera, de Edward Bulwer-Lytton

La sociedad fue creada como círculo interno de la Sociedad Thule [de la que otro día hablaremos] por Rudolf von Sebottendorf (cuyo nombre verdadero era Adam Alfred Rudolf Glauer), francmasón, alquimista y fundador de la Sociedad Thule, y Dietrich Eckart, político e ideólogo del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (origen del partido nazi) adicto a la morfina y al poder, antisemita (en realidad racista) y el amigo más íntimo de Hitler hasta su muerte y al que éste dedicó su libro Mi Lucha.

Pero vayamos por partes, como dijo Jack.

A la Sociedad Vril se le atribuyen asesinatos políticos, invocación de espíritus (algo muy de moda en la época), orgías sexuales (siempre de moda) y sacrificios humanos, entre otros. En realidad la meditación era el pilar de sus actividades, para poder estimular la fuerza Vril en ellos. La magia sexual, de la que también pretendían extraer energía Vril, era una excusa para intercambiar parejas (swinging). En cuanto a los sacrificios humanos, se cree que muchas de las desapariciones de niños en Baviera estarían relacionadas con la sociedad, ya que la fuerza Vril de un niño era la más poderosa y servía como puerta de enlace entre el mundo astral y el material.

Miembros destacados de la sociedad fueron, a parte del propio Hitler, Hermann Göring, Alfred Rosenberg, Rudolf Hess o Martin Bormann y Heinrich Himmler, el capitoste de las SS.

Himmler, probablemente el miembro nazi más interesado en los temas esotéricos, aunque no el único, tuvo a bien convertir el Castillo de Wewelsburg en el centro de culto de La Orden negra (SS) y en su casa. En el castillo habían 2 zonas muy importantes que eran la torre norte, donde se celebraban bodas y funerales y en cuyo suelo se encuentra la rueda solar o sol negro, simbolo ocultista de la Sociedad Vril, y la cripta, donde se dice que se realizaban misas negras.

Sol negro en el suelo del castillo de Wewelsburg

Sol negro en el suelo del castillo de Wewelsburg

También se dice que en el castillo se realizaban extraños experimentos. Uno de ellos, ciertamente curioso, por llamarlo de algún modo, al que Himmler llamaba “magnetismo animal”, se basaba en congelar a los prisioneros hasta la muerte y colocar a prostitutas desnudas junto a sus cuerpos para ver si así conseguían revivírlos. Si eso sucedía se les ordenaba a las prostitutas que tuviesen relaciones sexuales con ellos y luego se les tomaba la temperatura (…). El 50% de los hombres moría, aunque me extraña que no murieran todos, por muy de buen ver que fueran las prostitutas.

También tuvo mucha influencia en la sociedad, y por ende en los nazis, La Doctrina Secreta, libro escrito por Madame Blavatsky, creadora de la Teosofía, y publicado en 1875. En el libro, donde se mezclan la ciencia y la religión, se narran los conocimientos adquiridos por Blavatsky en sus viajes por el mundo, sobretodo por la India y el Tibet. Algunos quisieron ver en sus escritos rastros antisemitas y racistas, ya que en el libro se habla de los arios, aunque no se refería a los “arios de los nazis”, sino a los antiguos y verdaderos arios (en sánscrito, idioma del cual procede la palabra, ario significa “noble”, algo que no podríamos relacionar ni a patadas con los nazis).

Así fue como los nazis, siguiendo los pasos de Blavatsky, crearon el instituto Ahnenerbe, cuya misión principal era lo comentado anteriormente, reconocer la superioridad de “su raza”, los orígenes arios de los alemanes, gastando elevadísimas sumas de dinero en la realización de estudios y expediciones por todo el mundo, como por ejemplo en el Tibet, ya que creían que los tibetanos eran los originarios arios.

Y de estos viajes al Tibet y a la India es de donde salió la famosa (y desgraciada por los nazis) esvástica, cruz a la que le cambiaron el sentido haciendo que pasara de ser un símbolo de éxito y suerte a estar asociada actualmente a los ideales y acciones nazis.

Volviendo a la Sociedad Vril, ésta estaba integrada mayormente por mujeres. En el libro de Bulwer-Lytton se las describe como superiores a los hombres, casi divinas, y su energía femenina era necesaria para alcanzar la fuerza necesaria.

Maria Orsic, de la Sociedad Vril

Maria Orsic, de la Sociedad Vril

Las mujeres de la Sociedad, sobretodo las mediums, que supuestamente recibían la fuerza Vril desde otras galaxias o de mundos intraterrenos y que podían canalizarla o transmitirla al resto de personas, llevaban el pelo muy largo, algo que probablemente estaba relacionado con las valquirias de Wagner (Hitler era un gran admirador del compositor y creía ver en sus óperas una encarnación de su visión de la nación alemana).

De estas mujeres de cabello extra-largo, algunas ciertamente hermosas como Maria Orsic, nada más se supo al finalizar la guerra y se cree que escaparon hacia Italia antes del momento álgido de la misma.

También se habla del proyecto de la Sociedad Vril para construir un platillo volante con una tecnología propagada por la propia sociedad desde mucho antes de que empezara la guerra [¿Sabrían algo de los Vimanas descritos en algunos textos védicos?. Algún día nos acercaremos más a este tema].

Si metemos todo esto en un túrmix -los distinos libros e ideas, las sociedades Thule y Vril y los psicópatadas alucinados que creían, de manera distorsionada, a pies juntillas en todo ello-, el batido resultante es que no es de extrañar que la cosa acabase tan mal como acabó y que se llevara a cabo, entre otras cosas, la “Solución final”.

Anuncios

Publicado el 22/01/2012 en Docus. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Pero que harto curioso, lo que puede uno llegar a conocer, leyendo blogs de nebulosas increíblemente lejanas. El concepto Vril, no estaba presente en mi limitado vocabulario. Viene a mi mente pero el concepto que nos inculcó cierta profesora de cierto instituto de nuestras juventudes, cuando nos instruía sobre los diferentes filósofos de la antigua Grecia, entre los que rememoro a Aristóteles, y recuerdo sobre éste, nos hablaba de un quinto elemento en la naturaleza, uno más de los habituales agua, tierra, aire y fuego que conocemos, al que llamaban éter, quien sabe si no habrá alguna relación entre ambos, lo que está claro es que ya por aquellos entonces (algún que otro año antes de cristo) las figuras pensantes del momento se esmeraban en encontrar conceptos para reunir a las débiles y susceptibles mentes que formaban la mayoría de la población , y formar así sociedades en las que unos pocos gobernaban a muchos, escudándose en la defensa de esos conceptos que probablemente fueron creados, única y exclusivamente para esos fines (convertir en títeres a las mayorías, para obtener otras metas).
    Lo que si es cierto, es que si la sociedad Vril estaba formada por hembras como la de la imagen, mi débil y susceptible mente, se dejaría poseer y permitiría que canalizaran todo el vril que quisieran sobre mi cuerpo de 3 décadas y media.

    Saludos

    • Creo que sin mucho esfuerzo podría llegar a recordar a cierta profesora de cierto instituto de nuestras juventudes… y desde luego hubiera sido más estimulante una hermosa canalizadora de pelo extralargo que nos explicara estas cosas tan interesantes… :)=

  2. EvilChurches

    Me has dado una idea. Voy a empezar mi propia sociedad pero la llamaré Fminil en vez de Vril. Sólo tías buenas y que tengan las medidas corporales de Sofía Vergara, por poner un ejemplo. ¿Quién se apunta?

    • Diría que tanto Lord Bastard como yo nos apuntamos a tu secta sin pensarlo dos veces. Ahora bien, tendrás que cambiar lo de “sólo tías buenas” ya que me da que ni uno ni otro podríamos llegar a dar ese perfil… :)=

  3. ola te doy un dato diana von raug fue la primera mujer en pisar la luna en ovni vrill en 1944 una mujer de la sociedad vrill ni los americanos fueron staley kubrick filmo en el walt disny y a los ayudantes de la filmacion los mataron y al jefe de la cia walters tb lo mataron al final a kubrick ala luna solo fueron en ovni las sociedades secretasy la luna es una computadora eva peron tb era de la sociedad escondio nazis en argemtina el puto hotler se murio en 1984 en patogonia

  1. Pingback: La Raza Futura « Nebula Draconis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: